Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 24 de abril de 2014

Así empezó


Así empezó la historia, divinamente ilusa
en medio del cansancio me diste de beber.
Y así surtió el torrente sutil de la ternura
su ráfaga de intentos en el atardecer.
Allí sentí el impulso sublime de la musa
bebiendo del adagio, hincado de placer
y así empezó la historia genuina en la aventura
en tanto con la brisa danzaba el rosicler.

Te vio llegar la luna sensible en su desvelo,
bohemia en el presagio del loco acontecer
y así empezó el periplo de amor en la premura
dictando desde el alma su délfico poder.
Allí nació el idilio cual Cénit del anhelo
rociado por la magia sensual del entrever,
confusa y atrevida suspira la locura
que escribe nuestra historia de eterno florecer.

miércoles, 23 de abril de 2014

Con la pluma



Con la pluma que alcorza la verdad te engalanas,
pergamino de letras, talismán de mi andar
y suspiras, me hablas, me seduces con magia
en crucial sortilegio que convida a soñar.
Eres cofre que guarda las leyendas arcanas,
las historias que escrutan testimonio y azar,
en las hojas del alma la palabra presagia
la epopeya del tiempo que libera el pensar.



Con la pluma se ofende la mentira y el miedo,
se proclama el sendero cual testigo al marchar
y hasta vencen molinos quijotescos desvelos
con la adarga del verbo que permite avanzar.
Eres fiel al silencio cual deidad de mi credo
revelando el empeño y el insomnio al obrar,
confesor de añoranzas, de pecados, de anhelos
y el gentil escudero que me invita a confiar.











martes, 22 de abril de 2014

Cascadas de Luces: Calladamente

Cascadas de Luces: Calladamente

Calladamente


Callada va la niebla peregrina
dejando filigranas entre rosas,
surtiendo la deidad de sus primicias
y el álveo del crepúsculo en la aurora.
Entró sin claudicar calladamente
fragante en el aroma del rocío
y allí acampó, osada entre cipreses
cargando esperanzada su delirio.

Quiso el azar de anhelo y desatino
verter calladamente su letargo,
con soplos milagrosos de optimismo
venciendo las nostalgias del ocaso.
Sutil al avanzar en las pendientes,
supo esperar del alba sus caricias
y así admirar la angustia evanescente
en tanto la alborada resucita.


lunes, 21 de abril de 2014

Inquieto el amanecer


Inquieto el amanecer
con un vendaval de rosas
perfumadas, primorosas
en el álveo rosicler.
Enigmático el placer
de la cautela divina,
que se anticipa genuina
en su auténtico albedrío,
derramando en el rocío
el elixir que alucina.
 
Renueva el gozo que inspira
esa paz sin ataduras,
sin estigmas de locuras
cuando el hastío suspira.
Y se transforma la lira
del poeta enternecido,
con el versar atrevido
liberado y sin fronteras,
que eclosiona entre quimeras
cual estío florecido.
 
Admirable el torbellino
de las ardillas traviesas,
entre azares y sorpresas
que complementan el trino.
Persevera el peregrino
que se atreve en el querer,
con el cotidiano hacer
de la creación osada,
siempre ilusa en la alborada
del inquieto amanecer.
 
 
 


sábado, 19 de abril de 2014

Del Gólgota a la luz


Del Gólgota a la luz puente y camino,
misión de redención en el Calvario,
cual plena integridad que en el sudario
venció la soledad del peregrino.

Las huellas del dolor cual pergamino
escrutan la pasión del visionario,
grabando cual preciado relicario
la santa bendición de lo divino.

Misión de libertad rompiendo nudos
que ahogan la esperanza en el abismo
de absurdas necedades y ambiciones.

Y escribe con su sangre el heroísmo
la Cruz que fortifica los escudos,
que guardan el amor sin condiciones.




viernes, 18 de abril de 2014

A Gabriel García Márquez


Lacónico el adiós, parco y preciso
presume ante el espejo que no olvida,
los sueños de volar sin ataduras
y hacer del humanismo un escudero.
Estallan plañideras las colinas,
las lágrimas de ocasos lastimeros
conocen del amor en la espesura
y el eco magistral del intelecto.

Diluvio de esperanza en lo divino
revela el acertijo del enigma
y escruta más allá de la aventura
el firme compromiso del desvelo.
Solemne la verdad fiel y genuina
tallada sin censuras ni decretos,
es cómplice que inspira la mesura
y estrumpe con decoro al universo.

Epígono genial y convencido
de letras exponentes peregrinas,
nos dejas a  Macondo cual fortuna
de insomnios, costumbrismos y revuelos.
Etéreas las memorias compartidas
sorprenden cotidianas los senderos,
auténticas sin sombras ni censuras
son eco del amor de nuestros tiempos.

La alquimia de lo mítico y ficticio
fue el mágico cincel de maravillas,
umbral universal de la cultura
y el délfico remanso del anhelo.
Alcorzan visionarias las cuartillas
perpetuas entre azares y desvelos,
crisoles de nostalgias en penumbras
y albores florecientes de renuevo.


miércoles, 16 de abril de 2014

Caprichosa es la ilusión




Caprichosa es la ilusión de primavera
que atisbando entre colinas sin quebrantos,
ve llanuras blanqueadas de azucenas
alcorzando despertar de amaneceres.
Brisa etérea acariciando desde el lago
la suprema intensidad que se apodera,
cual  divino suspirar que no interfiere
con la magia universal de quien la besa.

Brilla el monte y el hechizo que destella
se arrebola entusiasmado del encanto
y el capricho del hacer en primavera,
dimensiona plenitud de rosicleres.
El azar entre pinceles de arrebato
deja el verde matizado de sus huellas,
en las perlas de jardines que estremecen
y el azul crepuscular en las veredas.

Trina el alba su concierto sin estrellas
y acompañan los jilgueros con su canto,
el primor de perpetuar la primavera
y el enigma cenital de sus poderes.
Se oye el eco victorioso del sinsajo,
lo imagino entre amapolas y violetas
con las alas de la fe que no fenece
y el estigma del amor que siempre espera.


martes, 15 de abril de 2014

En Primavera

Ansiosa del olivo en primavera
seduce la pasión inexorable,
genuina en el dolor irremediable
ofrece agradecida su quimera.

La noble convicción no desespera
y asume en su obsesión inquebrantable,
las cargas del hacer inexpugnable
que encuentra en el amor su fiel trinchera.

Se agita la esperanza justiciera
y alcanza con espíritu indomable
la súbita misión inapelable, 
leal, intransigente y sin frontera.

La impávida firmeza sin barrera
admira el horizonte inolvidable
e invita al desafío superable
la intrépida alborada mañanera.


Ya vuela la paloma mensajera
 y augura en su revuelo inevitable,
las ansias de una paz impostergable
que aclama su añorada primavera.







lunes, 14 de abril de 2014

Jesús: Amor Eterno, en Ti Confío.

Amigo confidente en la plegaria
 
Caminos que se alienan de pobreza
sustentas en tus manos confirmadas,
que lavan milagrosas y sangradas
vertiendo en su primor santa grandeza.
 
Espíritu de hacer cual fortaleza
las obras majestuosas silenciadas,
milagros perdonando en las miradas
el vicio del rencor y su dureza.
 
Amigo confidente en la plegaria
que eleva la oración sin condiciones
y espera en el perdón fiel soberano.
 
Sin lujos ni egoístas intenciones
de avara egolatría solitaria
que esconde en su fachada lo inhumano.







Del Gólgota a la luz
 
Del Gólgota a la luz puente y camino,
misión de redención en el Calvario,
cual plena integridad que en el sudario
venció la soledad del peregrino.
 
Las huellas del dolor cual pergamino
escrutan la pasión del visionario,
grabando cual preciado relicario
la santa bendición de lo divino.
 
Misión de libertad rompiendo nudos
que ahogan la esperanza en el abismo
de absurdas necedades y ambiciones.
 
Y escribe con su sangre el heroísmo
la Cruz que fortifica los escudos,
que guardan el amor sin condiciones.

Ante la cruz de la victoria


Me gozo ante la cruz de la victoria
y abrazo en el calvario el privilegio,
del Verbo del amor que hace la historia
y al alba resucita en el silencio.
Misterio del dolor que no enajena
y alcanza en la pasión su sacrificio,
alianza del perdón con la promesa
de eterna salvación sin acertijos.
 
Auténtico hacedor de los caminos
humilde y fraternal en las primicias,
amigo en el dolor del peregrino
maestro y confidente en la agonía.
Pastor de corazones desvalidos,
supremo salvador de nuestra alianza
que asume con decoro en su martirio,
la excelsa redención de la alborada.
 
Bendita plenitud que persevera
genuina y milagrosa sin rencores,
presencia del Amor que no condena
y sana en el perdón los corazones.
Palabra en la verdad que no traiciona
y alcorza la esperanza con el Verbo,
inspira con su fe liberadora
y esplende luminosa en los senderos.
 
 
 

martes, 8 de abril de 2014

Inspirada


Inspirada voy de prisa
amando la primavera
ella suspira quimera
y yo acaricio su brisa.
Caprichosa una sonrisa
se escapa en el verde monte
y el iris del horizonte
elegante, misterioso,
en un adagio mimoso
me seduce cual sinsonte.

 
Coquetas surten colores
las traviesas mariposas
y aletean entre rosas
irradiando sus primores.
Sorprenden cual surtidores
los zunzunes peregrinos,
son duendecillos divinos
que revuelan entre anhelos,
conquistando mis desvelos
con susurros clandestinos.

El eco goza la danza
del renuevo lisonjero,
junto al trinar del jilguero
que es un canto de esperanza.
Afligida la añoranza
se cobija en el ocaso,
sin aceptar el fracaso
renacerá revestida,
acrisolada y florida
entretejiendo un parnaso.

Inspirada me sonroja
el jazmín de la alameda
y el geranio en la arboleda
trashojando mi congoja.
Y en la absurda paradoja
de mi nostalgia discreta,
vuela la musa poeta
caudalosa de emociones,
entre azares y razones
enamorada e inquieta.





jueves, 3 de abril de 2014

Espera el corazón

 
 
Espera el corazón un desafío
que anule la tristeza peregrina,
azote la nostalgia que cautiva
y enfrente con arrojo su destino.
Si calla desangrado en la torpeza
traiciona la  rebelde lozanía,
no dejes corazón que entre apatías
 se esfumen las albricias lisonjeras.
Se arrastra el indolente despotismo
y agita su locura la anarquía,
que goza el entresijo de la insidia
y adula prepotente en su delirio.
 
Espera el corazón que se anticipa
al vuelo cenital de primavera,
regresa renovado entre quimeras
y agita desde el alma las primicias.
En tanto la esperanza milagrosa
aúna voluntades sin mentiras,
revela libertaria las conquistas
y abraza solidaria sus auroras.
El eco soberano del estío
trasciende sin censura ni anatema,
bien sabe que al romperse las cadenas
se inspira contra el dogma lo genuino.
 
 





martes, 1 de abril de 2014

Anhelos


Te siento tan presente en mis azares
de ocasos quebradizos y quimeras
dibujo en cada verso tu silueta
y anhelo las caricias de tus tardes.
 
La brisa de la costa que suspira
embriaga ese recuerdo que tremola
e invade con el numen de las olas
el claro amanecer que nunca olvida.
 
Revivo el horizonte en tus mañanas
y el bello atardecer cual sortilegio,
que guarda el fiel instante del desvelo
y arrulla entre las huellas su nostalgia.
 
Azul complicidad que no se pierde
presume la osadía de la aurora
y anida en su esperanza promisoria
el aura de un ayer que no fenece.