Mis letras versadas

Mis letras versadas

martes, 30 de septiembre de 2014

Cuando apenas sonríes mi dueño



He vagado en ardientes moradas
y sentido el preludio de cuerpos
cuando beso el instante que amabas. 

Y te quiero de nuevo en mi aurora
añorando tu sexo que atrapa, 
porque soy en tus brazos gaviota.

Sé que elevas al cielo mi aliento
y en preclaro horizonte me escapo:
cuando siento el susurro discreto.

Me sujeto al edén que fusiona
el delirio de amar tus requiebros
y el instinto viril que eclosiona.

Cuando anidas mi alma travieso
en la luz cenital que se postra,
ante el gozo sagrado y dantesco.

Floreciendo el adagio en mi boca
cuando apenas sonríes mi dueño:
y el placer clandestino trasnocha.







El placer clandestino trasnocha
si el desvelo se enreda y conspira 
en la osada aventura amorosa.

Y estremece hasta el Sol la porfía
del bohemio sediento, lascivo
que sutil y vital acaricia.

Con celoso suspiro genuino
atesora pasiones e instantes
de leales momentos vividos.

Sin temer al dolor lacerante
desafía pendientes, senderos
y el hacer peregrino entre azares.

Y trasciende el amante embeleso
hacia el monte sensual que palpita 
cuando apenas sonríes mi dueño.


lunes, 29 de septiembre de 2014

Regresa con la niebla

Regresa con la niebla

En tanto esclarecido se arropa en el descanso
aquel suspiro intenso plagiando amaneceres
que invade mis rincones con notas delirantes
de entregas inefables y arúspices desdenes.
Cabalga con la musa de azares por los campos
 insomnes horizontes de idílicos vergeles,
impronta saturada de sueños alcanzables
dibujan sus otoños cual ocre floreciente.

Y vuelve convencido del tiempo inexorable
no importa cuántas veces se pierde en el abismo,
regresa con la niebla, la brizna y el ocaso
el verso aventurero que invita al desafío.
Revela los enigmas el verbo alucinante
sin sombras de anatemas, censuras ni escondrijos,
hilando en la esperanza los délficos remansos
testigos de las letras y anhelos peregrinos.


jueves, 25 de septiembre de 2014

Nos convida el Otoño

Nos convida el Otoño

Nigromante amanecer de las romanzas
 del ocaso alabastrino y reservado,
se presenta con ardicia de ilustrado,
quejumbroso y lastimero en sus andanzas.

Magistrales los pinceles con semblanzas
del rosáceo delirar enamorado,
se sorprenden con nostalgias del pasado
 hechizando los senderos de añoranzas.

Junto al eco seductor de contradanzas
de la brisa cenital en despedida,
fluyen briznas que contagian alabanzas.

Y es el ocre celestial que nos convida
al versado levantisco de esperanzas,
que engalana la ventisca presumida.



II

Engalana la ventisca presumida
la llegada del torrente lastimero,
con la osada tentación del hechicero
vapulea estrepitosa y sin medida.

Imprudente se emancipa la atrevida
cuando estrumpe su tonada en el sendero
y sorprende el rosicler aventurero
la vigilia de la aurora enfurecida.

Estremece de arrebato la porfía
cuando el viento vitupera en los abismos,
confundiendo la inquietud con la anarquía.

El Otoño vuelve en medio de espejismos
y regala lo mejor de su utopía,
vislumbrando misteriosos atavismos.


martes, 23 de septiembre de 2014

Porque me amas

Porque me amas

¿En dónde estás Señor, adónde has ido,
por qué en mi soledad siento tu falta?

Si implora el alma mía un acertijo
plegada ante el dolor que se derrama 
e incauto el corazón busque algún trino
que ingenuo dignifique junto al alba,
ocasos de penumbras, laberintos,
 el vuelo inescrutable de mis alas
y empiece un nuevo otoño en mi destino
y el llanto precipite entre cascadas,
buscando esa virtud en lo genuino
que entrega lo mejor sin pedir nada.

Anhelos transmutando en espejismos
de estigmas y utopías deliradas,
se agolpan irrumpiendo en el vacío
con sombras plañideras de nostalgia
y en medio del temor y el desatino
impregnan dolorosa la antesala,
del bárbaro tormento cual martirio
que azota en vendavales de palabras,
sin antes entrever el sacrificio
que deja en el hacer su filigrana.

Mas sé que tolerante en el camino
tu esencia creadora me acompaña,
en medio de agobiado pesimismo
tu luz es fortaleza y es alianza,
es eco, es el perdón sin egoísmos,
es fiel a la verdad insospechada
que inspira el confidente desafío,
cual plena lealtad que consagrada
bendice la humildad sin artificios
en tanto santifica la esperanza. 


¡Ya sé que te encontré, que no te has ido,
que siempre has sido fiel porque me amas!







jueves, 18 de septiembre de 2014

Visiones

Visiones

Miradas que auguran enigmas y azares,
furtivos anhelos y efímera brisa
que llegan surtidas con la inquieta brizna
y esparce el rocío con finos detalles.
Comulgan distancias en tan bella imagen,
fluyendo acertijos  en las hojarascas
en tanto despiertan de inefable holganza,
 etéreos los sueños de audaces amantes.

Visiones ilusas e intangible el tiempo
dejando eminente sus huellas marcadas,
son como murmullos que nacen del alma
 refugio ingenioso de indócil silencio.
Ocaso rebelde que infunde el desvelo,
presagio de auroras  cetrinas de otoño
que impelen al viento levantisco enojo,
cual gris añoranza de aciagos intensos.





miércoles, 17 de septiembre de 2014

Insomnio


Insomnio tú deliras sin tregua por mis vados, 
ultrajas espejismos de sueños inconclusos,
en esta mi agonía de noches de calvario
afliges mis esperas de idílicos susurros.

Insomnio tú atormentas quiméricos anhelos,
instantes convulsivos increpan la vigilia,
de nieblas, confusiones, de caos, anarquías
y umbrosas tempestades que marcan el destierro.

Insomnio tú agonizas atado entre visiones
pretéritas y etéreas de sombras desveladas,
permíteme el asilo de azules esperanzas
que impidan holocaustos sedientos de rencores.

Yo sé que me flagelan sin armas entre letras,
que acosan mi nostalgia bravía en el ocaso 
de insomnes laberintos, azares y quebrantos,
que infunden desde el alma preclara vehemencia.

Ya ves que en tu delirio tú estrumpes consternado
y azotas la añoranza vital y alucinante,
de utópicos revuelos que imploran el oasis 
e impetran palmerales, vergeles y remansos.

Osada la alborada sorprende mis presagios
con notas que deslumbran la audacia peregrina,
constante el pervigilio revela las primicias
en tanto esclarecido se arropa en el descanso.



miércoles, 10 de septiembre de 2014

Soledad


Etérea soledad vaga en mis letras
sutil y vaporosa entre remilgos,
esculpe desde el alma el acertijo
y deja su enigmática miseria.
Compendio de palabras y artificios
que ansía un horizonte de promesas,
atrapa la esperanza en sus quimeras
y emprende un derrotero en el exilio.
 
Intenta interpretar desde su esencia
el brío del hacer y su denuedo,
perpetuos los azares indiscretos
increpan desvelados las tristezas.
Irrumpe en el cansancio  la pereza
ociosa y confundida en los senderos,
 de atávicas señales entre anhelos
que ofrecen testimonios sin reservas.
 
Expelen energías las querellas
de incautas soledades sin destino,
controlan la bondad, el optimismo
y el eco espiritual de la cautela.
Arcana voluntad sin entresijos
presume la nostalgia que le acecha,
marcando libertina en cada huella,
la impronta de obcecado laberinto.
 
 
 

lunes, 8 de septiembre de 2014

Asceta en la virtud



Luceros que enternecen madrugadas
genuinos del amor sin condiciones,
misterio del silencio confidente
y el sí de aceptación en las misiones,
bregando en el hacer eternamente
umbrales de inefables alboradas.

Asceta en la virtud que persevera
divina en el misterio inescrutable,
espíritu intangible y solidario
cobija en la oquedad inexorable,
latente en el sagrado escapulario
que abraza con su fe de primavera.

Milagro de la luna que acrisola
e infunde su ternura desde el alma,
etéreo surca el ángel con la brisa
ungido por la paz que inspira y calma
seráfico, paciente cuando irisa
el halo de la estrella con su aureola.

Luceros que enternecen madrugadas,
asceta en la virtud que persevera,
milagro de la luna que acrisola
umbrales de inefables alboradas,
que abraza con su fe de primavera.
el halo de la estrella con su aureola.






domingo, 7 de septiembre de 2014

Madre de Luz



¡Oh Madre del amor, las esperanzas,
mambisa del terruño caribeño,
me acerco a la humildad de tu silencio
leal en el sudario o la algazara!
Oh Madre del consuelo y de la alianza
virtuosa de la fe que no traiciona,
paciente misionera en las auroras
testigo del hacer sin arrogancias, 
genuina en el espíritu que adora
la infusa humanidad que se aquilata.

¡Oh Madre de la Luz que vida irradia 
celosa vigilante  en los desvelos,
que sufre las desdichas de su pueblo
y nunca pierde el alba en la mirada!
El aura de la estrella soberana
defiende con honor su vehemencia,
presume del estío en las riberas
abraza en las impávidas jornadas,
no importa si es otoño o primavera:
su manto celestial siempre nos guarda.








sábado, 6 de septiembre de 2014

Presiento

Presiento

Presiento esa bondad que se destila
lejana en el concierto de las olas,
en ese salpicar de blanca espuma
que invade los secretos de la aurora,
decana de un amor sin armadura
guardada en el tesoro que arrebola.

Presiento un mar de arena blanca y fina
tallando en cada huella sus memorias,
ardiente en el revuelo sin censuras,
discreto en el azar de cada historia
y arúspice sensual bajo la luna,
meliflua en el placer que se corona.

Presiento un derrochar a la deriva
bregando en la pasión más generosa,
gozando del salitre y la fortuna
que hechizan  la ambrosía del aroma
y el soplo cenital cuando copulan,
los sueños confidentes que obsesionan.







Mientras danza


El viento canturrea amaneceres,
el aria surca infusa desde el alma,
afín es la oración acompasada
y el brillo opalescente en su algazara.
Irisa el tornasol de rosicleres
la fúlgida tonada de la brisa,
tallando un epigrama con la lira
versada intensamente mientras danza.

La luz cubre el espacio vehemente,
estrumpe en el milagro del desvelo,
libera con su adarga verso a verso
el loco frenesí de un juramento.
De seda va la musa irreverente
gozosa del blasón de su linaje,
va en busca del aroma de los mares
sedienta del carisma caribeño.






miércoles, 3 de septiembre de 2014

Presagio



Cobija el corazón luz y desvelo,
 el soplo perspicaz de la caricia
abriga intensamente la delicia
y el pleno regocijo del anhelo.
Distingue el horizonte en su revuelo
plegando entre las sombras su nostalgia,
comulga la paciencia con la magia
del alba sideral junto al rocío,
que  besa la añoranza del estío
en tanto el sacrificio se presagia.

Acoge entre esperanzas con recelo
lo incierto y lo transforma en ambrosía,
comparte realidad y fantasía
dejando lo genuino en cada vuelo.
Denuncia la venganza cual flagelo
que intenta sumisión, abismo y llanto,
 espera consternada en su quebranto
la fiel tenacidad que persevera,
en tanto se edifica una quimera
que agita el privilegio con su encanto.





martes, 2 de septiembre de 2014

Que nada se confunda



Que el mundo no silencie sus quimeras
ni encierre la razón de la añoranza.
Que expire la arrogancia que arrebola
y el fuego del amor cual almenara
se nutra libertino en las auroras,
en tanto perseveran las palabras.
Que el eco retumbando en el silencio
irrumpa el armonioso pentagrama,
con notas hacedoras de victorias
fluyendo sin control y desde el alma,
si ilusos laberintos entre anhelos 
 hilvanan confidentes sus batallas.     


Que nada se confunda con promesas
y el viento no atropelle las plegarias, 
que el loco desatino de la euforia
se pierda en la maldad de la falacia  
y borre la crueldad de las secuelas  
del odio retador que desampara.
Que el grito espiritual en los desiertos 
escrute un horizonte sin venganzas
y el  verbo inspirador de sus historias 
testigo de un oasis de esperanza,
revele sus primicias sin misterios
ni absurdas intenciones prejuiciadas.