Mis letras versadas

Mis letras versadas

lunes, 23 de febrero de 2015

Entre huellas


Al sueño no le niegues la sorpresa
de verte sin penumbras ni espejismos,
si acaso en la obsesión de mi delirio
augura la pasión sin penitencias.
Perpetua y lacerada va la rosa
sangrando ante el dolor de aquella herida,
punzante ante la absurda despedida
bohemia se inmolaba nuestra historia.
Al beso no le niegues lo sublime
la entrega de lo iluso en el silencio,
si acaso fue el crepúsculo discreto
testigo del ocaso irreversible.
Colgando lleva el alba sus quimeras,
presume rosicleres atrevidos
de tórridos instantes encendidos
que esplenden vehementes entre huellas.

sábado, 14 de febrero de 2015

Gozando las delicias

 
Te pienso enamorando los arcenes
hincado sin prejuicios, con denuedo
llegando al mismo punto de apogeo
que alcanza el paraíso ante mis ojos.
Efímera sonrisa entre sonrojos
la alquimia me seduce en sus vaivenes,
en tanto en la humedad de los deseos
me entrego al laberinto confidente.
 
Irrumpe el rosicler en los gemidos,
intenso tú revuelas en las andanzas,
descubres la pasión entre palabras
y arrullas con suspiros mis contornos.
El délfico placer va silencioso
e impetra vehemente en lo divino,
descarga en el elixir la esperanza
gozando las delicias de este idilio.
 
 
 
 
 

jueves, 12 de febrero de 2015

Si acaso




Una mirada ilusa, impronta en el desvelo,
un canto matutino, la mística amapola
y aquel beso travieso que osado se arrebola
en un suspiro aliado cual nimbo del anhelo.
 
Y siento en el abismo la magia del consuelo,
un verso en el parnaso del iris que acrisola
y aquella filigrana de espliego se extrapola
indemne de pesares, divino en su revuelo.
 
Ya ves surte el insomnio lozano en su algazara,
emprenden horizontes las musas peregrinas
si omiten los ocasos, melifluas primaveras.
 
Deliro entre las sombras, me pierdo entre colinas,
abrazo el pentagrama de azares y quimeras
si acaso en la distancia tu Cenit vislumbrara.
 
 
 

sábado, 7 de febrero de 2015

Con el viento


El iris se humedece con el viento
y aleja en la distancia la osadía,
no importa si al besar la lejanía
exhale en la esperanza su universo.
El alma que eclosiona junto al verso
conspira en el delirio de un poema,
no sabe del pesar ni el anatema
en cambio floreciendo el sentimiento,
converge espiritual en su momento
la musa que contagia con su risa.
 
Es cierto que inspirada va de prisa
celosa en su deslumbre y sortilegio,
presume su lirismo cual arpegio
del arpa surtidora de ambrosías.
Sublimes y añoradas melodías
regresan entre anhelos en su albura,
disfrazan el azar con la ternura
y alcanzan el crisol con su sonrisa,
en tanto un horizonte se improvisa
y el iris se humedece con el viento.
 
 
 

 

martes, 3 de febrero de 2015

Ampara la razón


Ampara la razón de esta vigilia
la luna en delirante madrugada
que ofrece el albedrío, la esperanza
y el álveo del crepúsculo en su lira.
Distingue soledades entre estigmas
distancias consumando sortilegios,
imágenes de insomnios turbulentos
y el rostro lastimero de las dudas,
imploran añoranzas sin censuras
vagando entre nostalgias y silencios.
 
Despeja el rosicler del universo
la esencia de una musa aventurera,
se excita entre el romance y la inocencia
e irrumpe en el mirífico apogeo.
Compiten lo melifluo y lo bohemio,
el alba y la sutil melancolía,
en tanto se consagra junto al crisma
el óleo surtidor de ese rocío,
que fluye entre los versos del idilio
y ampara la razón de esta vigilia.
 
 

domingo, 1 de febrero de 2015

En mí delira


El trino espiritual de quien me inspira
sospecha del instante trascendente,
en medio del abrazo irreverente
se escapa del asombro que suspira.
 
Confisca sin censuras la mentira,
deslumbra melodioso y evidente
en tanto en la nostalgia va impaciente
la triste soledad que en mí delira.
 
La noche en la distancia reconcilia
el llanto del espíritu inocente,
aún en el silencio que conspira.
 
Y el verso cual adagio de la lira
bohemio en el insomnio intransigente,
ampara la razón de esta vigilia.