Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 23 de abril de 2015

Solo por ti







 Solamente por ti desafío el desvelo
la crucial decisión de aliviar el cansancio
cual sublime obsesión de aceptar el fracaso
y ponerme de pie para emprender el vuelo.

Son tus alas aquellas que ensortijan mi anhelo
 y tan solo por ti reconozco el delirio,
se alimenta de fe como puente y camino
que no teme al azar cuando el cénit es el cielo.

No prometo, te doy mi verdad cuando apelo
a la justa razón de vencer los abismos
y tan solo por ti cada reto cual cirio 
ilumina el andar hacedor del consuelo.

La virtud del hacer junto al verso cincelo
escudando al amor del fatal pesimismo,
si me angustia el dolor será el tiempo testigo
de que solo por ti mi esperanza abroquelo.

Esta fuerza vital no precisa entrecielo,
ni el orgullo ancestral de un iluso escenario 
 será sombra sutil de un demente pasado;
porque solo por ti desafío el desvelo!



Por si volvieras






Va diáfano el concierto de trinos entre esperas
de notas confidentes e intrigas traicioneras
y en el letargo iluso de musas sin fronteras,
trascienden horizontes divinas primaveras.

Y osado es el estío que irrumpe en las praderas
florece complaciente de azul por si volvieras,
no importa si en tus versos estrellas devolvieras
y en orlas de romances mil lunas descendieras.

Susurran armoniosas las sílfides guerreras
que besan anhelantes sus délficas hogueras,
en tanto en el parnaso de amor por si volvieras
incautas confabulan ilusas las quimeras.

Imágenes bohemias en prosas hechiceras
revelan algaradas de improntas callejeras,
fluyendo entre cascadas las fieles mensajeras
serviles atesoran tu voz por si volvieras.

Comparten la eufonía de ramas lisonjeras
alondras matutinas que inspiran zalameras
y absorto en el arpegio de auroras tempraneras,
va diáfano el concierto de trinos entre esperas.




martes, 14 de abril de 2015

Ungido en el amor











Razones de evitar los compromisos
asoman su ignorancia entre las sombras,
evaden las colinas, las alfombras
que dejan horizontes insumisos.

Pretenden ocultar sus decomisos
falacias con finísimas alhombras,
vestir la adversidad, las malas sombras
obviando los preceptos más concisos.

En tanto el corazón nunca claudica,
no ahoga su albedrío, no embrutece
y ungido en el amor se multiplica.

Vislumbra el universo que merece
y entrega su pasión mientras predica
cual verbo espiritual que fortalece.

Sublime






En suave palpitar de mi existencia
transformas cada instante que nos une
y el cálido tesoro goza inmune
la délfica pasión con vehemencia.

Sublime es el amor cuya presencia
se entrega en el delirio que premune,
en tanto con cautela queda impune
el trino inspirador que nos silencia.

Y adornan los suspiros evidentes
la intensa seducción cuya ternura,
es cómplice leal de amaneceres.

Crepúsculos de azules rosicleres
y el néctar de la orgásmica aventura
irrumpen los desvelos confidentes.

Cuando amanece



Cual bello rosicler cuando amanece
te siento primavera sin temores,
abrigo los anhelos, los reproches
aquello inadvertido, lo inasible,
lo efímero, etéreo, lo intangible
y el gozo del amor que no fenece.


Azul el horizonte insospechado
revela lo vital de sus colores,
la magia inexorable de las noches
ilusas de escapadas clandestinas,
de citas entre notas peregrinas
y el eco del silencio inusitado.


Crisol es la tempera y enaltece
el brillo del pincel en sus albores,
deleite de las  délficas trasnoches
hurgando en el idilio intransferible,
en tanto desde el alma irresistible
osada la esperanza se aparece. 

miércoles, 8 de abril de 2015

En el desvelo


Osada en el desvelo se desprende
la pluma que concilia mis azares,
ansiosa de volar hacia otros lares
increpa lo que el tiempo no comprende.

Sin mitos va el lirismo efervescente,
deslumbra cotidiano y sin fronteras
accede libertino a sus quimeras,
lozano, intempestivo, irreverente.

No agota su dulzura, no enmudece
aún cuando el cansancio no perdona,
se aferra a la ilusión que conmociona
cual bello rosicler cuando amanece.










 

lunes, 6 de abril de 2015

Entre sus notas





Entre sus notas

Acaso en el umbral vuela divino
el numen del crepúsculo azaroso,
si en medio del ocaso caprichoso
impele un sortilegio sibilino.

Acaso va el enigma peregrino
confuso, impenetrable y misterioso,
en tanto en el caudal de lo impetuoso
se surte de esperanzas lo genuino.

Atisba entre sus notas lo atrevido
la impronta cautelosa que sorprende,
en medio del torrente conmovido.

Vislumbra la utopía que defiende
el eco del rimar incomprendido
y osada en el desvelo se desprende.




viernes, 3 de abril de 2015

Mientras nace el alba


Senderos de lirios y azucenas blancas,
ofrendas de rosas y espliegos azules,
rocío de vida que ofrece entre azares
el arca del verbo y su entrega amada.
Promesa que inspira su más fiel cruzada,
renuevos capaces de ilusas victorias,
caminos de gozo y osados instantes
ungiendo el recinto mientras nace el alba.  

Entrelazan sueños, se alivian nostalgias,
precisan pendientes de intensas virtudes
mientras los acordes de sus madrigales
juntos perseveran en suprema alianza.
Laberinto amado, tierra de esperanza
que exime, libera, consagra y perdona
dispensa el silencio, bendice el mensaje
del santo evangelio que a la cruz abraza.

Vía dolorosa, Calvario que ensalza
el más puro anhelo de lo indisoluble,
el llanto, la espera de las lealtades
salvando la esencia de la estirpe humana.
Y en el sacrificio cual gema lozana  
la fe resplandece divina de gloria,
esplendente el  rostro se vuelve hacia el Padre
y la primavera se llena de gracia.












jueves, 2 de abril de 2015

Con halo supremo




El alba despierta con halo supremo
de aquel peregrino que alcanza la estrella
y expira el cansancio mientras deja huellas
fundiendo la alianza de horizontes nuevos.

Festeja la aurora su arcano desvelo,
bien sabe de augurios y humildes profetas
mientras en el cielo la cruz se alimenta
de mansas miradas que escrutan denuedo.

Delira el salmista prodigios y anhelos,
reclama ferviente la fiel vehemencia
y el poder del alma cual sagrada esencia
es el fiel testigo que aquilata empeños.

Murmullo de trinos deambulan bohemios
junto al gran amigo que su fe nos deja
y ungido amanece el amor que espera,
acepta y predica su alborozo eterno.