Mis letras versadas

Mis letras versadas

lunes, 30 de junio de 2014

Recrea fantasías para el alma






Danzaba un colibrí pleno en su vuelo
con alas y pinceles de esperanzas,
inquieto cual bohemio y peregrino
tan ágil y veloz en las mañanas,
en tanto los cipreses florecidos
inspiran mil tonadas entre anhelos.

El claro despertar que nos conmueve
y el eco inspirador de su algazara,
comulgan complacientes y adorables
con alas y pinceles de esperanzas,
si alcanza el sortilegio inolvidable
el aura del amor cuando amanece.

Es tierno el rosicler que en la distancia
descubre  lisonjero el acertijo,
 atisba la presencia en la alborada
inquieto cual bohemio y peregrino,
de ilusas golondrinas desveladas
 trinando primaveras sin falacias.

Exhibe el esplendor de su plumaje
y liba la ambrosía delicada,
batiendo sus alitas con esmero
tan ágil y veloz en las mañanas,
el tierno zunzuncito que travieso
alcorza la armonía en mis paisajes.

Audaces entre ramas andarinas
con gracia y acrobáticos saltillos,
se ingenian alocadas las ardillas
en tanto los cipreses florecidos,
deslumbran la genuina maravilla
que esplende su elegancia diamantina.

Y mientras se despide en pleno vuelo
el tierno colibrí de azules alas,
aquel que con el ritmo de la musa
recrea fantasías para el alma
que escribe melodiosas aventuras
e inspiran mil tonadas entre anhelos.
 

sábado, 28 de junio de 2014

Y aún en el pesar

Vaivén de la esperanza entre las olas
persuaden el capricho del silencio,
entonan melodías ancestrales
cual arpa en el convite que arrebola
y aún en el pesar inevitable,
es cómplice de azules sortilegios.


Se siente la sinfónica llegada
que inunda lo crucial en el desvelo,
el alma se humedece en los instantes
del bello rosicler en la algazara,
que busca en el reflejo impostergable
el grato amanecer lleno de anhelos.


Y el mar se precipita con su encanto
de estrellas, de corales y amuletos,
del tórrido pregón de los azares
y el álveo vislumbrar en lo lejano
del Sol que en la alborada inexorable:
anuncia el despertar del universo.

Crecer


 
 
El tiempo de crecer no es un enigma,
si en busca del amor se hace caminos
y enfrentan los azares peregrinos
la plena inspiración libre de estigma.
 
No es mágico el crecer cuando es genuina
la auténtica razón del albedrío,
que sabe del constante desafío
y el reto que supera la rutina.
 
Bregar de la pasión que fugitiva
pretende enriquecer sus primaveras,
sembrando en cada brecha las quimeras
que anhelan trascender la perspectiva.
 
Sin trazas de ambiciones egoístas
crecer es conspirar sin espejismo,
es vida en el sendero de atavismo
sin sombras de arrogancias anarquistas.
 
Crecer no es ilusión antagonista,
es gozo en el andar que no traiciona
y en medio de tropiezos eclosiona
vital la madurez protagonista.

viernes, 27 de junio de 2014

Obrando con amor



Cetrina ventolera caprichosa
rompiendo pensamientos en vigilia,
confusa entre las ramas quejumbrosas
tremola con el verso a la deriva.
Y sabe que la lluvia no intimida,
que inunda con frescura desde el alma
tejiendo con azares la esperanza
y obrando con amor en sus primicias.

Inunda la fecunda melodía
el céfiro agitado y levantisco,
se escucha la cadencia de la brisa
y el eco inconfundible de su trino.
Arpegio que ha guardado el acertijo
profundo en cada nota de la lira,
rebusca entre las páginas de un libro
la huella inexorable que no expira.

El gris veló la tarde entristecida
y el Sol buscó el refugio irreverente,
en tanto las traviesas golondrinas
encuentran descansar en los laureles.
 Iluso el vendaval entre cipreses,
 augurio de la noche peregrina,
confirma en su concierto sorprendente:
el mito visionario y utopista.
 
 


Nace un verso


Floreciente entre los lirios y verbenas
y ofreciendo el corazón con lozanía,
sale ilesa la indulgente rebeldía
liberando el laberinto de las penas.


Es osada la visión entre azucenas
que desborda su talento en la utopía,
va surtiendo entre jazmines la ambrosía
 y el aroma inspirador de las almenas.


Alentado nace un verso redimido
si perenne persevera con la musa
y comparte un corazón correspondido.


Se apasiona con la lira que inconclusa
no claudica ante el insomnio desmedido
y se aferra al pensamiento sin excusa.

jueves, 26 de junio de 2014

Con la niebla tempranera


Con la niebla tempranera
del murmullo matutino
se rocía el coralillo
que se enreda en mi ventana.
Es la lluvia enamorada
despidiendo primaveras,
presagiando filigranas
en las alas de quimeras.

 
Suave brisa se desborda
en veredas diamantinas
caudalosas que acarician,
la rosácea madrugada.
Rosicler que se aquilata
con el trino de la aurora,
que trasciende en las montañas
junto al mar que le apasiona.
 
Gratifican alamedas
las deidades sigilosas,
cuando el céfiro arrebola
torbellinos en el alba.
Es un canto a la esperanza
que diluvia con la estrella,
en azules algaradas
con la niebla mensajera.
 
 


 
 
 

miércoles, 25 de junio de 2014

Entre dos mares



Nos llega otro verano entre dos mares
cargado de distancias y silencios,
nos llega levantando tempestades
en medio de amenazas y placeres.
Regresa en el convite de quimeras,
osada entre las olas sorprendentes
la luna en su genuina confidencia
 que besa el sortilegio con la tierra.
 
Nos llega la sonrisa del ocaso
plagada del calor del universo,
de playas y de tórridos desvelos
y  aciagos derroteros entre huellas.
Conforme se revela junto al tiempo
la ilusa gestación de primaveras,
guardando en la esperanza el fiel anhelo
que imprime un testimonio en sus promesas.
 
Insomne la mirada inexorable,
se aferra a su memoria vehemente
e inspira un laberinto de ansiedades
la necia libertad que no envilece.
Nos llega reciclando las estrellas,
sumando corazones con su temple
cual cénit del amor que entre dos mares;
alivia la nostalgia en otras tierras.

lunes, 23 de junio de 2014

En medio del cansancio


Crisol que visualiza  preclaro sus albricias
y anima la fogata del délfico aposento,
silencio que no expira celoso del tormento
y alaba desde el alma la voz que no claudica.
Es cierto que el verano nos llega en otro cielo
y entonces no comprenda la saga del desvelo,
en tanto en el insomnio se esfuman las colinas
de inciertas frustraciones, de dogmas y de estigmas.

Tesoro que ambiciona la luz entre las sombras
cansado de tinieblas sorprende libertino,
al cauce que conduce leal sin laberintos
 de espliegos florecientes en tórridas auroras.
Conserva la fragancia casual de las memorias
en páginas que escrutan romances y acertijos,
dejando en el sendero de amor como testigo
la estela visionaria que anhela la victoria.

Irradia la esperanza sin odios ni anarquías
el álveo del camino de grutas y peñascos,
tropiezos, emboscadas en noches de quebranto
y sórdidas pendientes de quejas y mentiras.
Y mientras la confianza va ilusa en su utopía
 escribe el peregrino bregar de su arrebato,
enfrenta desafíos en medio del cansancio
vertiendo el milagroso poder de su ambrosía.






sábado, 21 de junio de 2014

Torbellino de esperanzas


Tierna es la brisa que llega sin permiso y cortesana,
bella e ilusa en su atavío con pasión de enamorada.
Vuelve al retozo que hechiza con lisonjas de esperanzas,
mientras tanto en su delirio se desvela sin palabras.
Sigue las huellas divinas del amor en mi ventana:
tierna es la brisa que llega sin permiso y cortesana.
 
Sopla un vendaval de anhelos tolerantes y genuinos,
 siempre leales sin trazas de falacias ni acertijos.
Siente el gozo que se inspira cadencioso y confundido,
cual torbellino supremo de conjuros precavidos.
Se oye un adagio de notas y el pregón del estribillo:
sopla un vendaval de anhelos tolerantes y genuinos.
 
Sube la espuma en las olas de alboradas sin nostalgias,
mientras la luna de plata siempre reina la agasaja.
Crestas ilesas salpican de salitre la algazara
son arrecifes que adornan coralinas filigranas.
Oda del mar en la aurora presagiando la velada:
sube la espuma en las olas de alboradas sin nostalgias.
 
 
 
 


viernes, 20 de junio de 2014

¡Cómo duele!



¡Cómo duele la distancia!
Es cual quebranto del tiempo
que multiplica las ansias
y extrapola pensamientos.
Es el dolor que no acaba
es la añoranza en un ruego,
es la plegaria del alma
que se amotina de anhelos.

¡Cómo acaricia la tarde
 cuando el céfiro la besa!
Deja que un sueño le abrace
con elixir de quimeras.
Y atesora cada instante
el azul de primaveras
y hasta el torrente de azares
entre acequias de promesas.

¡Cómo aquilata el silencio
al crepúsculo en la noche!
Es la visión del lucero
cual utópico quijote.
Auténtico y sin apremio
sabe del mar, de los montes,
del trinar del azulejo,
del jilguero y el sinsonte.

Y duele hasta el sentimiento
la impotencia y la agonía,
en el delirio soberbio
y en la amarga despedida.
No hay crisol ni privilegios
cuando muere la sonrisa,
solo el bárbaro bohemio
es quien revela su ira.

El aroma de esperanza
se ha trocado en desconsuelo,
busca atrapar la constancia
que persevera sin miedo.
Al abismo de nostalgia
va el amor como escudero:
¡Cómo duele la distancia
que se amotina de anhelos!






martes, 17 de junio de 2014

Mi amanecer

Amanece la armonía que embelesa
el delirio cenital que la motiva,
fascinada del albur y la nobleza
del furtivo atardecer que le cautiva.

Se vislumbra en el umbral los tulipanes
encubiertos por las musas sibilinas,
cautelosas entre versos tan galanes
amanecen rosaledas diamantinas.

Y se insulta el desamor ante el misterio
del agravio que se arrulla en las primicias
sin sarcasmos,  invectivas ni dicterios,
que despeñen el poder de las caricias.

Amanecen travesuras de quimeras
y despiertan junto a musas peregrinas,
la tentada seducción de las esperas
y libertas escapadas clandestinas.
 
 

 

Traviesa la musa



La musa se inquieta en el álveo cielo,
disfraza su rostro con aura de estrella
y atrapa las sombras remontando el vuelo
con letras del alma que en versos destella.
Se inspira en la noche la amante querella,
de intensos azares, cansancio  y desvelo
no quiere rendirse pues su luz destella,
el crisol preciado del leal anhelo.


Derrama la ilusa sensación de estío
en su fiel romanza y en fugaz quimera,
 en tanto conspira crucial desafío
testigo del alba que impaciente espera.  
Traviesa es la pluma genuina y guerrera
que impregna su gracia venciendo el hastío,
promueve esperanzas cual firme escudera
en el álveo cielo del azul rocío. 







domingo, 15 de junio de 2014

A mi padre amado

A mi padre amado

Anhelo la mesura de ese abrazo
y el hálito de amor que me supera,
que inspira en el vacío fortaleza
e imprime voluntad en el quebranto....


Dibuja tu mirada alentadora
tan sabia en el virtuoso desafío,
el aura del auténtico cariño
genuino en la confianza que pregona.

Colmado y rebosante de optimismo
alejas los aciagos cautelosos,
de insomnios y nefastos abandonos
y acercas la humildad sin escondrijos.

Mi pluma se deleita peregrina
y cruza el horizonte en su desvelo,
buscando la esperanza en el empeño
que escruta el testimonio de tu vida.

No existe conjeturas ni lamentos
que empañen la mesura y la prudencia,
la clara sensatez y la nobleza
que nacen del intrépido denuedo.

Si acaso la anarquía de mis sueños
se atreven agitando laberintos,
arropas mi quimérico delirio
ungiendo con amor el pensamiento.

Escribe el albedrío de mi ocaso
la espera que alucina mi utopía,
susurran la pasión de tu energía
y el brío de tu ingenio visionario.

Fundiendo la esperanza

Fundiendo la esperanza

Sublime en las primicias y senderos
abrazo ese poder de fortaleza,
que afianza la humildad con la grandeza
y alcorza desafiantes derroteros.


No hay magia ni amuletos hechiceros
que puedan superar con entereza,
la cálida pasión de la nobleza
que ensalza los valores verdaderos.

Instruye la elocuencia que se admira
leal sin artificios ni ornamentos,
en medio del cansancio que delira.

Ni sombras de egoísmos ni tormentos
confunden esa fe que tanto inspira,
fundiendo la esperanza entre cimientos.

Memorias que no escapan

"MI MEJOR MOMENTO CON PAPÁ"

Memorias que no escapan


Memorias que nunca escapan

y son albricias del tiempo,
que como perlas del alma
adornan tiernos recuerdos.

Aún presiento la mirada
de tu sabio pensamiento,
cuando en sublime velada
desafiaba al intelecto.

Era mi tesis, cual arma
que defendía el empeño,
en la cálida mañana
de aquel verano de anhelos.

Orgulloso y confidente
en la más genuina alianza,
aún inspira cuando esplende
el bastión de tu palabra.

Pasan los años y el tiempo
nos sorprende con auroras,
en desafiantes senderos
y torbellinos de historias.

Y tú sigues siendo el héroe
de alboradas y contiendas,
de ineludibles deberes
y peregrinas quimeras.

Añejada la esperanza
entre alamedas de sueños,
las memorias nunca escapan
y adornan tiernos recuerdos.
 



 
 

sábado, 14 de junio de 2014

Mi verso

Mi verso

Mi verso no intimida ni amilana,
es parte del torrente que apasiona
las noches desveladas con la aurora
que irrumpe sin permiso en mi alborada.
No anula ni claudica en la plegaria,
tan solo se conmueve y precipita
el aura del espíritu que incita,
cascadas de emociones que contagian.


No es arma que destruye ni atropella,
es soplo de la musa que genuina
admira la humildad y la osadía,
del verso que consagra su promesa.
Precisa de suspiros y de estrellas,
del gozo inusitado irreverente 
que anuncia entre milagros confidentes,
ilusos horizontes de quimeras.









Lira inusitada.



Crepúsculo alocado
de mágicos azares y desvelos.
Insomnio consumado
de intrépidos anhelos,
ardientes en el délfico legado.

Yo sé del ser amado
que busca la cordura en el lucero
y abraza desnudado,
inquieto y lisonjero
el gozo del placer precipitado.

La luna ha susurrado
hermosa y destellante en su atavío,
celosa ha contemplado
destellos de rocío
y el cénit del orgasmo suspirado.

Tesoro acariciado
tan libre sin cadenas ni ataduras,
sublime e inspirado
travieso y sin censuras
cual tórrido apogeo inusitado.





martes, 10 de junio de 2014

Se rompen los silencios

 
Despeina suave brisa la alborada
de azares que despiertan inocentes,
se rompen los silencios de repente
en tanto se libera la añoranza.
Se llena de rocío la nostalgia
bañada con el llanto de la noche,
quizás supo de besos o reproches
la ilesa golondrina desvelada.





Impacta la osadía anticipada
que ilusa busca el roce de un recuerdo,
 asoma desde el alma el sortilegio
e inspira verso a verso su romanza.
Irrumpe en el estío la mañana
de azules alamedas tentadoras,
presagia un frenesí que se atolondra
ansioso en la utopía alucinada.





Imprime una quimera emocionada
la inquieta fantasía que deslumbra,
se nutre de la aurora que le augura
la fe que no claudica en su bonanza.
Instruye milagrosa desde el alma
la justa sensación sin espejismos,
respeta la bondad sin escondrijos
y acierta en su plegaria consagrada.


sábado, 7 de junio de 2014

Andando



Andando va de prisa en el desvelo
sin miedo, sin temor al acertijo
seguro de alcorzar el escondrijo
que atrapa la esperanza en el anhelo.

Se entrega cotidiano en el revuelo
y acepta la pasión cual regocijo,
sin nubes de quebranto ni entresijo
que empañen con nostalgia nuestro cielo.

Se empeña el hacedor en la conquista
que abraza el optimismo sin visiones
y eleva la oración que multiplica.

Andando va el amor protagonista
tomando con su fe los corazones,
celoso en el hacer que no claudica.

Bendice la verdad cuando predica
desnudo en su humildad sin fanatismos,
genuino sin rencores ni egoísmos.

Soplo del viento




Soplo del viento, dulce la brisa
que se apodera de los caminos,
con la frescura de una sonrisa.

Trinan tonadas los peregrinos
que entre las ramas surten sin prisa,
los seductores cantos divinos.

Añil del cielo que al valle irisa
y en sus pinceles van clandestinos
magia y hechizos de pitonisa.

Acrisolando montes genuinos
 brilla la musa que profetiza
diáfanos sueños: versos hialinos.

Soplo del viento, dulce la brisa,
trinan tonadas los peregrinos.
Añil del cielo que al valle irisa,
acrisolando montes genuinos.












Ilusa y desvelada


Ilusa me despierta la mañana
y busca la esperanza en mi sonrisa,
paciente me seduce con la lira
y encuentra florilegios de palabras.

Traviesa en el crisol de la primicia
del alba caprichosa y desvelada,
intrépida, celosa y libertina
aleja la impaciencia y la nostalgia.

Trasciende sin temor ni desconfianza
sincera en la emoción de quien la inspira,
bien sabe de milagros y añoranzas
que tejen filigranas con porfía.

Y anuncia desde el alma las albricias
del ínclito poder que la arrebata,
revela milagrosa y atrevida
el vasto amanecer en su plegaria.

Ilusa me despierta la mañana
traviesa en el crisol de la primicia.
Trasciende sin temor ni desconfianza
y anuncia desde el alma las albricias.





jueves, 5 de junio de 2014

A pesar de todo




Recorrer la historia familiar es como conectar el presente con el pasado. Cada historia deja testimonio de su peregrinar. Son como las páginas de un libro en las que se graban todos los momentos cruciales y decisivos que dejan huellas de alegría y también de quebranto.

Cada uno vivimos nuestra propia historia, somos responsables de cada acción pero al mismo tiempo necesitamos conocer de donde venimos, quienes nos antecedieron y como la vida nos cambia es un instante para definir nuestro futuro.

He de contar mi historia, llena también de esperanzas y tristezas, de momentos que no comprendí y que ahora al pasar los años forman parte decisiva de mi vida. Es difícil comenzar el camino en otras tierras, es como nacer de nuevo, tal fue el caso de mi familia, que llena de ilusiones emprendió el desafío más importante de sus vidas. Somos de Cuba, la bella Isla  del Caribe, reina de las Antillas, bendecida por la alegría de su gente, por el eterno verano de sol, arena y playa, por la belleza de sus valles y la esbeltez de sus palmeras. Somos de Cuba y siento ese orgullo que no se aparta de las raíces de mi tierra, de mis orígenes y recuerdos lejanos y más aún cuando escucho anécdotas de tantas travesuras que acompañaron mi niñez y descubro esa sonrisa tan especial de mi mamá y de mi abuela en mis recuerdos. Matanzas es la ciudad de nacimiento de mis padres, toda mi familia nació y creció en esta bella ciudad, aunque nuestros ancestros llegaron a Cuba en la segunda mitad del siglo XVIII, procedentes de Santillana del Mar en España. Histórica y a la vez enigmática mi ciudad, llena de bellezas naturales, una ciudad costera, rodeada de playas y atravesadas por caudalosos ríos, con cuevas, valles y elevaciones que guardan épicas leyendas. Es también la ciudad de los poetas y escritores, cuna de tantas historias legendarias que han pasado de generación en generación y aún se perpetúan regias, soberanas.

Admiro la modestia y la sencillez, la creatividad y el ansia de superación y son parte inseparable de las enseñanzas que me han transmitido mis padres. Mi madre una mujer increíble, inteligente, culta, preparada, incansable estudiosa y maestra por naturaleza. Pudo ejercer como profesional en Cuba, graduada con Honores en la Universidad y amada por sus estudiantes y compañeros de trabajo. Mi padre, un trabajador sin fronteras,honrado, culto, siempre sabio y perseverante, a quien la vida lo marcó por circunstancias difíciles en su niñez y tuvo que crecer con la fortaleza de su espíritu que nunca se doblega y la voluntad de imponerse con inteligencia ante las dificultades y azares cotidianos.

Tanto mi madre como mi papá tuvieron que tomar la decisión más importante de sus vidas, la que cambiaría para siempre el curso de los acontecimientos planificados, la que significaba la ruptura con todo lo querido, con los seres amados, los amigos, los proyectos . La vida en Cuba se hacía muy difícil, la escala de valores se había invertido en la sociedad flagelada por el comunismo que desgasta y esclaviza. No había perspectivas ni grandes horizontes, no era posible vivir con decoro en medio de  tantas dificultades e incertidumbres. La secuela nefasta de la doble moral en una sociedad dictatorial dejaba huellas profundas.

Entonces llegó lo inesperado en el momento preciso sin siquiera imaginarlo, mi madre había sido ganadora en la lotería de visas para emigrar con su familia a los Estados Unidos, y ahí comenzaba un nuevo capítulo en su vida, en nuestras vidas que cambiaron para siempre su destino. Era todo un reto  en busca de un futuro mejor para nosotros, mi hermano y yo que a pesar de todo habíamos tenido una infancia feliz junto a nuestros abuelos y demás seres queridos y nunca habíamos percibido ni sufrido de necesidades visibles a nuestros ojos de niños inocentes y ajenos a todos los problemas. Allí, muy cerca de nuestra bella casa, donde se respiraba el aire puro del mar, estaba nuestra primera escuela, nuestros primeros amigos, nuestras maestras inolvidables y queridas, nuestros primeros libros, los cuadernos de escritura y ortografía, nuestras primeras lecturas , los cuadernos de matemáticas y los primeros honores escolares, allí  estaban nuestros afectos , los juguetes más queridos y los primeros recuerdos que aún permanecen vivos entre sonrisas y nostalgias.

Un adiós o un hasta siempre en la triste despedida en el aeropuerto de La Habana, mi tío y mis abuelos desgarrados por el llanto, nosotros pequeños y aturdidos, agarrados fuertemente de la mano de nuestra madre, diciendo un adiós con la mirada, sin comprender el porqué mis abuelos tenían que quedarse en Cuba, sin entender el porqué mamá nos separaba de ellos. Arribaron mis padres a tierra extraña cargados de silencios y también de esperanzas, con lágrimas y memorias inolvidables y con un enorme desafío para enfrentar la realidad en un país con idioma, clima y costumbres muy diferentes.

El destino nos condujo a una hermosa ciudad, a la Venecia del Oeste americano, a la ciudad de los poetas bohemios, los puentes y los ríos. La casualidad nos trajo a una ciudad tan parecida a la de nuestro nacimiento con hermosos paisajes y la fascinante oportunidad de descubrir y vivir la magia de las cuatro estaciones con todos sus enigmas. A pesar de las diferencias culturales y el choque entre nacionalidades, se percibió la bondad, la sencillez  y la educación formal de su comunidad que nos recibía también con su carga de recuerdos y costumbres. Apoyo espiritual, material y humano hizo el transitar menos traumático. Una escuela elemental maravillosa, cercana a nuestro nuevo hogar, con un equipo de maestros maravillosos, amables y muy profesionales. Nuestras buenas calificaciones y conducta ejemplar, hizo que tanto mi hermano como yo fuéramos ganando el respeto y la admiración de nuestros nuevos compañeros. Fue un proceso difícil pero no imposible porque el amor y la confianza hicieron la diferencia.

Mi madre siempre incondicional y laboriosa, ejerciendo como maestra voluntaria en nuestra escuela, hasta que su salud se lo permitió y mi padre trabajando fuerte con muy poco descanso, dándonos su confianza y fortaleza, luchando contra todas las barreras y sin jamás quebrarse ante los obstáculos. No ha sido fácil para ellos, y por eso el valor que le doy a cada detalle que nos ofrecen con sacrificio y sin escatimar. La perseverancia es una cualidad que engrandece y permite vencer cualquier adversidad. Y así ha pasado el tiempo, varias estaciones compartidas bajo otro cielo, pero con el tesón y la seguridad de que el cielo es el límite.

Han pasado siete años y ya soy  un adolescente naturalizado en mi nuevo país, agradecido por la benevolencia y la oportunidad de vivir en libertad, sin embargo esa sensación de soledad lo persigue a uno y sin querer me acerca a los recuerdos e imagino el aroma del campo, el olor a mar, a salitre, las caras de mis amigos distantes, los sabios consejos de mi abuelo, la alegría impaciente de mi abuela; y a pesar de todo la vida me regala una sonrisa de esperanza.

De vez en cuando se me escapa una mirada al  horizonte, reflexiono, admiro la valentía de mis padres, los verdaderos héroes de mi vida, me siento seguro de mí mismo y con la decisión de seguir adelante, sin detenerme ante las vicisitudes. Yo sé que el mundo es amplio para los valientes y que ese ha sido siempre el lema de mis padres y abuelos. No rendirme jamás, levantar la cabeza al cielo, sonreír y escribir  con la fuerza del empeño que: Sí se Puede!

Hoy miro a mi entorno cuando escribo estas notas, finaliza otro atardecer, y observo los ojos de mi madre que me contempla con orgullo. Yo conozco esa mirada que me fortalece y me inspira a seguir adelante con mis sueños, a emprender con brío y empeño nuevos caminos con la esperanza  de alcanzar con firmeza y confianza mis objetivos. A pesar de todo, en cada desafío se revela la fuerza milagrosa del amor que trasciende y se aferra con ese poder maravilloso y único.