Mis letras versadas

Mis letras versadas

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Cuando el poeta suspira



Cuando la herida agoniza
toma el poeta del alma,
aquella fuente que calma
junto al versar que armoniza.
Sublime el que cicatriza
cuando el verbo solo fluye,
la inspiración que le intuye
la emoción fiel y sublime,
siempre perdona y  redime
con la verdad que construye.

El corazón no destruye
cuando se abre al universo,
con la tinta que en el verso
deja la esencia que instruye.
La vida se reconstruye
sanando su deterioro,
con respeto y con decoro
motivando la empatía,
que se atreve y desafía
como un preciado tesoro. 

Como un preciado tesoro
que se nutre mientras sueña,
teje el hacer que se empeña
en abrazar lo que imploro.
La esperanza yo avizoro
en el sentir de la lira
y el horizonte se inspira
en sus pendientes y estíos,
rellenando los vacíos
cuando el poeta suspira.


jueves, 20 de diciembre de 2018

Abrazando las estrellas

Pese a las adversidades
la vida es algo sagrado,
es cual diamante tallado
con el cincel del camino.
Siempre auténtico y genuino
el hacer deja sus huellas,
no se rinde en las querellas
ni se amedrenta en el ruedo,
se atreve con más denuedo 
abrazando las estrellas. 


Abrazando las estrellas
con la pasión y el empeño
junto al vital desempeño
superamos realidades.
Venciendo dificultades
se rellenan los vacíos
y en los momentos sombríos
atrayendo lo que amamos,
al universo imploramos
enfrentando desafíos.



Mientras la tarde resiste

Y sin alas no hay quien vuele
cuando se levantan muros,
 en los vacíos oscuros
hasta el intento nos duele.
No hay frontera que consuele
pues desbarata quimeras,
se enlutan las primaveras
y el azul se torna triste,
mientras la tarde resiste
con lágrimas las esperas.


Y se encienden en el alma
las luces de navidad,
con esa tierna humildad
que nos conduce a la calma.
La vida jamás desalma
pues la virtud toma fuerza,
vigorosa ella se esfuerza
con respeto y con decoro,
junto al sagrado tesoro
que solo el amor refuerza. 



jueves, 13 de diciembre de 2018

Disipando la nostalgia


Como un halo de luz que siempre brilla
he de sentir que me convida el alma,
con la tinta que exhala su plegaria
censurar la crudeza compulsiva.

Es travieso el andar en sus colinas
dejando inoportuna filigrana,
revelando acertijos de palabras
que disipan nostalgias contenidas.

Contagia la verdad con su grandeza
la visible emoción que no se esconde
y presagia divina su quimera.

Anticipa sagrado el horizonte,
del ocaso fecunda primavera
genuina en su renuevo sin retoques.



El final del hastío



El final del hastío
y del alba es la luz,
de la aurora la brisa,
del amor la virtud,
la alegría, la entrega,
la traviesa inquietud,
la esperanza que vive
su más fiel plenitud.
El final de un camino
que ha cargado su cruz,
sostenido su esencia
con leal gratitud,
en crucial contingencia
y en probada aptitud
del hacer que nos habla
con total certitud.


miércoles, 5 de diciembre de 2018

Haz caso corazón



Haz caso corazón, tú que has jurado
la entrega insospechada y convincente,
abraza lo genuino, lo eminente
y haz eco de tu amor fiel y sagrado.

Y aún en el quebranto saturado
haz caso a la razón que resiliente,
adopta lo leal e inteligente
siquiera sin juzgar lo que ha penado.

Revuelan esenciales las promesas,
se surten del hacer que vulnerable
se aferra a lo imperfecto en sus sorpresas.

La voz que desde el alma respetable
sacude con pasión las sutilezas,
nos deja su avenencia perdurable.