Mis letras versadas

Mis letras versadas

martes, 12 de diciembre de 2017

Melodía de Otoño



Llega ilusa,  con  prisa, como adagio del viento,
enloquece entre notas compilando añoranzas
mientras viste el rocío de un paisaje irredento.

Remolino de instantes que alucina esperanzas,
que transgrede  silencios descubriendo la esencia
 del sagaz universo que regresa bonanzas.

Vehemente se muestra cuando dicta sentencia,
no se aquieta ante el alba y alborota desvelos
cuando osada procura su impetuosa apariencia. 

Es prodigio del viento que eclosiona entre anhelos,
vendavales de ocasos que anticipan quimeras
presagiando arrebatos de aturdidos revuelos.

Melodía de Otoño que acicala riberas
vuelve con su nostalgia junto al céfiro indemne,
 va perdida entre azares de cetrinas praderas
mientras besa la lluvia con su arpegio solemne.





domingo, 26 de noviembre de 2017

Tomado de la noble fortaleza





El hecho está en el verbo que censura,
que engaña, sacrifica, vitupera,
que elude entre reproches mil respuestas
vagando en el abismo de las dudas.

La acción de soslayar siempre se oculta
detrás de una pantalla de problemas,
confunde tras su cruel naturaleza
y expele las razones más absurdas.

Tal vez ve reforzada su armadura
y espere la añorada recompensa,
no obstante la verdad siempre dispuesta
se opone a la mentira vagabunda.

El triunfo no es del bárbaro que culpa
y aliena adversidades con promesas.
El gozo es descubrir bajo la niebla
lo insano que acorrala con excusas.

No pueden pretender tantas locuras
vestidas con disfraces de princesas,
hacer prevalecer su incompetencia
basada en la diabólica tortura.

Aquel que persevera siempre triunfa
tomado de la noble fortaleza,
tan firme en la humildad de la grandeza
mostrando su más fiel empuñadura.

Milagro del amor que se desnuda
confiando al universo sus compuertas,
aliándose a la fe que siempre espera
la gloria del amor y su fortuna.



viernes, 24 de noviembre de 2017

Atándose a la musa




¿Quién dijo que el poeta se ha cansado,
que llora enternecido ante el olvido?
¿Quién dijo que en su tiempo se ha perdido
obviando lo vivido en el pasado?

No es cierto, solo aclama desmedido,
palpita en cada letra que se escapa,
atándose a la musa que lo atrapa
en torno a su universo incomprendido.

Intenta escudriñar cuando destapa
aquello que es humano en apariencia,
dejando a la divina providencia
el juicio ante el odioso que agazapa.

Defiende su verdad con vehemencia
no juzga con su tinta, mas denuncia
la oscura perversión y se pronuncia
en contra del descaro y la insolencia.






miércoles, 22 de noviembre de 2017

Anida en el milagro



No entrega la esperanza sus caídas
ni arropa lo más crudo del desvelo,
bien sabe que la luz más que un anhelo
supera las penumbras escondidas.

Se arraiga a lo vital de nuestra esencia,
no infunde decepción ante el quebranto
e ilusa ante el pretexto de su encanto
revela su verdad sin apariencia.

Rebusca entre sus letras atrevidas
el rostro complaciente sin recelo,
 anida en el milagro del revuelo
auténticas bondades compartidas.

No ofende al pensamiento que silencia,
se afilia a lo divino y a lo santo,
conoce del alivio que da el llanto
sanando soledad e indiferencia.





miércoles, 8 de noviembre de 2017

La fe siempre nos salva (Parte II)



Sabiendo que la  fe siempre nos  salva,
 motiva  intensamente el día a día
 en tanto esa esperanza desde el alba
 nos muestra su esplendor con osadía.

Es fragua que endurece, nos enalba
blanqueando hasta el pesar de la agonía,
construye milagrosa en su porfía
e impera vehemente mientras ralba.

Es cierto que cual fénix se levanta,
renace consistente, sin rencores
y obrando humildemente se adelanta.

Supera el intrigar de los rencores,
con firme decisión ella suplanta
la odiosa tempestad de inquisidores.





ralbar: levantar.
Dar la primera reja de arado a las tierras.


enalbar.
(Del lat. inalbāre, blanquear).
1. tr. Caldear y encender el hierro en la fragua hasta que parece blanco.

domingo, 5 de noviembre de 2017

La fe siempre nos salva


Parte I




Gozando los tesoros preferidos
en busca de lo auténtico y valioso,
el pacto marcha intenso,  silencioso
y ofrenda pormenores escondidos.

Quizás algunos sueños confundidos
irrumpan el presente temeroso,
entonces lo real maravilloso
esplende en los confines sorprendidos.

Más valen los detalles sublimados,
melifluos en el mazo o la collalba
que dejan sus terrones desmembrados. 

Sensibles horizontes que a mansalva
ofrecen desafíos impensados,
sabiendo que la  fe siempre nos  salva.



collalba
1. f. Mazo de madera con el cual los jardineros desmenuzan los terrones.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

La estrella que siempre inspira




Eres tú la consentida
de ángeles y querubines,
luz en las horas vacías,
despertar en los declives.
Para ti no hay imposibles
porque el milagro te alcanza,
eres el alba encarnada,
la estrella que siempre inspira
y bendice nuestras vidas
aliviando nuestras cargas.

Eres quien media y activa
esa fe que nace libre,
vives el sí que no humilla 
y propone ser humildes.
Abraza hasta lo increíble
ese amor que te ilumina,
 batalla día tras día
contra el odio y la venganza,
regalándonos la  gracia
de vencer la cruel perfidia.

La traición que contamina
revienta ante lo sublime.
Frente al odio que aniquila
eres escudo invencible.
No te quiebra lo terrible 
y perseverando ofrendas,
 tu inmaculada paciencia
y el  maternal sacrificio,
intercediendo ante el hijo
en el cielo y en la tierra.



martes, 31 de octubre de 2017

Surtidoras de poderes




Llegan brujitas traviesas
con sus pócimas rebeldes,
en las vasijas de barro
surtidoras de poderes.
Con euforia callejera
subiendo por las paredes,
sorprenden con su destreza
entre papelillos verdes.

Alocadas, pizpiretas,
trenzando los acertijos
vierten confetis dorados
que adornan sus laberintos.
Buscan escobitas nuevas
con zalema y regocijo
y conjuran a la luna
en el convite divino.

Danzan, auguran, revuelan
y conspiran de repente,
murmuran y se sonríen
maliciosas, confidentes.
Guardan el polvo de estrellas,
  el elixir y las mieles,
quieren conquistar luceros
y excederse en sus placeres.

Mimosas y lisonjeras
halagando con cumplidos,
saben de rumba y de salsa
 de merengue y de buen ritmo.
Cumplidoras de promesas
y alucinando delirios,
siguen tejiendo quimeras
hilvanando desatinos.

Con sus varitas coquetas
retozando libremente,
 confabulan con el arte
presuntuosas, diligentes.
Como arúspices deidades
junto a los elfos y duendes,
ellas gozan zalameras
con el hechizo que expelen.