Mis letras versadas

Mis letras versadas

martes, 16 de junio de 2015

Es más que esperanza






Aquellos que amas tus sueños merecen
sin falsos estigmas ni oscuros intentos,
revelando enigmas, leales talentos
y enfrentando retos que al andar florecen.

Ni el azar cobarde hará que tropiecen
los anhelos francos, tantos juramentos
y lo más genuino de los sentimientos
cosechan valores cuando prevalecen.

Es más que esperanza, es leal desvelo,
es la contingencia que el amor inspira
y no se conforma solo con su anhelo.

Quien fiel se remonta y amante suspira,
trasciende quimeras en rasante vuelo
junto al universo que con fe conspira.

domingo, 14 de junio de 2015

Abraza la verdad





Si al lado del celoso permanecen
los sueños espantados entre rejas,
las ansias silenciadas por las quejas
laceran despiadadas y envejecen.

Angustias dilatadas prevalecen,
asfixian entre lágrimas complejas
en tanto con mentiras te enmadejas
y asumes las falacias que entristecen.

Abraza la verdad que no lastima
e impide que el veneno del encierro
confunda lo más tierno de tu estima.

No dejes que el ladino testaferro
ahogue tu verdad ni te reprima,
en medio del dolor de este destierro.

sábado, 13 de junio de 2015

Vacíos se quedaron los cuadernos

Vacíos se quedaron los cuadernos
de sutiles remembranzas empolvadas,
de sonrisas e ilusiones atrapadas
en ocasos confidentes y supernos.

Con el gris azotador de los inviernos 
se esfumaron entre letras despechadas,
confidencias, lealtades conjuradas
perpetuando laberintos sempiternos.

Y fue cruel tu vanidad, tu desacierto,
esa orgía de rencores infundados
y el abismo insoportable de lo incierto.

Derrumbaste paraísos encumbrados,
convertiste nuestro edén en un desierto
y en cenizas nuestros versos murmurados.




Vuelve el verano

Siempre fiel y encantadora
llega la musa indiscreta,
versa con lira coqueta
con las alas de escritora.
Es la ilusa espectadora
de añoranzas y desvelos
y dibuja en sus revuelos
rosaledas entre notas
y las traviesas pasotas 
como torrentes de anhelos.

Vuelve el verano de prisa
con el sol, el mar, la espuma,
hacendosa va la pluma
y una décima improvisa.
Donaire de poetisa
exhibe con vehemencia,
recrea cada evidencia
con el rítmico vaivén
y la magia de un edén
entre azar y contingencia.

Brilla intenso en la colina
el rosicler de la aurora,
vuelve intrépido a la hora
cuando el hálito fascina.
Sutilmente me domina
al suspirar su ambrosía
e invita a la poesía 
surtidora de esperanzas,
a evocar sus alabanzas
en sublime melodía.

Y es manantial que no cesa
de surtir en remembranza
lo esencial de nuestra alianza
en su más sutil sorpresa.
Con su caudal atraviesa
la angostura y no claudica
y hasta el alma purifica
al verter sus madrigales
y en torrentes a raudales
sus delicias multiplica.



viernes, 5 de junio de 2015

Y que corre por mis venas

Y que corre por mis venas
la romántica ambrosía,
cascadas de poesía
entre nostalgias y penas.
Tan sutiles y serenas 
fluyen las letras besadas, 
con estas notas rimadas
que auguran sueños, revuelos
y bendecidos anhelos
suspirando desvelados.


Siempre sutil y coqueta,
surtidora melodía
con tu arpegio quedaría
de enamorada y poeta.
Luces el arpa secreta
que confabula e inspira,
transformas mi rezo en lira,
la sutileza en encanto
y versas cada quebranto
cuando el alma es quien suspira.





martes, 2 de junio de 2015

Aún intento




Aún intento acariciarte en mis desvelos
mas el tiempo ha conspirado en contra mía.
Quise amarte eternamente en mis anhelos

pero entonces castigó la lejanía.
Como el viento tormentoso en su egoísmo
azotó la adversidad nuestra osadía,

alcanzarte acrisolaba el espejismo
vislumbrando nuestros sueños placenteros.
Entre tanto alimentaba el optimismo

y en cascadas mis poemas más sinceros,
trascendieron primaveras vehementes
sin revanchas ni acertijos traicioneros.


Me retaban tus miradas confidentes
junto al guiño seductor, sin compostura 
y entre versos las memorias más ardientes

 no pudieron evitar la desventura,
de un exilio atormentado en su herejía
que enclaustró nuestra pasión con amargura.

Hoy te has ido, se marchita tu hidalguía
y aunque sé que nos bendice el mismo cielo,
añorando lo viril de tu ambrosía
aún intento acariciarte en mis desvelos.




Hoy supe que te has ido para siempre. Tristeza y desarraigo, tantas cosas, errante sortilegio a la deriva, el llanto consumiendo mi silencio y el gris que hoy acompaña tu partida, encuentra su guarida en mi destierro.
A tu memoria...