Mis letras versadas

Mis letras versadas

viernes, 29 de mayo de 2015

Suspirará desvelos



Y alcanzarás amor, amor sincero
sin mañas, ni crueldad, ni vanidades,
viviendo un paraíso de bondades
y el délfico placer como escudero.

Y anidarás el sueño aventurero
aquel que ha de vencer rivalidades,
sin dramas ni insidiosas mezquindades
y así emprender confiados el sendero.

En medio la pasión acogedora 
tejiendo en el idilio las caricias,
 escruta una alborada seductora.

En tanto un fiel edén entre delicias
suspirará desvelos en la aurora
para inspirar gozoso sus albricias.





sábado, 23 de mayo de 2015

Un oasis nacerá



Tus zafiros encerrados con cerrojos
libraremos del osado desconcierto,
de azaleas vestiremos el desierto
y un oasis nacerá sin más abrojos.

Los geranios brillarań entre sonrojos
y con orlas de azucenas nuestro injerto, 
dará rienda de emoción sin desacierto
porque un sueño ha trascendido sus herrojos.

En el arca del amor vive el desvelo
y el sublime surtidor de la ambrosía
que hermetizan los idilios imborrables.

Y no hay reja ni entrenudo en este anhelo
que detenga a la sublime poesía,
ni al elixir de unos sueños inefables.




lunes, 18 de mayo de 2015

En aras del amor

No es magia, es lealtad, amor sincero
y tú sabes muy bien de qué se trata,
no escondo la razón que me arrebata 
en tanto te vislumbro en mi sendero.

Quizás yo te comparta el derrotero
que asumo en esta cápsula inmediata
y sé que la verdad nunca maltrata
aún cuando el silencio es lastimero.

No importa si en el cenit del desvelo
se anide la ilusión de una caricia
con esa libertad que no traiciona.

Y en medio del placer la fiel albricia
revuela con la fuerza del anhelo,
en aras de ese amor que nos perdona. 



jueves, 14 de mayo de 2015

Como tantas veces




Muriendo la noche como tantas veces
me acoge el desvelo de amar sin remilgos,
despide el ocaso su fiel laberinto
y el cielo se viste del azul celeste.
Es cual paraíso que envuelve silente
la brizna adorable, etéreos misterios,
tan suaves que infunden fragancia y rocío
cuando nace el alba como tantas veces.


Y es sublime el canto del aura inminente
 del viento apacible cual soplo imperioso,
se acerca apremiante y augura un entorno
de espliegos, lavandas, jazmines, cipreses.
Adiós a mis noches como tantas veces
 guardando el tesoro délfico y supremo
de instantes, arrullos silbando delirios,
mientras la esperanza fluye confidente.


La luna se esconde como tantas veces
 hilvanando acordes que  emigran bohemios,
mientras la algazara de su sortilegio
reluce en el halo cuando el sol esplende.
En versos se añoran mares que trascienden
la arena encantada de azares, de encuentros,
de sueños osados e ilusos caminos
que escrutan nostalgias como tantas veces.

sábado, 9 de mayo de 2015

Materno florecer de Mayo

Mayo viste de esplendor la primavera
con la gala de la rosa y su donaire,
tulipanes y azucenas lisonjeras
y el cantar de los sinsontes en los valles.

Mayo viste de esplendor cada ribera,
las cascadas del amor surcan los lares
las gaviotas con la brisa mañanera
y el aroma del salitre de los mares.

Mayo sabe del misterio y su promesa
del remanso maternal que nunca muere,
sabe a flor la plenitud de la existencia
en la fragua del amor que se enriquece.

Mayo deja en cada vado de su tiempo
el estigma de la entrega sin censuras,
que concibe como historia cada sueño
aliviando sin remilgos las angustias.

Mayo viste de colores sus pinceles
y eclosiona en las veredas, los paisajes,
entre aromas de azucenas y claveles
mariposas van surcando los ramajes.

Romerías y campiñas de arboledas
con el trino que amanece sin recato
engalanan la brillante Primavera
y el materno florecer del Mes de Mayo.



viernes, 8 de mayo de 2015

Aún en la distancia




Cual verbo espiritual se fortalece
la pluma universal de la esperanza
y el verso se despliega en la enseñanza
del vasto florilegio que estremece.

Vital el compromiso permanece 
y escruta lealtad en su bonanza,
revela su pasión en la semblanza
que vibra decorosa y resplandece.

Ofrenda placentera de la holganza
y el délfico arrebato que enternece
delira en el deseo que no tranza.

 El eco del amor nunca enmudece,
trasciende la utopía, la añoranza:
¡gozoso en su algazara se engrandece!


jueves, 7 de mayo de 2015

Mosaico para mi madre

Poemas publicados por mí en el Foro Shoshan en el evento del año 2014, en homenaje a las Madres.

Ángel de amor, madre mía


Ángel de amor, madre mía
atesoras mis quebrantos,
consuelas mis desencantos
y eres tú: dulce ambrosía.
Ángel de amor, madre mía
adorada mariposa,
veo tu rostro en la rosa
y en la distancia lejana,
eres mi eterna mañana
que deslumbra primorosa.

Ángel de amor, confidente,
incansable compañera,
siempre amiga en la quimera
que motiva mi presente.
Te apareces de repente
en mis horas solitarias,
presintiendo en mis plegarias
la nostalgia que desvela,
en la comunión que anhela
tus palabras necesarias.

Ángel de amor, musa inquieta
que inspira mis horizontes 
y el universo entre montes
de mi añoranza poeta.
Es tu amor quien se decreta
mi escudero peregrino
y como un ángel divino
visualiza la esperanza,
con la fuerza y la confianza
de tu espíritu genuino.





Abrazas mi quimera


Estío que entreteje rosácea enredadera
frondosa y empinada buscando azul anhelo.
Así vive mi aurora prendida a este desvelo,
que añora en su cobija de amor la primavera.

No importa la distancia, trasciende sin frontera
la luz de tu experiencia que es arca del consuelo.
Yo sé que con el alma miramos nuestro cielo
en tanto madre mía tú abrazas mi quimera.

Anida la esperanza leal que no fustiga
y vuela entre mis rosas genuina en su albedrío,
la maternal ternura que esplende siempre amiga.

Cual bálsamo me alivias, endulzas el hastío
en tanto la promesa que anula la fatiga
comulga con la alianza que enfrenta el desafío.





sábado, 2 de mayo de 2015

Nunca pierde su sonrisa



 En lo adverso nunca pierde su sonrisa
y regala bendiciones desde el alma,
no censura, ni maldice, no castiga
porque el fruto del amor su luz alcanza.
Y arremete la virtud que no se agarra
de lo ajeno porque es  franca y persevera,
porque alivia soledades, las nostalgias 
y es consuelo entre pesares y tormentas.

La alegría tolerante se aquilata
cuando asiste su adorable vehemencia,
no se rinde ante el disturbio que amenaza
pues su manto de bondad lleva su esencia.
Y es genuina la esperanza que asevera
esa fe espiritual que irradia vida,
ni confunde la verdad entre falacias
y en lo adverso nunca pierde su sonrisa. 

Si el silencio se alimenta con la espera
y en el llanto confabula la esperanza,
junto al beso maternal fluye pureza
y el mensaje universal que no se raja.
Es vital junto al denuedo que reclama
el respeto a ese derecho que concilia,
la utopía soñadora con la audacia
que en lo adverso nunca pierde su sonrisa.