Mis letras versadas

Mis letras versadas

martes, 23 de diciembre de 2014

El milagro del silencio


Un preludio de alabanza,
una plegaria hasta el cielo,
una estrella en el sendero
y celestiales querubes,
acrisolan entre luces
el milagro del silencio.
 
Hay pastores en los campos
y en las primicias el Verbo
ofrece el fiel testamento
de la alianza redentora,
con el amor que enarbola
la verdad del evangelio.
 
Buena Nueva en la algazara
y espiritual jubileo,
consagran el derrotero
hacia Belén con la gracia,
mientras nace la esperanza
en establo nazareno.
 
 
 

Lleguen mis letras


Lleguen mis letras a tu remanso
y vuele el eco de esta oración,
en la plegaria de amor sagrado
dando las gracias por tu perdón.
 
Llegue mi carta, verbo y palabra
luz que ha surtido mi devoción,
surcan palomas, fuerza y alianza
y abren las puertas del corazón.
 
Lleguen divinas sin entresijos,
escucha el trino de adoración
en la esperanza de lo genuino
ante el pesebre de mi Señor.
 
Sean cual arca del alma mía
 versos que esplenden mi inspiración,
lo vehemente que no claudica
frente al designio del Creador.
 
 
 
 

lunes, 22 de diciembre de 2014

Desde Belén

Desde Belén la alborada
viste perlas de rocío,
en el establo vacío
se acicala la posada.
Guarda la gruta sagrada
la pureza que atesora
y en el misterio la aurora
se bendice en la esperanza,
cual testimonio de alianza
siempre fiel y redentora.
 
Vitorea la grandeza
de lo humilde y lo genuino,
en el pesebre divino
se consagra la pureza.
Fidelidad cual riqueza
del milagro que perdona,
cuando el amor eclosiona
vehemente y verdadero
floreciendo en el sendero
de la paz que no traiciona.
 
 
 
 


Protagonista de anhelos

  
 
Llega el Ángel Navideño
en la noche que destella,
viene en la luna serena
protagonista de anhelos,
mientras brillan en el cielo
las hespérides de estrellas.

Espíritu de alegría
de alborozo y regocijo,
plena visión de optimismo
convergiendo con la brisa
en algara de primicias
sin falacias ni espejismos.
 
Desde Belén un sendero
con la verdad se ilumina,
humildemente y divina
bendiciendo el universo
con la palabra del Verbo
y  la esperanza que inspira.
 
 
Dulce legado supremo
del amor que sin fronteras,
es surtidor de promesas
en el sagrado desvelo ,
protagonista de anhelos
en vigilia nazarena.
 
 
 
 
 
 










viernes, 19 de diciembre de 2014

Hacedor de los caminos



Luna azul en blanco cielo
surtidora del rocío,
bendiciendo el sacrificio
en el ínclito universo,
del pesebre nazareno
y la humildad del recinto.

Rosa mística y aroma
del más preciado silencio,
cual Espíritu sediento
es libertad, luz y gloria,
mientras la paz salvadora
es fortaleza de anhelos.

Fría noche que contrasta
con el iris del lucero
y el divino alumbramiento
deja sus huellas marcadas,
en la sonrisa preclara
del estío navideño.

Plena bondad sin fronteras
y albricias cual regocijo
de esperanzas, desafíos
proclamando en cielo y tierra,
la palabra verdadera
cuando el Verbo hace caminos.









viernes, 12 de diciembre de 2014

Bendicen la aurora




Los coros celestes bendicen la aurora,
elevan plegarias y ofrendan primicias,
en tanto un pesebre de amores y albricias
 inspira en la tierra su fe surtidora.

Milagro en la noche cual Cenit que adora
y alaba el misterio sin sombras ficticias,
en tanto razones de fe vitalicias
esplenden destellos de luz redentora.

 Silencio sagrado de amor sin fronteras,
bendito misterio del verbo divino
 cual Dios que se entrega leal y genuino.

Jesús testimonio de hacer peregrino,
pastor que compartes mis largas esperas
en duras jornadas y en tiernas quimeras. 



Se regocija la estrella



En la niebla la esperanza
se hace luz entre los montes,
se acicalan horizontes
con la espiritual alianza.
Vibra la eterna confianza
en la esencia verdadera,
de la Palabra sincera
que es amor en el camino,
predicando lo divino
en invierno y primavera.

Es milagro consumado
en la sonrisa del niño,
que eclosiona en el cariño
del espíritu sagrado.
Arrebola emocionado
el pregón en las alturas,
por los prados y llanuras
se regocija la estrella,
que resplandece y destella
en desiertos y espesuras.







En la noche nazarena



 Esplendente está la noche
 toda de blanco nos llega,
 con la mirada serena
 y el crepúsculo celeste. 
Tan radiante entre la nieve
 se acrisola la esperanza,
 con el verbo y la palabra
 que hacen claras las mañanas,
 sin rencores ni reproches 
bendiciendo amaneceres.

 Brilla el cielo especialmente
 cuando la luna se asoma,
 toda cubierta de gloria
 por el cendal de la estrella.
 Resplandeciente y traviesa
 peregrina y sibilina,
 sabe de amor y vigilias
 de la bondad desmedida, 
con el perdonar paciente
 y la palabra certera.

 La primicia verdadera
 clama cual Sol de justicia,
 a la sagrada noticia
 que del pesebre nos llega.
 Dilecta, diáfana y bella
 entre arcángeles divinos,
ungiendo al recién nacido
 gozosa y con regocijo,
 llega esplendente la estrella
 en la noche nazarena.



martes, 2 de diciembre de 2014

Supremo es el amor



Genuina es la bondad sin condiciones,
misterio sostenido que da aliento
y el ánimo vital del pensamiento
 asiste con piedad mis oraciones.
Supremo es el amor en sus misiones
y el gozo espiritual en la añoranza,
si el Cénit que se irisa de esperanza
cual verbo del perdón nos reconcilia
y en horas quebrantadas de vigilia
renueva el mandamiento de su alianza.

No hay dudas de la fe que no claudica
 auténtica y venciendo los temores,
vislumbra superando los rencores
tan sabia en la humildad que multiplica.
Defiende la razón que dignifica
el soplo del espíritu en Adviento,
la espera del sublime advenimiento
bendice en el silencio consagrado,
el vientre virginal cuyo legado
es obra del más puro testamento.