Mis letras versadas

Mis letras versadas

viernes, 29 de mayo de 2020

Mientras crece en abundancia la sonrisa


Mientras surten sus desvelos las pasiones
va fluyendo un sentimiento entre cascadas,
que conduce racional a esa esperanza
con su carga de proféticos valores.
Y es la luz en su convite al horizonte
quien promete junto al iris la alegría,
esa diáfana mirada de la vida
más allá de lo sombrío que lacera,
recordando que en eternas primaveras
el amor junto a la fe se multiplica.

Es el canto que sostiene al universo
ese acorde inolvidable que suspira,
mientras crece en abundancia la sonrisa
que supera la distancia en nuestro tiempo.
Es sagrada la añoranza que en lo incierto
se alimenta de un oasis de palabras,
con la fuerza poderosa que acicala
lo veraz del compromiso que se extiende
tan vital entre mil sueños diferentes:
¡con  el aura potencial de su avalancha!

viernes, 15 de mayo de 2020

Aunque el tiempo desespere en su añoranza

Es divino atesorar lo que nos habla,
lo que llega tras intentos mientras crece,
la abundancia de un amor que persevera
aunque el tiempo desespere en su añoranza
y esperemos las soñadas primaveras
en el medio de batallas que engrandecen.

Es intensa la pasión que nos domina
la que emerge en el azar del laberinto,
la que acepta la verdad sin cuestionarla,
reinventando los caminos que concilian
las acciones con los sueños que aquilatan
 estampidas de desiertos compartidos.

En lo intenso, en lo genuino, va la esencia
la que inunda desde el alma el horizonte,
la que busca en el sendero prioridades
con la humilde libertad, sin más soberbia,
compartiendo lucidez en los instantes
mientras surten sus desvelos las razones.

viernes, 8 de mayo de 2020

Entre anhelos y nostalgias

El arpegio de un trinar que nunca acaba
hoy nos llega con la brisa que acaricia,
seductora en esa fuerza que arrebata
y nos cubre en su fragancia desmedida.
Es intensa en su pasión la melodía
pues conspira con la gracia que acicala,
lo más bello que florece en la sonrisa
mientras todo nos conduce a la esperanza.

El murmullo de la tarde nos conmueve
y ese fuego que alimenta desde el alma,
nos invita a enamorarnos mientras prende
lo profundo en el candil de nuestras ansias.
Se eternizan los segundos confidentes
y nos llega junto al céfiro la holganza,
el descanso que arrebola mientras duermen
los recuerdos entre anhelos y nostalgias.

jueves, 7 de mayo de 2020

Con tu esencia solidaria

A esa amistad que desborda en su belleza, que nos llena y nos inspira, que conmueve en su pureza y su alegría, que suspira en el pesar dejando huellas y permite que sigamos los caminos convencidos de un amor que siempre espera.
Para todos aquellos que compartimos tantos anhelos y aún miramos con los ojos tiernos del corazón, los detalles preciados de la vida,  van mis versos este día.


Destilando tu belleza nos seduce
y el aroma tan fragante te delata,
traes la brisa que enamora con su adagio
y revelas tu abundancia desde el alma.
Eres fuente que nos surte sus caudales
y el torrente demencial que nos atrapa,
entre anhelos que bendicen los susurros
que se escuchan mientras crece la añoranza.

Eres bálsamo de ensueños y quimeras
y el oasis que convierte nuestras ansias,
el encanto de tu amor hoy nos motiva
con el aura de esta unión certera y franca.
Me conmueve tu sonrisa sin medidas
que leal se multiplica en la constancia,
perseveran tus halagos, tus bondades
y conspiras con tu esencia solidaria.

Hoy nos miras desde el tiempo sin censuras,
nos conduces al sendero que nos arma
con la firme decisión que no claudica
y nos hace renacer en la esperanza.
Has crecido en horizontes tan distantes,
pero nunca ha fenecido esa mirada,
la que encuentra en los detalles los suspiros
y el arpegio de un trinar que nunca acaba.





miércoles, 6 de mayo de 2020

Acariciando soledades

Hoy te siento primavera tan distante,
aunque admiro la belleza que me entregas
en los suaves despertares que acrecientan
esas ansias de perderme entre tus mares.
Te aprisiono en los recuerdos, los instantes,
los momentos de aventuras entre letras,
las veladas que dejaron tantas huellas
en ocasos revelando sus azares.

Ya revuelo entre mareas y arrabales
y respiro tu alegría en mi carrera.
¡Cuánto añoro tu fragancia, tu pureza
y me pierdo en su verdor incontrolable!
Apasiona ese horizonte en su realce
cuando iluso en su pendiente nos revela,
los misterios, laberintos y quimeras
en crepúsculos de intrépidos detalles.

Te imagino acariciando soledades
que hoy se aferran al color de tu promesa,
en la triste adversidad que nos golpea
tú nos muestras lo más cruel y miserable.
Es visible el panorama y su desastre
que se asoma a nuestros ojos, nos lacera
nos lastima, nos cuestiona y nos enseña
a vivir nuestro presente y sus contrastes.


Y te siento

Yo prefiero tu mirada entre mis versos,
en mis sueños, mis instintos y placeres,
te prefiero en mi horizonte sin censuras
y en las horas que acarician mis arcenes.
En mis noches estrelladas, en mi luna,
en mis letras escapadas por la fiebre,
en las tristes emociones compartidas
mientras tanto esa llamada nos conmueve.

El mensaje llega justo, me acaricia
y el desvelo es el testigo confidente,
que acomoda a la esperanza mientras habla
desde el alma la pasión de mi presente.
Y te siento en la verdad que me arrebata,
en lo fiel, en lo sensible que  convence
y en la oscura densidad que se ilumina
cuando osada te vislumbro en mis papeles.





Obrando en el silencio

El eco del azar surte su ingenio
y llueve la distancia en el rocío,
el tiempo nos abraza en su locura
y siento en su latir el desatino.
Vaciando esta avalancha por quererte
amar es el más tierno desafío,
en horas de esperanzas navegamos
soñando las promesas que nos dimos.

Y fueron los abrazos, los desvelos,
aquellos que entre anhelos desmedidos
tocaron con su magia la obsesión,
tejiendo lo perfecto en mi camino.
Obrando en el silencio con los sueños
de osados y magníficos estíos,
entrego en la ansiedad de mis instantes
segundos que vislumbran nuestro idilio.

miércoles, 29 de abril de 2020

Entre mis ansias

Yo busco entre mis ansias esas notas,
aquellas que prendidas se quedaron
intactas, tan perfectas abrazando
el alma cuya fragua no se agota.
En medio de este llanto tú te asomas,
te encuentro entre las letras que atropello,
las mimo, las consiento, las recreo,
las alzo en el orgasmo que arrebola
tocando lo leal que nos convoca
al pacto de un amor en nuestros tiempos.

Yo alcanzo los segundos con mis versos,
los vivo en los acordes sostenidos,
aquellos que robaron mil suspiros
y aún se confabulan con denuedo.
Quizás fue la obsesión un fiel concierto
que osado alimentó nuestra locura,
tal vez la intensidad sin más censuras
fue ilusa mensajera de alboradas,
buscando atesorar entre palabras
las notas que borraron tantas dudas.

Ya ves venció la noche con su luna
y el céfiro agitó nuestras caricias
potentes, desveladas, sorprendidas
gozando del edén de la ternura.
No sé si fue el impacto de la pluma
quien pudo sofocar todos los miedos,
si acaso fue sublime aquel tintero
que supo conquistar a la esperanza,
aún en el torrente que no espanta
si el eco del azar surte su ingenio.