Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 23 de febrero de 2017

Mi verso te daría

Mi verso te daría

Esta noche mi verso te daría
 efluvio torrencial de la esperanza,
las gotas de mis letras, la añoranza
y al trino del silencio volvería.

Tal vez desde mi espacio miraría
el fondo del abismo que te alcanza,
ilusa y optimista en la confianza
en tanto un horizonte se abriría.

Quizás en la certeza de un te quiero
el eco del amor no se confunda
y acepte el escrutinio verdadero.

Sé bien que el sentimiento nos fecunda,
que vierte en el torrente su tintero
tallando la palabra más profunda.


miércoles, 22 de febrero de 2017

Devota soledad



Devota soledad que me acompaña
irrumpe en el cansancio y estremece,
se prende del silencio y permanece
tejiendo en cada azar su telaraña.

Sublime lealtad que desentraña
lo iluso y lo esencial que se agradece,
aquello que genuino siempre ofrece
lo auténtico y virtuoso que no engaña.

El sueño incorruptible de la espera
se nutre del anhelo y la utopía,
en tanto se atesora una quimera.

Soporta la añorada melodía

descarga el frenesí de primavera
y atrapa a la sutil melancolía.


martes, 21 de febrero de 2017

Amor va más allá



Amor va más allá del sortilegio
con gozo en el placer de este desvelo,
guardando sin caprichos cada anhelo
 escribe con sigilo el florilegio.

Inspira la esperanza el privilegio
del tórrido  fragor sin más recelo,
en tanto multiplica en su revuelo
la lira que se mezcla con lo egregio.

Ilusa la algazara de la brisa
 osada entre las ramas vitupera
y el eco de sus notas hipnotiza.

No puede ya truncar la primavera,
el puente del amor no se improvisa
pues solo la esperanza regenera.



Suspiros



Blancor de amaneceres
promueven esperanzas,
despiden añoranzas
en suaves rosicleres.
Pondera sus poderes
el gozo de la aurora,
sorprende sin demora
el trino del sinsonte
y el éxtasis del monte
cual céfiro enamora.

Belleza que no ignora
el gris que se aquilata,
curiosa se arrebata
sutil y soñadora.
Cual musa seductora
conquista en la premura,
se entrega a la aventura
que invita en el estío
y acepta el desafío
vital de la apertura.

Osada travesura
sin sombras ni entresijos,
develan acertijos
que al verso transfigura.
Rompiendo la atadura
del falso sortilegio,
abraza el privilegio
del alma que se inspira
cuando el viento suspira
magnífico y egregio.





domingo, 5 de febrero de 2017

Como dueño del ocaso



Amor, serás por siempre recordado
aún entre las páginas perdidas
 y en medio del crepúsculo que inspira
sorprendes como dueño del ocaso.

El tiempo no se pierde en el pasado
ni asusta entre miradas prohibidas,
remonta hacia el mañana que delira 
y busca en el presente su parnaso.

Amor que en el hastío ha superado 
 nostalgias y añoranzas reprimidas,
estalla en vehemencia cuando admira
la fuerza que sostiene ante el fracaso.

Así serás por siempre recordado, 
amor en las auroras compartidas
buscando ese suspiro que aún conspira
celoso y confidente en el ocaso.