Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 31 de julio de 2014

Déjame


 Verso déjame alcanzar
la gaviota que no espera,
quiero entre letras besar
la rosa de primavera
y con el viento atinar
la mariposa viajera,
que acaricie el despertar
flamante de mi quimera.

Luna déjame hechizar
el rosicler que cautiva,
impetuoso al estallar
con la aurora fugitiva
y el álveo crepuscular
en la mirada atractiva,
que no duda en abrazar 
con el alma su misiva.

Tiempo déjame soñar
profanando el laberinto,
quiero en el Cénit vibrar
acrisolando el instinto
si florece en el azar
alborozado y distinto, 
el milagro del versar
en el délfico recinto.







Algazara



Entona el torbellino en la algazara
de azules pajarillos entre arpegios,
cual notas que entre musas confesara
el numen de inefables sortilegios.

Es como si en el cerro eclosionara
el Cénit magistral y placentero
y en medio del oasis murmurara,
sutil un pentagrama aventurero.

Si iluso algún romance contemplara
el mito del crepúsculo tardío,
bohemio el peregrino no callara
la voz de la ambrosía en su albedrío.

Y entonces el parnaso se aclarara
cual ínclito presagio de quimeras,
en tanto inescrutable levantara 
sublime su versar de primaveras.



miércoles, 30 de julio de 2014

Canturreando con mis versos

Canturreando

Inspiran melodiosas cornamusas
que infunden esperanza y armonía,
 arpegios regalando la eufonía
 que escrutan el hechizo de las musas.

Tonadas que eclosionan tan ilusas
ofrecen la cadencia, la ambrosía,
el arte de versar la melodía
que estrumpe en los trinares sin excusas. 

Alondras canturrean por los montes
tan libres entre anhelos lisonjeros,
el trino seductor de los sinsontes.

Y mientras comparecen los jilgueros,
irrumpen atrevidos horizontes
gozosos los inquietos mensajeros.

Aimée Granado Oreña
Julio 24 del 2014





Convite

Fragantes los geranios hechiceros
surtiendo su belleza diamantina,
irisan la algarada matutina
y el eco alentador de los senderos.

Traviesos los zunzunes van ligeros
zumbando una tonada que fascina,
intrépida, coqueta y repentina
seguida de trinares mañaneros.

Convite de sonajas, mariposas,
primores del verano y la algazara
del céfiro danzando entre las rosas.

No hay nada en el entorno que negara
el júbilo de cánticos, de prosas
en versos que el lirismo confesara.

Aimée Granado Oreña
Julio 28 del 2014

miércoles, 23 de julio de 2014

Dejaste


Dejaste un sortilegio en la ambrosía
del verso seductor y diamantino,
llegó con alborozo matutino
fragante en su algazara y fantasía.
 
También me fascinó en su fantasía
la abstracta sensación del acertijo,
busqué en el hilvanar del entresijo
iluso eclosionar de mi utopía.
 
Y sé que tú compartes mi utopía,
que sientes como yo frugal anhelo:
tejiendo entre tus notas el desvelo
que aúnan la nostalgia y la armonía.
 
Me dejo enamorar por la armonía
que viste el pentagrama con suspiros,
idílicas las frases cual zafiros
que alcorzan la bohemia fantasía.
 
 


Hiladas y señales

Alcanzando estrellas

Asumo el cansancio y el dolor que deja
la huella profunda de la despedida,
temores que duelen pero que no humillan
si al final el miedo revela sorpresas.


Declive y ocaso, renuevo o quimera,
senderos del alma que escriben su encanto
con perlas de sueños y pesar del llanto,
madrigal de auroras que alcanzan estrellas.


Presumo el talento de la musa inquieta
que atrapa entre versos la ilusión divina,
me asusta la noche de ingrata utopía
llena de espejismos en cumbres de esperas.


Respiro el aroma de la lira intensa,
que vence el abismo de la infiel cascada
del Nadir incierto de sombras extrañas,
abriendo horizontes: rompiendo cadenas.






Señales
 
Sorprenden señales azules idilios
y el ocre del alma marchita enajena,
mientras los vestigios de ansiadas quimeras
son como pinceles que alcorzan genuinos.
 
 La lluvia cansina domina en los bosques
delira su llanto gimiendo irascible,
mientras un espectro de anhelos sublimes
irisan cascadas por el horizonte.
 
Señales que temen rencores pasados
de tiempos vividos y amores discretos,
mientras en las sombras de endrinos desvelos
hay crisol de gozo, renuevo y verano.
 
Aroma de fresnos, castaños, abetos,
arces, madreselvas danzan su aventura,
mientras la ventisca traviesa y adusta
atrapa colinas de hiedra y romero.
 
Indemnes señales, libres de atavismos
tremolan inquietas en la despedida,
mientras el ocaso bohemio entre enigmas
guarda en el silencio su azar peregrino.
 
 
 
 
A veces
 
A veces me domina el espejismo
en noches de repente sortilegio,
si augura un sentimiento en el abismo
 la ilusa inspiración cual privilegio.
 
 Y sé que no coincide el peregrino
instante del amor  y el cautiverio,
sagrado en el gozar del clandestino
suspiro redentor del adulterio. 
 
En tanto desafiantes los desiertos
que frisan ilusiones cristalinas,
alaban repentinos los aciertos
del tierno madrigal en las colinas.
 
Y siento que el ocaso se ilumina
si arropa en la constancia la ternura,
en tanto mi crepúsculo domina
la sombra que conquista su aventura.
 
A veces es mejor errar al viento
dejando su atavismo entre la brisa.
A veces lo genuino del talento
concibe en el averno la sonrisa.
 
 
 
 

martes, 22 de julio de 2014

Escucho el ahora

 
Yo siento el presente que vive y ofrenda,
concurre sin miedo cual reto que inspira
vigente se impone, paciente se entrega
leal en el surco de amor que concilia.
Yo escucho el ahora de intentos que animan
pendientes de sueños e ilusas quimeras,
alianzas que allanan angostas colinas
sin mitos de azares ni arcanas leyendas.
 
Bendecido el tiempo que no se detiene,
en tanto despide las sombras inciertas
y es sabio, preclaro, cabal e indulgente,
testigo de auroras con lunas y estrellas.
Crucial desafío del hacer que increpa
desvelados retos que no languidecen,
mientras el presente renueva alamedas
 de arúspices prados entre rosicleres.







domingo, 20 de julio de 2014

Versales de auroras

 
Mis versos de auroras

Hay montes de sueños en versos de auroras,
matices cetrinos, testigos arcanos
que anidan las huellas de azares ufanos,
celosos de anhelos y sombras traidoras.


Vestigios y estigmas en noches rectoras
de claros de luna y encuentros cercanos,
caminos de espliegos, senderos lozanos
vitales destellos radiantes de auroras.

Colinas de acordes y notas cantoras
que exhalan al viento sonidos tempranos,
arpegios silvestres, renuevos serranos,
tesoros del tiempo y enigmas de auroras.

Primor de praderas adornan las horas
que ilusas inspiran torrentes profanos,
leyendas de amantes y hechizos decanos
cascadas del alma, rocío de auroras.





Generosa en su promesa

Acerco mi pasión a la esperanza
la ronda del amor vence fronteras
y emergen del abismo las quimeras,
que vuelan hacia el eco que me alcanza.

Anhelo sin recelo ni venganza
la grácil golondrina que regresa,
cual musa del versar que me embelesa
tan libre en el azarbe de la lira;
e ilusa en el estío que me inspira
si esplende generosa en su promesa.

Tesoro es el edén de mi desvelo,
oasis del azarbe si conduce
virtuosa la cascada que transluce,
el díscolo primor en su revuelo.
Fenece en el olvido el desconsuelo
y aliena la nostalgia quejumbrosa,
concede una sonrisa luminosa,
preclara en la razón sin espejismos
sin sombras de cetrinos atavismos,
que oculten la verdad maravillosa.

Y canto con el trino de la alianza
la suave melodía de la espera,
que sabe del rubor de primavera
y alivia la inquietud de la añoranza.
En tanto se disfruta en la romanza
la nota peregrina que traviesa,
sorprende en el azar cuando confiesa
primicias de la aurora que conspira,
tentando el rosicler cuando suspira
si esplende generosa en su promesa.

 


 
 


 

 
 

Sinfonía de letras


Ansiedad que vuela

Tremola de ansiedad lo que yo siento
y esgrime en el azul de la sonrisa,
el roce caprichoso de la brisa
ilusa en el nostálgico tormento.


Sofoca el fuego inmundo del lamento,
asfixia el surtidor que profetiza
augurio del amor en la requisa,
sin odio, ni rencor, ni sufrimiento.

Volar libre de rabia, de arrogancia,
indemne de sofismas y egoísmos
con alas de paloma enamorada.

Obrar con la verdad y la prestancia
sin trabas de visiones ni atavismos,
alzando al horizonte la mirada.
 
 
 
 
 

 
 
Si la esperanza brota

Extraño cada día tu voz toda dulzura,
añoro una sonrisa y el eco de ternura.
Te siento en mi universo que inspira cada nota,
fluyendo cual adagio si la esperanza brota. 


Quimera que me abraza leal y acrisolada,
irisa el horizonte cetrino en la algarada.
Pletórica extrapola y esplende en la belleza,
surtiendo desde el alma loable su nobleza.

Acerco a mi nostalgia que espera en los azares,
milagros que sorprenden trinando sus cantares.
Alivio la tristeza que surca clandestina,
con la memoria inquieta, donosa y peregrina.

Son páginas del tiempo que ilusas nos presagian,
sutiles desafíos y ensueños que contagian,
retando en sus revuelos arcanas aventuras
intrépidas y audaces, sin sombras ni angosturas.
 
 
 
 
 
 

 
 
 


 

sábado, 19 de julio de 2014

Alivia la nostalgia


Alivia la nostalgia en otras tierras
el verso surtidor que no descansa,
se aferra a la eclosión de la palabra
genuino en alcorzar sus primaveras.
Inspiran desveladas las promesas
que llegan sin copiar adversidades
y es fiel a los estigmas entre azares
aún en la sequía que atormenta.


Se escribe en la ventisca mensajera
venciendo depresiones y vacíos,
no importa si entre etéreos espejismos
el álveo matutino se revela.
La pluma en alboradas callejeras
no puede mendigar lo que no es suyo,
auténtica se nutre en los susurros
que emanan del placer sin anatemas.





jueves, 17 de julio de 2014

Prohibido olvidar



 Prohibido olvidar tanta ignominia
 cual descarga de odio envilecido,
 que cegó la esperanza entre alaridos
 de gritos lacerando las heridas.
 Asfixiando el decoro con la ira
 intensa y despiadada flagelando,
 sin importar el aura de los años
 hundiendo a la inocencia con malicia.
 
 Se prohíbe olvidar tanta indolencia
 la cruel atrocidad del despotismo,
 que violó lo más puro y lo más digno
 quebrando tantos sueños y quimeras.
 Suplicio de agonía que encadena
 el supremo dolor entre las olas,
 no pueden silenciar almas, historias
 testigos del terror que deja huellas.
 
 Contubernio de espuma, mar y arena
 cual templo libertario que no expira,
 virtuoso en la misión que no claudica
 buscando un horizonte entre tinieblas.
 Exhala libertad de primaveras
 e inunda su algazara redentora,
 anhelos perpetuando las memorias
 de almas que aún irisan las estrellas.
 
 Inspirada en el recuerdo de aquellos niños, adolescentes y jóvenes cargados de sueños y propósitos nobles, cubanas y cubanos que fueron vilmente asesinados el día 13 de julio de 1994, en aguas territoriales por guardacostas, cuando trataban de escapar del suplicio agonizante de la dictadura cubana, en el Remolcador 13 de Marzo.
 
 ¡Fatídico día, prepotencia y odio aniquilando vidas!
 
 A todos aquellos cubanos que se han lanzado en balsas, embarcaciones precarias, enfrentando la inmensidad llena de impredecibles desafíos del Mar Caribe, para atravesar el Estrecho de la Florida en aras de alcanzar libertades obvias y plenas oportunidades de vivir dignamente: el eterno respeto y la admiración suprema.
 
 Para aquellos que hoy duermen el sueño eterno en las profundidades del océano sin haber alcanzado sus quimeras, sepan que sus almas trascienden sin censuras ni cadenas para la eternidad.

domingo, 13 de julio de 2014

Fisuras entre letras

 
Extrema soledad que comparece
y alquila el aposento de la pluma,
dejando entre mis letras las fisuras
que ignoran la inocencia vehemente.

No importa si el empeño languidece
y el tedio se desvela entre la bruma,
la incauta adversidad cobra facturas
en tanto vaga ilesa injustamente.

Y mientras va la lluvia sin recato
dejando filigranas entre montes:
quiméricos anhelos sin contrato.

Entonces se revelan horizontes,
no hay musa que se rinda al arrebato
de arpegios y trinares de sinsontes.
 
 
 
 
 
 


sábado, 12 de julio de 2014

Presagiando el gran deleite



Concierto de luna llena
romancero y algazara,
cortejado por estrellas
vestidas de azul y plata.
Sinfónica algarabía
presagiando el gran deleite,
en el convite genuino
de cometas y luceros,
mientras la dama divina
es reina del firmamento.

Danza de luces y sombras
en el álveo desenfreno,
mientras sublime se alcorza
el fantástico desvelo.
Pintan ilusas chinescas
presagiando el gran deleite,
en el lienzo diamantino
que vislumbra el sortilegio,
entre la Luna traviesa
y el horizonte de arpegios.
 
 
 


miércoles, 2 de julio de 2014

De mi Cuba no me olvido



Gozo el lirismo y la conga
del Caribe y el Parnaso,
traigo la musa del campo
y el deslumbrar de la aurora,
que se nutre del salitre
al vibrar las tumbadoras.

Soy cubana y sin reservas
 amo la rumba y el mambo
y es el bolero el remanso
pasional que deja huellas,
entre desvelos de montes
acariciando quimeras.

De los Orishas el canto
y el sabor que no claudica,

regalando las sonrisas
en medio de los quebrantos,
con la pícara sandunga
 tropical de su arrebato.

Y qué decir del guajiro,
del auténtico guateque
del romerillo silvestre
y el jilguero con su trino,
enterneciendo los valles
de palmeras junto al río!

Soy así de verso y clave,
de melodía y verbena.
Soy de Cuba y matancera,
traigo el verano en mi sangre
de los ancestros divinos
que comulgan en los mares.

Me inspiro en el sincretismo
de cabildos y deidades,
me deslumbran los azares
de atávicos desafíos
y aunque viva entre cipreses:
de mi Cuba no me olvido.
 
 
 

martes, 1 de julio de 2014

Preludio


Preludio de esperanza a la deriva,
el canto de su anhelo me convoca
y siento que el amor no se equivoca
genuino en el hacer que lo motiva.


Quizás en la nostalgia fugitiva
la triste adversidad que se desboca
acoge el pesimismo y se sofoca,
cegada en la ignorancia inquisitiva.


Mas vuelan entre azares mariposas
con alas de pasiones libertarias,
sabiendo que entre espinas nacen rosas.


Esplende el optimismo en las plegarias
que inspiran las misiones milagrosas.
 sin dogmas ni cadenas doctrinarias.