Mis letras versadas

Mis letras versadas

sábado, 27 de febrero de 2016

He de escribir



Como tantas veces he de escribir mis dudas, mis sueños desvelados, mis pesares,
he de escribir caprichos, tempestades y alzar la voz que emerge del silencio.
He de escribir también mi desconcierto, aquello que ha de ser inexplicable,
razones añejadas del pasado y el tiempo que transcurre inexorable.
He de escribir el canto que conmueve, aquel que entre sus notas no perece, inspira, no lacera, se enriquece del trino placentero que arrebata, en tanto la armonía se aquilata y el eco del amor nos compromete.
Como tantas veces, el despertar me inspira en medio de batallas y de ausencias, de esa extraña saciedad que desespera y suele eclosionar entre mis letras. He de sanar la herida más reciente sin pretender que muera en el olvido, sé del perdón, lo abrazo y lo concibo, mas no puedo asimilar tanta indolencia.
Comparto esa nostalgia que edifica que acerca en la distancia  y que enriquece, las lágrimas en versos, la alegría y el grito del amor  que no fenece, aquel que no se encierra en la desdicha y logra con la fe alzar el vuelo.


He de escribir tropiezos y fracasos.
He de verter en versos frustraciones.
He de sentir vibrar mis emociones
y trascender con letras los ocasos.

Triste el azar que duele y me quebranta.
Cómo entender las sombras que laceran?
Surte el versar con notas que ponderan
la lealtad vital que se agiganta.

He de escribir caprichos y añoranzas,
 mi soledad, desvelos atrevidos, 
la conmoción de anhelos desmedidos
y el vislumbrar de ilusas esperanzas.



martes, 23 de febrero de 2016

Tantas veces suspira



Vierte el polvo de estrella su rocío de luna
y es la noche traviesa quien presume oportuna
ofreciendo lo egregio del vergel del amor.
Complaciente reserva la añorada quimera
proporciona la magia de vital primavera
y sorprende el orgasmo con su esencia de flor.

El silencio presagia su emoción vehemente,
y es oasis de sueños en la holganza evidente
donde esconde la vida nigromante pudor.
Confidente entregado a entrañable revuelo
cual testigo que añora que no acabe el desvelo
y el idilio derrame su placer seductor.

Guarda en manto de seda su amuleto atrevido,
la esperanza aquilata, no pretende el olvido
solo quiere aferrarse a hechizante fulgor.
Persistente atesora la pasión que le inspira
y en su loca algazara tantas veces suspira
el viril arrebato de su afán tentador.









Seamos



Seamos como el tierno despertar de la aurora
tan vital como el aire que entre montes aflora,
sin el ruin desenfado ni el silencio que ignora 
la belleza genuina: la que el alma atesora. 

Seamos más que amantes en el duro camino
en las noches de angustia y en voraz  torbellino
y en el délfico gozo del encuentro divino
el amor nos convoca con su andar peregrino.

Seamos más que anhelos, más que instantes y azares
sin límpido espejismo ni abstractos avatares,
desatemos amarras y entonemos cantares
que trasciendan fronteras y edifiquen pilares.

Seamos cual la brisa que se agita en revuelos,
confidentes melifluos sublimando consuelos,
escuchemos suspiros y ofrezcamos desvelos
abrazando la vida que eclosiona en anhelos.

  


sábado, 20 de febrero de 2016

Mi peregrina ilusa



Presume de su amor mi peregrina ilusa,
reintenta seducir la pluma que no cesa,
vislumbra un corazón gozoso en su sorpresa
que escuche el palpitar genuino de su musa.

No sueña en competir mi peregrina ilusa
tan solo el cautivar el alma con certeza,
inspira en la pasión que el cálamo confiesa
la intensa percepción de su osadía infusa.

Trasciende sin rencor mi peregrina ilusa
evoca en el perdón la luz de la nobleza,
no obstante al predicar su auténtica riqueza
se crece en el hacer virtuoso que no acusa.

No juzga la intención mi peregrina ilusa,
es sabia al comprender el sueño y la promesa,
 amaina la obsesión de la nostalgia presa
y entrega su verdad liberta sin excusa.

No entiende la maldad mi peregrina ilusa
ni esconde su sentir detrás de una remesa,
auténtica, leal,  traslúcida e ilesa
se expone sin dañar la magia de su musa.











miércoles, 17 de febrero de 2016

Cual sortilegio



Inspira seducción desde lo egregio
el eminente trino de la alondra,
cautiva con dulzura, no atolondra
la infusa creación en cada arpegio.

El fúlgido esplendor cual sortilegio
se esparce en la algazara de los montes,
en tanto entre tonadas de sinsontes
emerge lo mirífico y lo regio.

 ¡Qué irrumpa lo genuino sin formato
el eco del amor que nos conmueve,
aquel que en el dolor surte su alianza!

 ¡Qué el brillo de la aurora se renueve
e intente rosicleres de arrebato,
en tanto se amotina la esperanza!






martes, 16 de febrero de 2016

Con solo despertar




De nuevo ha de llegar la primavera
con soplo de esperanza y de quimera
vertiendo el surtidor de su ambrosía.
Retorna caprichosa de la espera,
esplende en el verdor del horizonte
y siente que el amor la poseyera.
Como si en el hechizo de la brisa
colmar montes y valles ya pudiera,
con solo despertar del sortilegio
y así dejar de ser su prisionera.

Y han de alcorzar fragantes alamedas,
de oasis florecientes las veredas
en tanto la armonía reverdece.
Esparcen sus azares rosaledas
 desprenden sin recato los anhelos
y visten de elegancia las robledas.
Como si en el umbral del paraíso 
pudiera subastarse en almonedas,
la euforia opalescente de la aurora 
y el suave perfumar de las resedas.



sábado, 13 de febrero de 2016

Escultor de mis anhelos




Es solo el escultor de mis anhelos
aquel de la mirada que suaviza
aún en la nostalgia más sombría
es siempre el confidente y consejero.

Artífice vital de mis desvelos
que absterge en el reposo y purifica,
ofreces con tu égida genuina
la esencia del amor más verdadero.

Gentil y vehemente en sus revuelos
aquel que se conmueve y no claudica,
se aferra a la verdad que no idealiza
venciendo el espejismo traicionero.

Poeta de mis noches sin recelos
quien funde la esperanza que da vida,
tú esculpes la belleza que no expira
y sigues siendo siempre un caballero.



jueves, 11 de febrero de 2016

Escultor de mis anhelos




Es solo el escultor de mis anhelos
aquel de la mirada que suaviza,
aún en la nostalgia más sombría
es siempre el confidente y consejero.

Artífice vital de mis desvelos
que absterge en el reposo y purifica,
ofreces con tu égida genuina
la esencia del amor más verdadero.

Gentil y vehemente en sus revuelos
aquel que se conmueve y no claudica,
se aferra a la verdad que no idealiza
venciendo el espejismo traicionero.

Poeta de mis noches sin recelos
quien funde la esperanza que da vida,
tú esculpes la belleza que no expira
y sigues siendo siempre un caballero.






lunes, 8 de febrero de 2016

Delata la verdad




La impronta atesorada en cada verso
esplende cual mirífica anfitriona,
no anula, ni censura, se corona
sutil y soberana en su universo.

Así vive entregada y se obsesiona
del verde amanecer, de lo diverso,
se nutre en la esperanza y en lo adverso
es fuerza espiritual que conmociona.

Del alba su mesura en primavera
delata la beldad sin escrutinio,
supera la nostalgia, el vaticinio
que fluye sin agravio en la quimera.

Murmura la inquietud del galicinio
que anuncia la llegada placentera,
del aura que el ocaso prometiera
vibrante en la eclosión de su dominio.







galicinio: Parte de la noche próxima al amanecer.

jueves, 4 de febrero de 2016

El amor que te doy



El amor que te doy prenda querida
es sano, sin intrigas, tan completo,
se gozo en la esperanza cual decreto
que entrega el  corazón sin evasiva.

Adoro esa mirada sorprendida,
el aura libertina del secreto
que guarda cual tesoro el amuleto
e incita a la pasión que nos cautiva.

El amor que trasciende sin fronteras
se goza inexplicable en la algazara
de ilusa esplendidez cual sortilegio.

Y evoca en el ocaso primaveras,
irradia su beldad como almenara
e inspira seducción desde lo egregio.





lunes, 1 de febrero de 2016

Eres dueño




Eres dueño del monte que dibujo entre versos
quien recrea mis noches entre letras versadas,
eres tú quien convierte los adagios del alma
en cascadas que inspiran acertijos y sueños.
Y es que atrapo el desvelo que aquilata la espera,
a la ilusa mirada  que provoca suspiros
y a la brisa que llega con sutil desatino
esparciendo el milagro del amor mientras vuela.  

Eres tú mi horizonte que se nutre de anhelos,
que entroniza esta loca obsesión que me invade,
eres dueño genuino que apasiona innegable
mientras vierte su dulce ambrosía el silencio.
Y es que alcanzo la cima de adorable quimera
en el cenit vital que humedece el rocío
y sorprende al cansancio el orgásmico idilio
mientras tanto sin miedo la esperanza se entrega.