Mis letras versadas

Mis letras versadas

miércoles, 30 de enero de 2019

Recibiendo las auroras


Es la más pura belleza
que no cela ni confunde, 
la que bendice con gracia
que no se esconde ni elude,
la que siembra el optimismo
y con su fuerza construye
con la pasión que enamora
venciendo las inquietudes.
Es la que goza en la espera
que embriaga con su perfume,
la que engalana las horas
con tantísimas virtudes,
que no le teme al abismo
y abraza en la incertidumbre
con el mensaje del alma
sin odios ni pesadumbres.

Sin odios ni pesadumbres
ha de llegar la victoria,
hilvanando el sacrificio
y tejiendo sus memorias,
cortejada por los sueños
esos que el alma avizora,
en su profundo desvelo
para recibir auroras.
Ni falacias, ni espejismos
podrán silenciar la historia,
el aura de la esperanza
surca el cielo prodigiosa
levantando sus banderas
solidarias, poderosas,
sin censuras ni anatemas
siempre genuinas, dadoras.



miércoles, 23 de enero de 2019

El amor todo lo puede



Con sus firmes herramientas
el amor todo lo puede,
desafiante en sus poderes
revela sus primaveras.
Siempre fiel a sus promesas
y abierto hacia el universo
con un halo quijotesco
abraza lunas, estrellas,
irisa montes, praderas
en la osadía del reto.

Diviniza las esperas
el amor con gallardía,
no reconoce la envidia
que maldice y degenera.
Busca la fiel recompensa
la que nunca se traiciona,
sabe de sueños, de auroras,
de bohemias aventuras
y entrega leal fortuna
mientras la vida atesora.

Sabe del odio dantesco,
de la gélida tormenta,
de las dudas sin respuestas,
mas no se rinde a su juego.
No se humilla ante el tropiezo
ni permite que le adulen,
pues el respeto lo instruye
con parsimonia, sapiencia
y la más pura belleza
que no cela ni confunde.


sábado, 19 de enero de 2019

Y leal se sacrifica



Cuando el tintero despliega
no hay mentira que se esconda,
la verdad se surte oronda
con la humildad que sosiega.
El amor no se doblega
frente a la vil avaricia,
él florece en la caricia
no traiciona ni claudica,
siempre fiel se multiplica
con la emoción que da calma,
pues convence desde el alma
y leal se sacrifica.


Y leal se sacrifica
sin pretextos ni escondrijos,
es real, sin acertijos
y cual luz se comunica.
Seducción que identifica
la más sublime verdad,
rompiendo la oscuridad
las tinieblas y tormentas
y en las tardes polvorientas
o en el gris de los aciagos,
deja a un lado los rezagos
con sus firmes herramientas.


jueves, 17 de enero de 2019

Desordena hasta el desvelo



Desordena hasta el desvelo
el poeta con su lira,
revuela mientras se inspira
cortejando en el anhelo.
Se siente como un mozuelo
en su trino de quimeras,
seduce las primaveras
junto a las musas del monte,
y atisba en el horizonte
sus cautelosas esperas.

Avizora la armonía
en el caos del empeño,
se empodera junto al sueño
al escrutar día a día.
Inquieta la melodía
del numen que intenso entrega,
su devoción mientras riega 
la semilla de algún verso,
que atesore el universo
cuando el tintero despliega.


martes, 15 de enero de 2019

Llegarás a mi vida



Llegarás a mi vida con tu ilusa sonrisa
con la misma que impuso nuestra alianza total,
la sonrisa del viento, del tesoro que aviva,
la sonrisa que llena con su digno caudal.

Llegarás floreciente con la magia que irisa,
con el alba en el rostro, la mirada frugal,
quien irisa en el tiempo lo que el tiempo motiva
quien irisa matices consagrando el final. 

Llegarás repentino, misteriosa es la brisa,
el sendero que muestra su frecuencia ideal,
esa brisa que adora la eclosión fugitiva,
esa brisa que irrumpe con su adagio real.




lunes, 14 de enero de 2019

La obsesión del olvido



Se entregó el corazón al poema que escribo
su torrente surtió con la vida que pasa,
pretendió levantar la mirada hacia el alma
y tan solo vivir el pesar del olvido.

Se entregó hacia la luz la verdad del idilio
 la razón que impulsó la sutil remembranza,
pretendió asimilar la más dura nostalgia
y la fiel soledad revolando entre olvidos.

Entregó su pasión, lo adorable y genuino 
 el desierto clamó por su lágrima osada,
 nada pudo apagar nuestra hoguera esperada
y el candil sorprendió la obsesión del olvido.


jueves, 10 de enero de 2019

Ha sido largo el viaje



Volver  desde el camino que juntos nos trazamos,
ha sido largo el viaje con dudas y desvelos,
también de inoportunos abrazos y señuelos,
angostos laberintos y abismos que callamos.

Periplo de añoranzas por cumbres de espejismos,
ha sido largo el viaje de alturas y oquedades
con tantos desencuentros, falacias y maldades,
caprichos sin medidas y absurdos egoísmos.

Mas siempre la esperanza va atada a la conciencia,
ha sido largo el viaje de sueños compartidos,
pendientes que mostraron renuevos florecidos
y tantas enseñanzas surtidas con paciencia.

Mirar al universo, sentir sus emociones
ha sido un largo viaje de vida y desempeño,
mas siento que el presente sublime es nuestro dueño 
con tantos desafíos que ensanchan corazones.


miércoles, 9 de enero de 2019

De mi tiempo


De la lluvia su total melancolía,
el rocío del amor que la enternece,
el aroma de los bosques, las albricias
y el asombro ante el azar de amaneceres
mientras surte de inefables melodías
un concierto entre sus notas inminentes.

De la nieve su blancor como cascadas
que al caer en su nostalgia se enriquece,
sensación de compartir noches cansadas,
el silencio de la luna mientras duerme,
la obsesión intencionado en la mirada
que compite en el crepúsculo naciente.

De mi ayer la incomprensión, la despedida,
el aciago discordante entre reveses,
lo vivido entre pesares y alegrías,
la renuncia, el desamor, lo displicente,
la aventura en el recuerdo a la deriva,
lo innegable del capricho irreverente.

De mi tiempo lo mejor de sus lecciones,
la experiencia, la enseñanza consecuente,
el hacer que se motiva con sus dones 
y también el vituperio reticente,
la abundancia en el amor sin condiciones
y atreverse al desafío resiliente.




martes, 8 de enero de 2019

El horizonte entre letras


Comparte el vate su lira,
el horizonte entre letras
las ardicias, los sentires,
tantas memorias traviesas
esos vacíos sutiles,
las miradas indiscretas,
pentagramas ilegibles
tantos porqués sin respuestas.
Comparte aciagos que duelen,
el lirismo, un anatema,
la censura que somete,
la oración que no encarcela
y la sonrisa apacible,
idilios, tontas quimeras,
milagrosas profecías,
ocasos, la vida entera. 

Del arúspice el sigilo,
la abundancia del poeta,
laberintos de pasiones,
travesías, historietas,
esas memorias del alma
que entretejiendo sus huellas,
revelan tantos secretos
bendecidos por la tierra.
Inviernos, blancos y fieles,
veranos de azul marea,
terrales de tantos sueños, 
los caprichos y la niebla,
la brisa de aquel otoño,
la esperanza y su cautela
la vida, toda la vida
y el horizonte entre letras.


Las letras versan la vida



Escritas a la medida
para todas las edades,
revelando realidades
las letras versan la vida.
No habrá fuente prohibida
para quien justo se atreve
al reto que se conmueve,
junto al tesón y al denuedo
para defender el credo
con el amor que promueve.


Con el amor que conmueve
va la musa misionera,
vestida de primavera
perfilando su relieve.
Mientras la razón compruebe
esa verdad que da calma,
nos deja esa fe que ensalma,
que bendice hasta el anhelo,
cuyo límite es el cielo
porque quien versa es el alma.


Porque quien versa es el alma
que fortalece y enmienda,
que sabe sanar, remienda
la cicatriz que desalma.
La virtud no desempalma,
conecta y echa raíces,
sacude las directrices
que esclavizan y atormentan
nostalgias que nos presentan
sus marcadas cicatrices.


miércoles, 2 de enero de 2019

Congratula a la esperanza

Mi verso te daría

Esta noche mi verso te daría
 efluvio torrencial de la esperanza,
las gotas de mis letras, la añoranza
y al trino del silencio volvería.

Tal vez desde mi espacio miraría
el fondo del abismo que te alcanza,
ilusa y optimista en la confianza
en tanto un horizonte se abriría.

Quizás en la certeza de un te quiero
el eco del amor no se confunda
y acepte el escrutinio verdadero.

Sé bien que el sentimiento nos fecunda,
que vierte en el torrente su tintero
tallando la palabra más profunda.







Congratula a la esperanza

Tallando la palabra más profunda
en medio de disturbios, laberintos,
hagamos del amor sin acertijos
el mágico cincel de nuestra lucha.

Obviando los recelos, las penurias,
fantasmas e infundados vaticinios,
hagamos con empeño y sacrificio
la base existencial que no se enturbia.

Que el ritmo de la vida nos sorprenda, 
nos de fuerza de fe, perseverancia
y anule el egoísmo y sus miserias.

Es próspero el sendero que no engaña, 
virtuoso en la humildad que no encadena
y entero congratula a la esperanza.

Vive su duelo



Y atrapa a la sutil melancolía
la impronta cuyo sello magnifica,
vertiendo su romance mientras libra
la idílica batalla del desvelo.
El bardo  se corteja en su revuelo
es fértil junto al cenit que le inspira,
se suma a la melódica cuartilla
de notas que limitan con el cielo.
Y allá se topará con el anhelo
aquel que en su versar no se marchita,
no ofende, ni atropella, ni lastima
tan solo se enternece en el consuelo,
se entrega a la pasión, vive su duelo
atado a la frugal melancolía.



martes, 1 de enero de 2019

La vida se levanta

Amor va más allá

Amor va más allá del sortilegio
con gozo en el placer de este desvelo,
guardando sin caprichos cada anhelo
 escribe con sigilo el florilegio.

Inspira la esperanza el privilegio
del tórrido  fragor sin más recelo,
en tanto multiplica en su revuelo
la lira que se mezcla con lo egregio.

Ilusa la algazara de la brisa
 osada entre las ramas vitupera
y el eco de sus notas hipnotiza.

No puede ya truncar la primavera,
el puente del amor no se improvisa
pues solo la esperanza regenera.








La  vida se levanta

Pues solo la esperanza regenera,
el fruto del amor es el milagro,
la  vida se levanta ante el quebranto
y justo en el sendero se alimenta.

La fe marcha sin prisa y nos demuestra
que unidos enfrentamos los aciagos,
abismos, las caídas, los fracasos 
viviendo intensamente nuestra esencia.

Abraza el universo las memorias,
bien sabe de lo mucho que añoramos
sacar nuestra verdad de entre las sombras.

Responde la constancia ante el enfado
se ignoran los rencores, las zozobras
pues vale el desafío de arriesgarnos.