Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 30 de enero de 2014

No hay regreso al pasado

 
No hay regreso al pasado la verdad nos separa
y el silencio lacera cuando anhela besarte.
En el libro sin nombre cual sublime baluarte
arrebola el recuerdo su sonrisa más clara.
 
Penitente nostalgia de memorias que hostigan
con la fusta del tiempo flagelando caminos.
No hay regreso al pasado ni a los sueños divinos
aunque en sombras bohemias los deseos instigan.
 
La verdad nos separa, mas la noche convida
al sublime litigio del ayer confesado.
Y aunque el cielo me inspire no hay regreso al pasado,
sin embargo acrisola lo esencial de mi vida.
 
Si te pienso en mis noches cuando el numen delira
en furtivo desvelo con cendal de quimeras,
entrelazo mis versos con las notas viajeras
cuando escribo en tu rostro el amor que no expira.
 
 
 
 

miércoles, 29 de enero de 2014

Es Jesús quien me sostiene

Hoy es Jesús quien me besa
desde el alma en mis esperas,
quien conoce mis quimeras
en su diáfana proeza.

 
Si en el quebranto atraviesa
la nostalgia plañidera,
en la palabra certera
Dios proclama su promesa.

 
El Nuevo pacto de alianza
cual preludio misionero,
se apasiona en la esperanza.

 
Y en el Cénit del sendero
es la Fe la que se afianza:
con el Amor Verdadero.





 
 
 
Eterno es el amor que siempre escucha
atento en el dolor y en el quebranto,
paciente en el rencor, la desmesura
haciendo del perdón nuestro remanso.
 
Eterna comunión que siempre ayuda
sin trabas, sin lamentos ni cansancio,
libera la esperanza entre penumbras
de cargas que flagelan los ocasos.
 
Eterna es la verdad que se cobija
leal en el hacer sin condiciones,
consagra la ilusión del nuevo día
con alas de justicia al horizonte.
 
Eterna y santa alianza, luz de vida,
misión renovadora entre los montes
loando la verdad que peregrina,
aleja con pasión las tentaciones.
 
Susurra eternamente en la plegaria
el eco salvador cual voz y lira,
que adora en oración y en alabanza
el don espiritual que nos convida.
 
 

martes, 28 de enero de 2014

Mi homenaje a Martí

Dedicados a José Martí, insigne paladín de la libertad de Cuba.
 
Para el amigo sincero
 
Para el amigo sincero fiel pincel de la palabra
ofrezco la rosa blanca y el aroma de los versos.
Apóstol de tantos sueños y quiméricas andanzas,
vive en la eterna plegaria que tremola en los anhelos
de ver brillar en el cielo la diadema libertaria.
 
Fue la estrella redentora la pasión de sus desvelos
y fue el cincel del empeño vencedor en la ignorancia.
Hacedor de cultas  almas y el maestro predilecto
con la fuerza en la descarga para aunar los sentimientos,
sin cadenas, ni falacias en el ínclito denuedo.



Entre verso y monte
 
Diamante de la franqueza verdadera y soberana
y el orador sin fronteras en enérgicas jornadas.
Misionero en las primicias con el filo de su adarga,
precursor de pensamientos y la auténtica palabra
que crece entre verso y monte cuando trina la esperanza.
 
Universal de los tiempos entre valles y montañas,
con la esbeltez del Turquino y el candil de su almenara.
 Eternamente en el Cénit de los buenos se agiganta,
cual paladín que fecunda derroteros y alboradas
con los pobres de la Tierra forjadores de mañanas.

sábado, 25 de enero de 2014

Medita....


Medita en la distancia una sonrisa
plagiando la mirada de una estrella,
paciente en la memoria que destella
me toma de su mano y me acaricia.
Responde poderosa la primicia
que alberga solidaria sus promesas,
anhelos cotidianos de sorpresas
y el eco sostenido de la brisa.


Medita en la palabra el alma mía
ilesa y peregrina una quimera,
bien sabe del renuevo en primavera
y el tedio del ocaso que suspira.
Invoca el fiel romance que se inspira
y el ínclito placer cuando arrebola,
el verso del lirismo que tremola
y alcanza el resplandor en su armonía.






martes, 21 de enero de 2014

Mi Mosaico de Amor

Irremediablemente
 
 Irremediablemente me entrego a las caricias
 desordenando sueños tentados que contagian,
 anhelos ladronzuelos que entre revuelos plagian,
 gemidos sin consuelo y arrullo en las albricias.

 No existe el desafío ni el reto inexorable
 si el corazón nos habla, suspira en nuestro cielo
 y el néctar nos embriaga del gozo ineluctable,
 que alcorza con su almíbar el délfico desvelo.

 Y así como la brisa hialina y peregrina
 deleita en novedades y esplende en su aventura,
 siente partir la noche de audacia clandestina
 tan cómplice y callada, tan plena en su locura.

 Iluso desenfreno se empeña en las primicias
 de amantes que abrazamos el Cénit del deseo
 y el célibe arrebato trasciende sus delicias,
 rijoso, atrevido y osado en su apogeo.

 Veo nacer el fénix gallardo en su anarquía
 agitado en alfombra de embrollo y desatino
 e irremediablemente concedo la ambrosía,
 que aturde los sentidos cual bálsamo divino.






Amando en la distancia


Amando en la distancia quimérico deseo
en esta tarde densa de un invernal anhelo.
Sé que estarás leyendo la estela de mis versos
y soñarás mi nombre con sombras de un:
Te Quiero.

Distancia confinada de ardiente desenfreno
al saber que adoramos ideales encuentros,
de mi mundo en poemas y platónicos besos
y esa rosa del sueño que suspira el desvelo.

Yo siento que eres mío galán de mi silencio,
tu amor es la energía y el silfo de mi aliento.
Yo siento que acaricias mi nombre con tus besos,
cuando vives conmigo la intensidad de un verso.

Amando en la distancia la historia de dos tiempos,
vividos por dos almas gemelas cual luceros.
Tú brillas en ocaso con lirios de recuerdos
y yo entrego la musa que amanece en mi cuerpo,
cuando pienso tu nombre susurrando mis versos.

En el sublime instante que inspira el embeleso
de la eclosión callada de nuestros sentimientos,
sé que estarás besando la alquimia de este encuentro:
con la añoranza plena de que mi amor te entrego.





Apenas un recuerdo

Apenas un recuerdo que me acerca a tus versos
y el tiempo ha sido largo entre azar y capricho,
gaviota peregrina en las playas de antaño
y el eco del poema que acarició el camino.

Apenas un instante en el silencio etéreo
y el tiempo fue testigo del cenital olvido
que buscando la luz en el misterio arcano,
confundió su bregar y fecundó el exilio.

Anarquía de amor en el sutil compendio
y apenas tu mirar en el osado idilio
desató la pasión cuando los dos tatuamos,
el romance frugal que al cielo prometimos.

Y se rompió el encanto, desvaneció el hechizo,
apenas soy la sombra en el averno impío
y atada a la nostalgia de tu versar y el mío:
el tiempo ha sido amargo, nos separó el exilio.










Acaso en las primicias.

Acaso en las primicias tu amor será bohemio
y en el bregar errante la rosa se deshoja.
Acaso en las albricias de augurios consistentes,...
tu amor será la clave que el verso dimensiona.

Entonces mis apuntes hablaran del destino,
de azares confundidos cual vuelos de gaviotas,
si acaso el horizonte del cautivo proemio
esplende en su almenara, la hoguera de su historia.

Tan siquiera un instante bergante de caminos,
de angustias lacerando crepúsculos y auroras,
si acaso en la pendiente de aciagos trascendentes
anáforas rubrican inquietas sus memorias.

Y arrullarán mesuras del alba en sus quimeras,
si acaso en el preludio se acrisolan las rosas.
En tanto el sentimiento se arropa en el idilio
y el verso emancipado se inspira con su gloria.

Acaso en la armonía del verbo que se aliena
llevando en su lirismo cual delfos que aprisiona,
si el cántico se inquieta de ascetas misticismos
y el sueño conspirado libera sus lisonjas.

Y el edén; y las rosas; el arpa y la alameda;
y el corazón fluyendo cascadas que eclosionan,
me llenarán de arpegios y arúspices delirios:
si acaso en las primicias tu amor vence las sombras.

 



 
En la noche traviesa

Es díscola la noche traviesa entre deseos,
indómito el aroma del numen que delira
y en medio del silencio las dudas se disipan
vagando la añoranza pletórica de anhelos.

Rebelde se acicala la dama peregrina
y alcorza en su diamante la luna que acrisola,
en tanto la mirada cetrina y tentadora
delata la romanza sublime que musita.

Fugaces las estrellas dibujan filigranas
de epígonos romances exentos de egoísmos
y brillan como hogueras luceros de optimismo,
traviesos cual candiles en noche de almenaras.

La danza de las ramas desnudas con la brisa
regalan la armoniosa vigilia ineludible,
y hespérides del cielo se acoplan apacibles
cual pléyades virtuosas de acrisoladas ninfas.

Y el álamo discreto sacude sus nostalgias
mientras caen las gotas indemnes del estío.
Y el ingenio impetuoso, del gélido atrevido
acompaña la noche que asperge en su fragancia.





Crepúsculo de aurora

Crepúsculo de aurora,
matiza la intención de algún suspiro
cual huella seductora
del álveo amanecer que tanto admiro.
Me acerco al sortilegio,
que hechiza en la presencia de la Luna
romance y florilegio,
con lira del otoño en la laguna.
Y emigra la ambrosía
del bello rosicler en el silencio,
gozosa en la utopía
y el claro despertar que reverencio.
Quimera tentadora:
capricho del azul de mi desvelo.
Crepúsculo de aurora:
relente que enternece su revuelo.


 
 
 
 

 
 
Lira del Desvelo

Abrazó la locura
el eco de la noche sin estrellas,
gozosa de ternura,
indemne de querellas
rendida ante el hechizo de sus huellas.

Lucero peregrino
te escondes entre nubes de quimeras,
irradias lo divino,
conquistas las esperas
que inspiran anheladas primaveras.

Desvelo consumado
errante de caprichos silenciosos
y enigmas del pasado,
que invaden sigilosos
y etéreos entre acordes presuntuosos.




 
Yo creo

Yo creo en el amor y su abundancia
que anhela libertad sin egoísmo,
yo creo en la virtud sin arrogancia 
que admira la pasión del humanismo.
Vivir con esa paz que no arrebata
las ansias poderosas de optimismo,
creer en la amistad que se aquilata
humilde sin rencor ni escepticismo.

Creer en la paciencia desprendida
que abraza tolerante en el quebranto,
amar en la nostalgia compartida
honrando el sacrificio sacrosanto.
Yo creo en el silencio que motiva
sagrada comprensión ante el espanto,
bendita es la esperanza fugitiva
que inspira la armonía con su manto.
 
 

 
 
 
 
Mi Mosaico de Amor, por el Amor y para el Amor 
 
 
 

 


lunes, 20 de enero de 2014

Paloma, quimera, desvelo




¡Retoma la quimera en el desvelo
la intrépida paloma precursora!
 
Bien sabe tolerante y sin demora
que el halo del amor brilla en el cielo
y el iris del amor en sobrevuelo
impele con su fe reveladora.
 
En tanto se acaricia en el  revuelo
el soplo de la Luna con la aurora,
se asombra la alborada encantadora
y alcorza su quimera en el desvelo.
 
Desecho el oropel y el terciopelo
que cubre la apariencia engañadora,
e impone la belleza surtidora
que fluye en la quimera del desvelo.
 
Esplende la riqueza sin recelo
aquella que estremece tentadora,
que brota desde el alma alentadora
y  esculpe la quimera en su desvelo.
 
Paloma de la paz conciliadora
que auxilia en el dolor y el desconsuelo,
trasciende sin estigma ni flagelo
donando su aguinaldo vencedora.
 
¡Retoma la quimera en el desvelo
la intrépida paloma precursora!





 
 
 
 
 

sábado, 18 de enero de 2014

Sin pedir nada


Nació en mi corazón sin pedir nada
ilusa la esperanza sanadora,
nació en la libertad del regocijo
que expele sus primicias en la aurora.


 Prendió el amanecer con su mirada
ilesa en la humildad emprendedora,
el vástago de amor cuyo acertijo
escribe el testimonio que enamora.


En tanto la paloma del anhelo
emigra con su fe conmovedora,
y el reto de alcanzar en el revuelo
la luz de la verdad reveladora.


¡Retoma la quimera en el desvelo
la intrépida paloma precursora!






miércoles, 15 de enero de 2014

Ritual de amaneceres

 
Bañados del  silencio de mares irredentos
azules y dorados crepúsculos rebeldes,
desnudan apariencias de falsos juramentos
y escrutan testimonios que esplenden sus poderes.
 
Atisban esperanzas, consagran sus deberes
surtidos de paciencia que alienan la arrogancia,
desechan las falacias de mitos y placeres,
 de absurdas controversias vacías de plegarias.
 
Ritual de amaneceres sin huellas mercenarias,
cancelan sus nostalgias de grises desencantos,
en tanto se renuevan proezas legendarias
y expelen sus fragantes aromas olvidados.
 
Rosáceos rosicleres de anhelos y pecados,
de tórridas quimeras que vuelan en el tiempo
revelan horizontes ilusos en los prados,
en llanos y colinas, cascadas y desiertos.
 
Censura la agonía del vago desconcierto
cetrinas añoranzas y grises intereses,
en tanto la mirada del vástago liberto
dibuja un universo de sueños sorprendentes.
 
 
 
 
 



lunes, 13 de enero de 2014

Llegó


Llegó con el vaivén de la esperanza
tan lleno de ilusiones sin sosiego,
soñando abrir las alas del repliego
y hacer de su misión la fiel alianza.
 
Trocó su corazón en añoranza
cargando con su yugo en cada ruego,
llegó al andar sin miedo y sin apego
haciendo del versar su propia lanza.
 
Poeta peregrino que arrebata
luceros en las noches sin estrellas
y esparce con su luz verbo genuino.
 
Contempla en los azares el camino,
vislumbra un verso nuevo en las querellas
y esplende el optimismo que aquilata.
 
 
 
 
 
 

sábado, 11 de enero de 2014

Si acaso


Si acaso erré desértica en la aurora,
mi pluma se arrepiente en el ocaso
pues sé muy bien que el néctar del fracaso.
consume con maldad inquisidora.


Si acaso fue la arena seductora
cobija en la abundancia y en lo escaso,
quedó grabada su huella en el parnaso
del verso que estremece sin demora.


Dejé estallar la noche celestina
erré al besar el cielo con mi canto,
en tanto alzó su cruz el desencanto.


Miré hacia el mar sumida en el quebranto
y el eco de la brisa diamantina
dejó escapar su musa repentina.




Cuando amanece


Rosáceo el mar con perlas de revuelo
bohemio a la deriva cual estrella.
Gozó el placer el fuego que destella
los rayos luminosos del anhelo.


Salitre fiel, sonrisa de consuelo
y enigma del ayer que no atropella,
en tanto la esperanza deja huella
que surte entre las olas su desvelo.


Deshoja la ilusión, sangra la herida
cincela en el azar la despedida
y el alba que despierta se estremece.


Azota repentina la promesa
y atisba entre la bruma que atraviesa
el Cénit del edén cuando amanece.




jueves, 9 de enero de 2014

Confiados del amor


Cobija del amor, fuente y grandeza
sin límites que asfixien los ocasos,
ni entornos que sometan su nobleza.


Las dudas se confinan en fracasos
que azotan las promesas quebrantadas,
en tanto se transgreden los parnasos


de anhelos y quimeras inspiradas.
Tormentas de nostalgias entre azares
  que esperan las alianzas renovadas;


e irradien el primor entre avatares.
Preclara filigrana en el sendero,
del iris que acrisola los andares
confiados del amor como escudero.





miércoles, 8 de enero de 2014

Yo creo


 

Yo creo en el amor y su abundancia
que anhela libertad sin egoísmo,
yo creo en la virtud sin arrogancia
que admira la pasión del humanismo.
Vivir con esa paz que no arrebata
las ansias poderosas de optimismo,
creer en la amistad que se aquilata
humilde sin rencor ni escepticismo.
 
Creer en la paciencia desprendida
que abraza tolerante en el quebranto,
amar en la nostalgia compartida
honrando el sacrificio sacrosanto.
Yo creo en el silencio que motiva
sagrada comprensión ante el espanto,
bendita es la esperanza fugitiva
que inspira la armonía con su manto.
 
 
 
 




Para Omarito mi hermano querido


Para Miermo en su cumpleaños 50
 
Fluye el verso confidente
que admira en su reflexión
el amor, la devoción
que se inspira y nunca miente.
Brota sincero en la fuente
con la alegría que abraza,
letra a letra nuestra alianza
que supera con nobleza,
 la nostálgica tristeza
y el plañir de la añoranza.

 
Mi inspiración hoy te alcanza
con el verbo que emociona
y mi verso se apasiona
surtidor de la esperanza.
Es el cariño que afianza
lazos de perpetua entrega,
sanando cuando despliega
lo genuino desde el alma,
con la pócima que calma
y el amor que no reniega.

 
Tu corazón no delega
sus afanes y razones,
no se pierde entre rincones
ni se encierra ni repliega.
Sanador que al cielo ruega
y en su experiencia divina,
esplende la medicina
cual sacerdocio eminente
y el talento prominente
de tu vocación genuina.

 

 
 

lunes, 6 de enero de 2014

Pregona la esperanza


Pregona la esperanza
bendita serenata sin fronteras,
nutriendo en fiel alianza,
ocasos, primaveras
e inviernos entre versos y quimeras.
 
 Senderos conspirando
en noches de plegarias y de estrellas,
deliran entregando
suspiros entre huellas,
cual perlas esplendentes de epopeyas.
 
Encuentro sosegado
libera al horizonte lo genuino,
aprende del pasado
que escruta peregrino,
su paso por el Cénit del camino. 
 
Medita la nostalgia
abraza la pasión con añoranza,
surtida de la magia
vital de la confianza,
que alcorza una sonrisa en la esperanza.
 
 
 
 

sábado, 4 de enero de 2014

Miro, sueño, vivo


Miro el pasado de ilusos desvelos,
miro el pasado de intensas razones
y entre las sombras tremolan visiones,
huellas de instantes y absurdos recelos.
 
Sueño el futuro sin grises señuelos,
sueño el futuro de humanas misiones
mientras emprenden genuinas acciones,
sendas que asfixien nefastos flagelos. 
 
Vivo el presente que abraza la espera
  toco en el arpa nostalgias en versos,
notas del alma con voz de quimera.
 
Libro de vida con puentes diversos,
rocas vestidas de azul primavera
hacen primores de abismos adversos.
 
 
 

viernes, 3 de enero de 2014

Anhelo y desafío


Alzando al horizonte la mirada
comienza su periplo el desafío,
que reta al universo en sus instantes
y agrega nuevas metas al camino.
Retoma el batallar fieles alianzas,
renace en la constancia el verde estío
y acoge en la humildad de los detalles
la magia del empeño peregrino.


Anhelos desvelados de esperanzas
revuelan bendecidos del rocío
y escrutan libremente en los azares
la luz que persevera en lo genuino.
El credo del amor sin arrogancia
que sana tolerante el extravío,
abraza con piedad las voluntades
y aleja la verdad de lo mezquino.


El tiempo nos regala su fragancia
se nutre del silencio y del hastío,
paciente persevera apasionante
e integra su experiencia al pergamino.
Alzando al horizonte la mirada
comienza su periplo el desafío,
que reta al universo en sus instantes
y agrega nuevas metas al camino.







Ansiedad que vuela


Tremola de ansiedad lo que yo siento
 y esgrime en el azul de la sonrisa,
el roce caprichoso de la brisa
ilusa en el nostálgico tormento.


Sofoca el fuego inmundo del lamento,
asfixia el surtidor que  profetiza
augurio del amor en la requisa,
sin odio, ni rencor, ni sufrimiento.


Volar libre de rabia, de arrogancia,
indemne de sofismas y  egoísmos
con alas de paloma enamorada.


Obrar con la verdad y la prestancia
sin trabas de visiones ni atavismos,
alzando al horizonte la mirada.




jueves, 2 de enero de 2014

Renovadas las promesas


Despedida de las horas
que nutrieron los instantes,
de nostalgias inquietantes
en desveladas auroras.
Albricias tan soñadoras
anunciando desafíos
de primaveras, estíos,
del espliego y la amapola
que en el sendero arrebola
para vencer los hastíos.


Renovadas las promesas
en las páginas de vida,
amanece florecida
la esperanza entre sorpresas.
Las mariposas ilesas
revuelan en armonía
y acercan la fantasía
de la musa que no escapa,
cuando entre versos atrapa
la pasión de su ambrosía.