Mis letras versadas

Mis letras versadas

domingo, 24 de junio de 2018

Me dices

Me cuentas de miradas lacerantes,
de susurros flagelando las quimeras,
de mentiras matizadas de bondades
y acertijos en falacias que atropellan. 

Me auguras vituperios ignorantes,
heridas y punzadas lastimeras,
el odio que cercena voluntades
cegando los tesoros que destellan.

Me dices que hacen poses arrogantes
que ocultan tras sus máscaras de esperas,
la insidia, las miserias, mezquindades
cargando las crueldades que desuellan.

Me inspiras con palabras palpitantes
me invitas a vivir las primaveras
revelas pensamientos, realidades
y enfrentas los murmullos que rehuellan.

Así  muestras senderos y variantes,
caminos, horizontes y fronteras
me enseñas a vencer adversidades
y a obviar a los que humillan y adentellan.
  

miércoles, 20 de junio de 2018

Mirando hacia la luz

Mirando hacia la luz

Así poder cantarle a la mañana
sentir el despertar del alborozo
la lira del amor, adagio y gozo
mirando hacia la luz que nos emana.

Puliendo en el hacer la filigrana
el arte de extasiar hasta el sollozo,
saberse espiritual junto al rebozo
y allí inspirarse libre, soberana.

Si acaso entre sus notas visualiza
el iris que ha pactado con la alianza,
se ajusta a su pincel y se desliza.

Azules los destellos de esperanza 
y el verde del sendero se adoniza,
en tanto resplandece en lontananza. 



sábado, 16 de junio de 2018

Me dices



Me dices que al mirarme el cielo tocas
que llegas a vivir el desenfreno,
entonces yo a tus ojos me encadeno
y siento el sortilegio que provocas.

Revelas mis delirios, no sofocas,
te siento encantador, viril, ameno,
descubres mi pensar, no eres ajeno
a tanta intensidad que tú convocas.

Me dices que en el délfico desvelo
sumemos nuestros sueños desmedidos,
sabiendo que nos une un mismo cielo.

Enfocas esos ojos atrevidos,
me dices que sintamos el revuelo
de osados confidentes encendidos. 




miércoles, 13 de junio de 2018

Sueños azules



Me inspiras a vivir sueños azules,
que pinte con añil cada desvelo
y pueda vislumbrar en el anhelo
la fuerza al repetir: ¡No capitules!

Me encanta escudriñar en mis baúles
topar con remembranzas en revuelo,
sanar y discernir el desconsuelo
y allí poder gritar:¡No disimules!

Me tienta hasta el murmullo de las gotas
que aspergen con cadencia en mi ventana
y endulzan el adagio de sus notas.

Me place contemplar la filigrana
que dejan acertijos en pasotas
y así poder cantarle a la mañana.







Y aún en el pesar



Vaivén de la esperanza entre las olas
persuaden el capricho del silencio,
entonan melodías ancestrales
cual arpa en el convite que arrebola
pues sabe en el pesar ineluctable,
que es cómplice de azules sortilegios.

Se siente la sinfónica llegada
que inunda lo crucial en el desvelo,
el alma se humedece en los instantes
del bello rosicler en la algazara,
que busca en el reflejo impostergable
el grato amanecer lleno de anhelos.

Y el mar se precipita con su encanto
de estrellas, de corales y amuletos,
del tórrido pregón de los azares
y el cauce del arroyo en el peñasco
cayendo en la alborada inevitable
que anuncia el despertar al universo.




miércoles, 6 de junio de 2018

Y así revela toda su fortuna



Cual arcángel de fuego en su locura
cabalga la osadía en primavera,
gozando del placer y de la espera
que encajan en la délfica aventura.

Regala el resplandor de su ternura
no deja de atrapar su fiel quimera,
ofrece el corazón que prometiera
el tórrido desvelo sin mesura.

En tanto el corazón busca el aliado
conspira vehemente con la luna
que invita al frenesí de su llamado. 

Obsequia una mirada inoportuna,
se envuelve en el abrazo codiciado
y así revela toda su fortuna.



sábado, 2 de junio de 2018

Nos abre y cierra sus puertas




¡Con gratitud el sendero 
nos abre y cierra sus puertas!

No importa si son estrechas
y angostos los derroteros.
Andando valles y cuestas,
subiendo por los laderos,
al vagar por las veredas 
y horizontes placenteros,
sin eludir las ofertas 
ni los sueños venideros.

¡Con gratitud el sendero
nos abre y cierra sus puertas!


Es como el fiel misionero 
que mitiga las reyertas.

Confabula con las fuerzas
que hermanan a los guerreros,
entre muchos avatares
son puntuales mensajeros.
Multiplican sus bondades 
e ideales llevaderos,
al compartir esperanzas
y sentires valederos.

Es como el fiel misionero 
que mitiga las reyertas.

Nos abre y cierra las puertas
visualizando el sendero.
No se esconde entre quimeras,
carga optimista y ligero,
hace el pacto con la vida
y es el más fiel heredero
de la alianza que proyecta
el amor como escudero,
mientras nos deja sus huellas
el más leal compañero.

Nos abre y cierra las puertas
visualizando el sendero.