Mis letras versadas

Mis letras versadas

miércoles, 26 de agosto de 2015

La brisa del recuerdo



La brisa del recuerdo no es ficticia,
 es soplo del amor que me acaricia
y atrapa el rosicler entre memorias.
El hálito sensual surte su albricia
bendice en el amor que siempre espera
y esparce su mirífica delicia.
Impetra en su más délfica vivencia
la etérea remembranza que no enjuicia,
no hiere ni lacera ni maldice
y aún vibra en mi esperanza vitalicia.



miércoles, 12 de agosto de 2015

Las alas de los sueños


Hoy vaciaré las cargas : mis rencores bohemios. 
Ha sido un largo viaje de oasis y desvelos. 
La vida es más que euforia, es intentar de nuevo,
es arriesgar el alma  transfigurando retos
con la esperanza plena  y el nigromante anhelo.

Las alas de los sueños multiplican quimeras
 y alcanzarlas presume de inspiraciones nuevas, 
desafiantes razones, ruptura de cadenas, 
meditar sin revanchas,  consentir las esperas
 y aceptar que la vida no es solo primaveras.

Es sacudir el polvo sin empeñar recuerdos 
y superar pendientes, colinas de silencios,
insidias, arrebatos entre montes de sueños, 
 ilusas realidades de dudas y misterios 
 en el sublime Delfos que inspira su universo.








Se torna en laberintos



El vástago presume su impronta en el ocaso
en tanto la nostalgia confunde el horizonte,
plegando la agonía ahogada entre quebrantos
en medio de tristezas y angostas emociones.

Medita la impotencia cetrina del espanto,
un grito doloroso que aturde los sentidos
desgarra la esperanza, consterna en arrebato
y el negro de la noche se torna en laberintos.

Rufián es el bohemio bregar que se aquilata,
confina en la distancia, golpea en el destino
y apuesta a la locura senil de la añoranza.

Fusiona la amalgama del llanto y los suspiros,
se funden sin respuestas preguntas obcecadas
e invaden los desvelos insomnios desmedidos.