Mis letras versadas

Mis letras versadas

domingo, 31 de julio de 2016

Son mis noches, mis días



Son mis noches que hablan de añoranzas etéreas
de intangibles senderos que conducen al mar,
de la espuma que atrapa la inocencia entre huellas
al vaivén de las olas cuya arena besar.

Son también como hojas de un diario que asperge
los instantes ilusos entre anhelo y azar,
son cual viento y marea que a la vida enriquece
cuando anuncian albricias el fecundo pensar.

Son los días que suman mis nostalgias bohemias,
herejías, silencios que pretenden mediar
entre amor y tormento, entre odio y quimeras,
disipando temores, aprendiendo a esperar.

Son también cual cascadas de melifluos placeres
que desbordan pasiones que no puedo ocultar
y que esconden palabras entre humildes papeles
de momentos sagrados que no quiero olvidar.


viernes, 29 de julio de 2016

Sin renunciar



Sin renunciar va el alma peregrina e inquieta
aferrada a la vida en su intenso bregar,
en la búsqueda ansiosa de esa musa traviesa
que jamás se arrepiente de volver a intentar.

Y es que el tiempo se encarga de nutrir los anhelos,
de buscar la esperanza en la cruel realidad,
allanando pendientes, sosegando silencios
en la osada aventura de abrazar la verdad.

Si el cansancio lastima en el crudo desierto
imponiendo las sombras, doblegando el pensar,
se revela un oasis floreciente de sueños
desafiando las dudas sin querer claudicar.

Caprichosa e ilusa confrontando respuestas
 entre azares, desvelos y en total libertad, 
con las alas al viento va la fiel compañera
desafiando colinas con usual voluntad.

Sin renunciar va el alma trascendiendo entre letras
convencida, sin miedos, inspirada y leal
al encuentro de versos que destilan sorpresas
descubriendo en sus ojos la beldad esencial.



sábado, 2 de julio de 2016

Volverás entre versos


Volverás entre versos a escuchar el pasado
pasarás con la lumbre del ayer cual maldad,
mas verás que no es fácil convencer con el llanto
los suspiros que un día cercenaron la paz.  

Impaciente te siento, solo buscas mis ojos
en el iris osado del mirífico azar,
sin saber que estos años en su andar silencioso
el cansancio no pudo mitigar mi verdad.

Volverás y no niego que tu luz me hizo falta
 en las noches ilusas sin querer renunciar,
presagiando señales y añoradas palabras
mientras tanto la ausencia puso el punto final.

Vehemente y osado te presentas sin dudas
tan confiado entre versos pretendiendo enredar,
el hilván de esos sueños que prometen fortunas
en senderos bohemios de aquel mundo irreal.

Volverás entre halagos que matizan ocasos
pero el daño revuela con su alcance rapaz,
ni el más tierno del verso será fuego o milagro
ni tu voz seductora mi horizonte abrumar.