Mis letras versadas

Mis letras versadas

sábado, 31 de enero de 2015

Al caminar



Libre soy en el silencio de la albura
testigo confidente entre desvelos,
cargando en los azares los empeños
y haciendo del amor nuestra fortuna.
Libre soy y cuando abrazo el optimismo,
las sendas que florecen con mis ansias
no importa si entre penas la nostalgia
se postre irrenunciable ante el olvido.

Libre soy al caminar, cuando suspiro
y exhalo el horizonte en cada letra,
cobijo la esperanza en mi tristeza
y espero acrisolar nuevos caminos.
Suelo volar en la quimérica ambrosía
y así visualizar  rostros sin nombres,
anhelos inefables, emociones
y el trino espiritual de quien me inspira.
 
 
 
 
 
 


viernes, 16 de enero de 2015

Susurros




Irrumpen los desvelos confidentes,
susurros de los ángeles que evocan
el cénit de un adagio entre caricias
fluyendo entre los versos indulgentes,
en tanto en la algazara de primicias
los délficos placeres se sofocan.  

Insignia en el crisol que purifica
por medio de la fe que nunca muere,
depura el sufrimiento en la cordura
eterna del amor que no claudica,
no importa si arrebola en la censura:
el óleo diviniza cuando hiere.

La hiedra y el castaño en las colinas
abrazan el crepúsculo naciente,
suspiran junto a notas celestiales 
los trinos de añoradas golondrinas,
en tanto los más tristes madrigales
ponderan la nostalgia evanescente.





lunes, 5 de enero de 2015

Venciendo los abismos


Venciendo los abismos tan libre cual gaviota
pretendo con mis letras gozar de mis desvelos,
hacer que la esperanza inspire los anhelos
en medio del silencio que agobia en la derrota.

Precisa la nostalgia sanarse gota a gota
huir de la tristeza, el llanto y los flagelos,
buscar nuevos caminos sin miedos ni recelos
 si en medio del ocaso la aurora me es ignota.

Difícil el trayecto que augura lo genuino,
es cierto que en las sombras lacera la añoranza
y escribe un testimonio el verso peregrino.
 
Quisiera que la lira auténtica en su alianza
se aferre al horizonte vital cuando alucino
y atisbo un nuevo oasis de amor y de bonanza.
 
 
 








Desvelos confidentes


En suave palpitar de mi existencia
transformas cada instante que nos une
y el cálido tesoro goza inmune
la délfica pasión con vehemencia.
 
Sublime es el amor cuya presencia
se entrega en el delirio que premune,
en tanto con cautela queda impune
el trino inspirador que nos silencia.
 
Y adornan los suspiros evidentes
la intensa seducción cuya ternura,
es cómplice leal de amaneceres.
 
Crepúsculos de azules rosicleres
y el néctar de la orgásmica aventura
irrumpen los desvelos confidentes.