Mis letras versadas

Mis letras versadas

martes, 23 de diciembre de 2014

El milagro del silencio


Un preludio de alabanza,
una plegaria hasta el cielo,
una estrella en el sendero
y celestiales querubes,
acrisolan entre luces
el milagro del silencio.
 
Hay pastores en los campos
y en las primicias el Verbo
ofrece el fiel testamento
de la alianza redentora,
con el amor que enarbola
la verdad del evangelio.
 
Buena Nueva en la algazara
y espiritual jubileo,
consagran el derrotero
hacia Belén con la gracia,
mientras nace la esperanza
en establo nazareno.
 
 
 

Lleguen mis letras


Lleguen mis letras a tu remanso
y vuele el eco de esta oración,
en la plegaria de amor sagrado
dando las gracias por tu perdón.
 
Llegue mi carta, verbo y palabra
luz que ha surtido mi devoción,
surcan palomas, fuerza y alianza
y abren las puertas del corazón.
 
Lleguen divinas sin entresijos,
escucha el trino de adoración
en la esperanza de lo genuino
ante el pesebre de mi Señor.
 
Sean cual arca del alma mía
 versos que esplenden mi inspiración,
lo vehemente que no claudica
frente al designio del Creador.
 
 
 
 

lunes, 22 de diciembre de 2014

Desde Belén

Desde Belén la alborada
viste perlas de rocío,
en el establo vacío
se acicala la posada.
Guarda la gruta sagrada
la pureza que atesora
y en el misterio la aurora
se bendice en la esperanza,
cual testimonio de alianza
siempre fiel y redentora.
 
Vitorea la grandeza
de lo humilde y lo genuino,
en el pesebre divino
se consagra la pureza.
Fidelidad cual riqueza
del milagro que perdona,
cuando el amor eclosiona
vehemente y verdadero
floreciendo en el sendero
de la paz que no traiciona.
 
 
 
 


Protagonista de anhelos

  
 
Llega el Ángel Navideño
en la noche que destella,
viene en la luna serena
protagonista de anhelos,
mientras brillan en el cielo
las hespérides de estrellas.

Espíritu de alegría
de alborozo y regocijo,
plena visión de optimismo
convergiendo con la brisa
en algara de primicias
sin falacias ni espejismos.
 
Desde Belén un sendero
con la verdad se ilumina,
humildemente y divina
bendiciendo el universo
con la palabra del Verbo
y  la esperanza que inspira.
 
 
Dulce legado supremo
del amor que sin fronteras,
es surtidor de promesas
en el sagrado desvelo ,
protagonista de anhelos
en vigilia nazarena.
 
 
 
 
 
 










viernes, 19 de diciembre de 2014

Hacedor de los caminos



Luna azul en blanco cielo
surtidora del rocío,
bendiciendo el sacrificio
en el ínclito universo,
del pesebre nazareno
y la humildad del recinto.

Rosa mística y aroma
del más preciado silencio,
cual Espíritu sediento
es libertad, luz y gloria,
mientras la paz salvadora
es fortaleza de anhelos.

Fría noche que contrasta
con el iris del lucero
y el divino alumbramiento
deja sus huellas marcadas,
en la sonrisa preclara
del estío navideño.

Plena bondad sin fronteras
y albricias cual regocijo
de esperanzas, desafíos
proclamando en cielo y tierra,
la palabra verdadera
cuando el Verbo hace caminos.









viernes, 12 de diciembre de 2014

Bendicen la aurora




Los coros celestes bendicen la aurora,
elevan plegarias y ofrendan primicias,
en tanto un pesebre de amores y albricias
 inspira en la tierra su fe surtidora.

Milagro en la noche cual Cenit que adora
y alaba el misterio sin sombras ficticias,
en tanto razones de fe vitalicias
esplenden destellos de luz redentora.

 Silencio sagrado de amor sin fronteras,
bendito misterio del verbo divino
 cual Dios que se entrega leal y genuino.

Jesús testimonio de hacer peregrino,
pastor que compartes mis largas esperas
en duras jornadas y en tiernas quimeras. 



Se regocija la estrella



En la niebla la esperanza
se hace luz entre los montes,
se acicalan horizontes
con la espiritual alianza.
Vibra la eterna confianza
en la esencia verdadera,
de la Palabra sincera
que es amor en el camino,
predicando lo divino
en invierno y primavera.

Es milagro consumado
en la sonrisa del niño,
que eclosiona en el cariño
del espíritu sagrado.
Arrebola emocionado
el pregón en las alturas,
por los prados y llanuras
se regocija la estrella,
que resplandece y destella
en desiertos y espesuras.







En la noche nazarena



 Esplendente está la noche
 toda de blanco nos llega,
 con la mirada serena
 y el crepúsculo celeste. 
Tan radiante entre la nieve
 se acrisola la esperanza,
 con el verbo y la palabra
 que hacen claras las mañanas,
 sin rencores ni reproches 
bendiciendo amaneceres.

 Brilla el cielo especialmente
 cuando la luna se asoma,
 toda cubierta de gloria
 por el cendal de la estrella.
 Resplandeciente y traviesa
 peregrina y sibilina,
 sabe de amor y vigilias
 de la bondad desmedida, 
con el perdonar paciente
 y la palabra certera.

 La primicia verdadera
 clama cual Sol de justicia,
 a la sagrada noticia
 que del pesebre nos llega.
 Dilecta, diáfana y bella
 entre arcángeles divinos,
ungiendo al recién nacido
 gozosa y con regocijo,
 llega esplendente la estrella
 en la noche nazarena.



martes, 2 de diciembre de 2014

Supremo es el amor



Genuina es la bondad sin condiciones,
misterio sostenido que da aliento
y el ánimo vital del pensamiento
 asiste con piedad mis oraciones.
Supremo es el amor en sus misiones
y el gozo espiritual en la añoranza,
si el Cénit que se irisa de esperanza
cual verbo del perdón nos reconcilia
y en horas quebrantadas de vigilia
renueva el mandamiento de su alianza.

No hay dudas de la fe que no claudica
 auténtica y venciendo los temores,
vislumbra superando los rencores
tan sabia en la humildad que multiplica.
Defiende la razón que dignifica
el soplo del espíritu en Adviento,
la espera del sublime advenimiento
bendice en el silencio consagrado,
el vientre virginal cuyo legado
es obra del más puro testamento.




miércoles, 26 de noviembre de 2014

Doy gracias

Doy gracias

Doy gracias al amor al más eterno
 sublime emprendedor de lo supremo,
al ínclito dolor, al tierno anhelo
al gozo, la oración y a los desvelos.

Doy gracias al trinar de la alegría,
al eco espiritual de sus albricias,
al alba eclosionando maravillas
 y al vuelo de la ilusa golondrina. 

Doy gracias al perdón, al pensamiento,
al vasto discernir, a los recuerdos,
al tedio del ocaso y del invierno
que juntos atesoran los renuevos.

Doy gracias al derecho de la  vida,
al verbo que se crece en la justicia,
al bello amanecer en la vigilia
del álveo sortilegio que lo inspira.

Doy gracias al cansancio, al silencio,
al grito infatigable, la sonrisa,
al sano regocijo, fiel ejemplo
leal en el hacer que no claudica. 


sábado, 22 de noviembre de 2014

Junto al adagio



Pasa ligera fiel golondrina,
vuelan livianas las hojas secas
mientras cual perla brilla el rocío
y junto al viento deja sus huellas.
Soplan nostalgias las peregrinas,
cubren alfombras de ilusas sendas
mientras el eco de algún suspiro
es cual adagio del mar que anhela.

Azar de espuma, blancas acequias,
olas del alma que a la deriva
golpean sueños, rostros e idilios
entre mil notas de osadas letras.
Y se cuestiona el alma bohemia
que en su arrebato de amor inspira
este horizonte de impronta y trino
fluyendo en versos con vehemencia. 









viernes, 21 de noviembre de 2014

Sería



Sería tal suceso extraordinario
que el cielo escribiría el regocijo,
no importa si en el gris del acertijo
se escape algún sollozo involuntario.

Sería como un sueño visionario
abierto a la emoción sin escondrijo,
tan fiel a su verdad sin entresijo,
confeso en el umbral sin adversario.

Sería más que un tierno sacrificio
el aura de ese amor que no profana
 y expresa su grandeza sin censura.

Hermosa la más pura filigrana
que impetra vehemente y sin prejuicio
la ilusa inspiración desde su albura.







martes, 18 de noviembre de 2014

Quiso





Quiso besar la cruz, quiso adorarla,
enmudecer de amor y regocijo,
quiso afirmar su historia al sacrificio
dejando en el hacer su filigrana.
Para vivir la fe sin arrogancia
predica la humildad sin egoísmos,
ha de esperar el alba del bautismo
cual sabio sacramento de su alianza.

Atesorar el sol cual almenara
de luces en osado sortilegio,
y contemplar del alma su renuevo
para absterger senderos de nostalgias.
 Pudo alcanzar del arpa su tonada,
ilusa y melodiosa en sus arpegios
de afines serenatas entre versos,
 acordes de quimeras y alabanzas.

Fúlgido azar de auroras y hojarascas
quiso exornar su perla opalescente
y el nácar diamantino en los cipreses
pudo prender mirífica alborada.
Quiso inspirar anhelos, esperanzas,
 idílica obsesión de amaneceres
tan claros, cristalinos e indelebles
obrando en el milagro su algarada.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Y pasa un ángel

Y pasa un ángel, deja su estela
en la vigilia de esta obsesión,
no es la utopía de una quimera
ni la mentira de un falso amor.
Es el que abraza sin más fronteras,
 ángel genuino que cobijó
el horizonte de aquella estrella,
ese que besa mi corazón.
Busca en el limbo su eterna fuerza
y el fiel oasis de salvación,
mientras congenian la primavera
y el nigromante de su ilusión.  
 
Surca en mi espacio la azul promesa
mientras fluyendo cual surtidor,
pasa el anhelo, deja su huella
en tanto un ángel su luz me dio.
Llega en el cénit de mi desvelo
su filigrana perlas tejió,
mientras las ansias de un sortilegio
buscan respuestas a mi oración.
Y entonces pasa el iluso dueño
el que atesora en su resplandor,
lo más sagrado de este silencio
junto a la aurora del Dios Amor.



Aún



Aún en el ocaso de las horas
el álveo del crepúsculo florece,
se impone el frenesí precisamente
de anhelos bendiciendo las memorias.
No importa si es la luna la embustera,
no importa el escudero de mi suerte,
si siento en este amor desvanecerse 
el ciclo desvelado de las sombras.

Aún en lo difuso de la impronta
el eco de la musa no fenece,
se impone con su magia intensamente
afín con la armonía tentadora.
No importa si  es intensa o lastimera,
no importa si en su arpegio vehemente
tropiezan la utopía y lo rebelde
ilusas conjurando sus auroras.








viernes, 14 de noviembre de 2014

Son musas


Son musas del torrente matutino
ilusas y otoñales de la aurora,
que invaden las nostalgias seductoras
dejando en mi ventana su albedrío.
Sorprenden el mirífico delirio
del húmedo remanso opalescente
e inspiran tantos sueños vehementes
 infusas mensajeras del exilio.

 Lacera estrepitoso en el abismo
el húmedo mensaje de unos ojos,
que escrutan el ocaso silencioso
en medio de horizontes confundidos.
Impone la añoranza cual castigo
el numen que transpira desde el alma,
en tanto se atropellan en cascadas
memorias de sublimes laberintos. 

Son perlas del epígono acertijo
testigos del romántico que adora,
el tierno florilegio de las horas
versando en los oasis clandestinos.
Arrullo del requiebro peregrino
que incita la algazara confidente,
no importa si en desiertos o en vergeles
regala el pentagrama del lirismo.







miércoles, 12 de noviembre de 2014

Del llanto


Del llanto en la utopía del otoño
se escriben testimonios de añoranzas
y acequias en torrentes de palabras
expresan la nostalgia tentadora,
cargada de ansiedades entre escombros
que escrutan el gemido de las sombras.

Es cierto que despiertan las alondras
y el arpa misteriosa en su revuelo
se surte del rocío placentero,
y espera del romántico acertijo
la osada inspiración que se atesora
salvando lo ingenioso y lo genuino.

De lágrimas se antojan laberintos
de penas compartidas sin fronteras
y aún en la alborada una quimera
sorprende con su fe conciliadora,
fluyendo en el azarbe de lirismo
la grácil libertad que no traiciona.

Del llanto la verdad viste su esencia,
libera en el oasis la esperanza
y atisba en el crisol de la distancia
el diáfano albedrío de la aurora,
que invita al rosicler de primavera
aún en el ocaso de las horas.




En busca del verso





Va en busca del aroma de los mares
sedienta del carisma caribeño
quizás entre las nubes de recuerdos
encuentre su razón más delirante .
Va en busca de pretéritos errantes
si irrumpe en la verdad de la quimera,
 la musa de la prosa que regresa
e invade los desvelos sofocantes.

Va en versos la crueldad de un abandono
que impetra su lirismo vehemente
y el brío desvelado entre torrentes
de anhelos inspirando los antojos.
Va en versos el silencio doloroso,
y el triste sacrificio de un ropaje
disfraza la agonía insuperable
del llanto en la utopía del otoño.




jueves, 6 de noviembre de 2014

Lanzamos la esperanza

Oculto siempre ha estado en tu mirada
el gozo peregrino de un anhelo,
intento descubrirlo en mi desvelo
en tanto me regalas la alborada.

Pasión y desatino en la velada
de cómplices susurros en revuelo,
lanzamos la esperanza al mismo cielo
fluyendo desde el alma ilusionada.

Yo sé que en el suspiro confidente
tú entregas el oasis cual remanso
testigo del edén que no esclaviza.

Tan libre en al azar y en el descanso
la brisa de la aurora sorprendente
nos llega en su algazara antojadiza.


lunes, 3 de noviembre de 2014

En este adagio



Como en las serenatas nocturnales
me entrego a la ambrosía del rocío,
intento desprenderme del hastío 
y atarme a mis recuerdos ancestrales.

Cincelo en mis plegarias celestiales
el ánimo del gozo y del estío,
la huella sanadora en el vacío
que guardan las memorias tropicales.

Y el canto embelesado del suspiro
y el eco matinal de la esperanza
son fuentes del espíritu genuino.

Si acaso se atesora la añoranza
y vuela algún quebranto en su retiro:
me aferro en este adagio a lo divino.




Que no te has ido



Quiero decirte que no te has ido
porque presiento tu dulce calma
si abrazo el cielo con mi suspiro.

Soplo de vida que inspira el alma
junto a las hojas de azules sueños
visten alfombras de luz y plata.

Dejan sus huellas fúlgido empeño
si perseveran los desafíos
y no claudican fieles anhelos.

Sé que hay instantes más que sombríos
pero florecen en las veredas
tiernos remansos sin laberintos.

No se entristecen las rosaledas 
y aunque en los valles llore el hastío
su filigrana de amor nos deja.

Cuando en su holganza  el sutil rocío
con  prodigiosas perlas se hilvana:
siento en mi espacio que no te has ido.





sábado, 1 de noviembre de 2014

Más que un alma



El fruto que en tus manos deposito
es fúlgido, brillante en su ternura,
no es sólo la poética aventura
sedeña en un osado manuscrito.

Sé bien que el sentimiento es inaudito 
si alcanza la ambrosía de su holgura,
conspira el universo cuando augura
ilusa la esperanza al infinito.

Te entrego más que un alma opalescente
que irisa lo esencial sin espejismos
de sombras, de falacias ni rencores.

Confío en la palabra vehemente
leal en la verdad sin egoísmos,
dadora espiritual de sus valores.






viernes, 31 de octubre de 2014

Fantasías y ensueños

 Hojarasca de infusas emociones al viento
precipitan suspiros en holganza de seda,
cual alfombra dorada de la musa que hospeda
cada instante sublime del adagio sediento.

Misteriosa la tarde que convida al intento
fiel testigo que alcorza la admirada alameda,
mientras caen las hojas en cetrina vereda
fluyen nimbos de plata por azul firmamento.

Purifica el vacío del cansancio confuso
y admirando el arpegio del trinar que murmura
se refugian azares de miríficos sueños.

Ameniza melosa la sutil conjetura
en la noche esperada cual oasis iluso
de traslúcida luna, fantasías y ensueños.






El hechizo de un anhelo



Caramelitos de luna,
confituras de luceros,
azules las estrellitas
en el convite bohemio.
Alocadas las brujitas
con duendes cascabeleros
improvisan entre risas 
armonizando el festejo, 
mientras luces oportunas
acrisolan sortilegios.

En la laguna dorada
hay princesas, caballeros,
 calabacitas traviesas
y misteriosos arpegios.
Haditas y damiselas
con los ilusos anhelos
entre mitos y leyendas
conjuran miles de sueños,
con pócimas encantadas
y el hechizado desvelo. 








miércoles, 29 de octubre de 2014

También en el ocaso

También en el ocaso nacen rosas
y admiro la pasión de su porfía,
en tanto yo acaricio las espinas
los pétalos ofrecen sus auroras.
Florecen otoñales las alfombras
de perlas con las gotas de rocío
y expelen aromáticos idilios
silvestres margaritas entre rocas.

Misterio consentido que provoca
la etérea inspiración de pinceladas,
matices de colores desde el alba
fluyendo en el espliego de las horas.
Convergen las pupilas soñadoras
inmersas entre azules desafíos,
atadas a la magia lo genuino
se nutre en la belleza que eclosiona.

Ilusa la acuarela de mis notas
se nutre del relente de la luna
concede el estupor de la aventura,
en medio del sonrojo que arrebola.
Anhelo de monarca mariposa
revuela sorprendiendo el acertijo,
en tanto del otoño diamantino
también pueden nacer las bellas rosas.









martes, 28 de octubre de 2014

Haciendo de la fe



Callada entre sus penas la memoria
se empeña en el hacer ineludible,
precisa atesorar lo indescriptible
cual vástago inefable de su historia.

Define en la verdad su trayectoria
y en medio del pretérito intangible,
sustenta lo profundo, lo sensible
e imprime su algazara de victoria.

Presagia la eclosión de aquel anhelo
genuina inspiración de primavera,
que intuye milagroso su desvelo.

En tanto en el ocaso una quimera
remonta en su albedrío el pleno vuelo,
haciendo de la fe su mensajera.




martes, 14 de octubre de 2014

Vestigios entre huellas

Vestigios
 
Jazmines destilando su ambrosía
fragante en la expansión de lo sublime,
aroma de ese amor  que no reprime
y ofrece liberado su utopía.
 
Invade en el albur la fantasía,
trasciende sentimientos cuando imprime
la huella del andar que nunca oprime
su intensa calidez, ni su alegría.
 
Infunde en el caudal de sus virtudes
el gozo del hacer que nos convida,
al reto de increpar las inquietudes.
 
Vestigios del periplo de la vida
y anhelos de adorables multitudes
comparten su algazara conmovida.
 
 
 

Entre huellas
 
Fue el alba en su rosácea bienvenida
quien hizo del encanto matutino,
la impronta surtidora junto al trino
vital en su pasión comprometida.
 
Es más que una algarada enriquecida
el bello panorama tan genuino,
de azules rosicleres peregrinos
y el álveo encantador de su partida.
 
Conspira el universo del profeta
y arcanos espejismos de visiones
encienden almenaras entre huellas.
 
Candiles de palabras como estrellas
irrumpen consecuentes las misiones
y esplenden con el arte del poeta.

lunes, 13 de octubre de 2014

A pesar de los años

A pesar de los años

A pesar de los años sólo sé que me inspiras,
en la noble esperanza o en el cruel desafío 
y comparto horizontes de incipiente vacío
o quimeras de anhelos al saber que suspiras.
¿Dónde están nuestros tiempos, si es que acaso deliras
en recuerdos perpetuos de emociones fecundas?
¿Dónde estás si  mis letras vagan hoy errabundas,
en colinas lejanas simulando despecho?


Se me escapa la vida sin negar el acecho
que atesora memorias entre azares y lunas,
laberintos de antojos entre coplas montunas
y el hacer fascinante de tu andar satisfecho.
A pesar de los años junto a ti me pertrecho,
abastezco la acequia y el caudal no fenece
si esta musa bohemia cual ritual estremece,
obcecados caprichos en sus délficas liras.