Mis letras versadas

Mis letras versadas

miércoles, 11 de octubre de 2017

Mientras el ocaso




No será la apuesta quien rompa el secreto
ni será la causa de la despedida,
pues del universo la quimera henchida
tejerá la cuerda que conduzca al reto.

Dicen que algún ángel presenció discreto
la entrega preciada del alma elegida,
que bendijo el aura de la fe encendida 
y atisbó el milagro que asomaba inquieto.

Añorado encuentro que el placer trasciende
deja con su encanto melodioso arpegio
mientras el ocaso cenital se extiende.

Cuentan quienes vieron aquel sortilegio
 en la  ilusa noche cuya luz sorprende
 que el aire gozaba de ese privilegio.



martes, 10 de octubre de 2017

Senderos amados



Tantas ocasiones de anhelos alados
en la incertidumbre y en las disyuntivas,
miles de horizontes fueron revelados
en la contingencia como tentativas.

Quizás nuestros gritos fueron silenciados
en las escapadas significativas,
sin causar estragos, tan inofensivas
procurando siempre desvelos osados.

Concilia la tarde su historia instintiva
donde confabulan rezos murmurados
y dan sus respuestas las alternativas.

Sentimientos viles serán arrancados
y a la luz del alba siempre compasiva,
la esperanza augura senderos amados.




lunes, 9 de octubre de 2017

Supo levantarse




Pudo el verso errante volar al ocaso,
buscó el horizonte de la audaz estrella
y en lanzadas líneas cinceló una huella
dejando el vestigio de intrépido paso.

Supo levantarse del fugaz fracaso
y empinar silencios que el olvido sella,
mientras se aquilata la luz que destella
 la melancolía de adusto parnaso.

El otoño inspira,  sacude vivales
devolviendo el ocre con delicadeza 
en tanto el almagre desnuda rosales.

Impone mandatos tanta sutileza,
arrastra guijarros, desprende señales
y encuentra en lo humilde toda su grandeza.



miércoles, 27 de septiembre de 2017

Al final


Al final la vida le dará respuestas
a tantas preguntas lanzadas al viento,
borrará la angustia del insano invento
que fluyó en palabras totalmente opuestas.

Llegarán ocasos en cerros y crestas,
vestirá el otoño lo infiel, lo irredento
y el saber del alma pintará el cimiento
de aciagos cautivos en notas pospuestas.

Al final el tiempo dictará sentencia,
no hay escapatoria para quien lastima
y esconde su rostro tras una apariencia.

El hacer supremo su fe legitima,
responde paciente, defiende su esencia
y será cual ángel de amor que sublima.





martes, 26 de septiembre de 2017

La mirada en el delirio


Asumo este dolor inexplicable
que agita la mirada en el delirio.
Se encierra en su muralla miserable
la pena agazapada del martirio.

Es triste y doloroso el desatino
inmerso en agónica apoteosis,
se aleja de lo recto del camino
temiendo a la total metamorfosis. 

Yo sé que enajenado se desnuda
el bárbaro cincel en su apogeo
tallando la aflicción que no se muda.

En tanto ha suspirado el balbuceo
de aquel que en la verdad siempre se escuda
y enfrenta la obsesión del fariseo.




lunes, 25 de septiembre de 2017

Hoy lastima



No me aterra la blasfemia de lo impío   
ni la oscura falsedad de tu ropaje,
aunque duela la malicia del ultraje
la lección he de aprender cual desafío.

Te consume la bajeza en su vacío
más no temo a la ironía  del chantaje,
la verdad se ha de imponer sin maquillaje
cuando el tiempo te arrebate el atavío.

Cruel e ingrata la maldad que sin fronteras
arremete con el odio desmedido
y pretende enrarecer las primaveras.

Hoy lastima ese sarcasmo envilecido
más no puede encarcelar tantas quimeras,
pues sublime es el amor el elegido. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

En insomne desvelo




Fuiste aquello punzante e hiriente,
inconsciente en insomne desvelo
y el anhelo se aferró entre puentes.

Inminente, cercano, imperioso,
luminoso vislumbró la noche 
y el reproche se esfumó en un soplo.

Fue el asombro alimento y rocío,
desafío de amores osados
enraizados en dones genuinos.

Ni el abismo sofocó el romance
en el trance del místico beso,
cuando ileso superó pesares.

Sigue errante el amor que perdona,
no abandona su fiel aventura
de ternura y bondad generosa.







jueves, 14 de septiembre de 2017

¡Oh quimera mía!




Fue en la tarde aquella de la suave brisa,
donde tu sonrisa reveló el misterio
y del cautiverio se escapó la ilusa.

Fiel escaramuza de gozo contagia
cual magia que surte su esencial arpegio
y más que  sortilegio, es fúlgida vida.

Vuelve enternecida y eclosiona el verso
hacia el universo que valiente inspira,
en tanto la lira bendice el rocío.

Es el desafío del verso que alienta,
sabio se presenta sin pedir permiso
ante el paraíso que surte la espera.

¡Oh quimera mía que en otoño llegas
y a ciegas fecundas dorados desvelos,
revuelos de azares regalando albricias!








¡Albricias!
Expresión de júbilo que acompaña a la buena noticia que se trae.