Mis letras versadas

Mis letras versadas

martes, 31 de diciembre de 2013

Vuela el alma con la lira

Vuelan hoy las golondrinas,
trinan las almas cantoras,
vuela un verso entre las sombras
 suspirando en la neblina. 
Adivina la ventisca
el sortilegio en la aurora,
busca entre musas dadoras
el acertijo en la lira,
que abraza la melodía
seductora y dadivosa.

Prosa versada entre rimas
desafiando el crudo invierno,
no claudica en el misterio
que concilia la armonía.
Regocija en su porfía
cada instante de arrebato,
se contagia en el quebranto
con la nostalgia viajera
y es leal en las quimeras
que revuelan sin contratos.

Es el alma fiel vigía
en su parnaso de letras
y en su periplo discreta
renueva sus fantasías.
Mensajera en las primicias
de esperanzados anhelos,
es surtidora de sueños
que globalizan la vida,
con el amor que predica
horizontes de respeto.





lunes, 30 de diciembre de 2013

Adiós 2013

Detenernos en los instantes precisos, saborear la ambrosía de un detalle, descubrir que en todo lo que florece y en todo lo que se marchita, vive el milagro del amor. El ciclo misterioso de la vida que no minimiza el tiempo, ni lo cuestiona, solo es su compañera inseparable, que mitiga la soledad y pondera la belleza del alma, esa que en medio de la sencillez, es capaz de mirar más allá de un artilugio con pasión y entrega.

 El tiempo nos atrapa con su brío
certero en el dolor o en el silencio,
conoce del azar y su misterio
en tanto nos invita al desafío.
El tiempo retador hace caminos,
espera del amor tierna conquista,
se goza misionero, optimista
y etéreo entre horizontes peregrinos.

El tiempo no se agota en lo vivido,
es sabio talismán que no claudica
y en medio del vacío fortifica
si esplende en el renuevo florecido.
El tiempo no enajena la sonrisa
y abraza con denuedo en el hastío.
Renace acrisolado en el estío
y el trino perpetuado de la brisa.
 

Mientras lloran las quimeras


Blanco horizonte se abraza
con la niebla mañanera,
trina la brisa viajera
cuando el invierno atenaza.
El rocío se entrelaza
con el adagio que inspira,
mientras la nieve transpira
entre suspiros discretos,
copo a copo los secretos
del temporal que delira.
 
Entre las ramas desnudas
va escribiendo el universo,
el testimonio diverso
en filigranas tozudas.
Obstinadas, testarudas
las memorias se congregan,
entre anhelos que despliegan
desveladas primaveras,
mientras lloran las quimeras
sus remembranzas más crudas.
 
 
 
 

sábado, 28 de diciembre de 2013

Entre versos

 
Siento un palpitar intenso
en la niebla que suspira
y en el rocío se inspira
el aroma del incienso.
El Espíritu en suspenso
eclosiona en ambrosía,
ofreciendo la armonía
que consuela en el desvelo,
si en el Cenit del anhelo
retumba su melodía.
 
Si la ventisca atrevida
ensordece en la nostalgia,
siento en mi lira la magia
del ángel que no me olvida.
Sana en el verso la herida
que ha sangrado su inocencia,
cicatriza con sapiencia
en la humildad sin rencores,
acrisolando primores
con la luz de la prudencia.
 
Va la apariencia perversa
engañosa y altanera,
seduce en la primavera
 con la insidia que malversa.
Si en la falacia dispersa
la agonía sorprendida,
busco el bálsamo de vida
en mi tinta soñadora,
pues el azar de la aurora
sana entre versos mi herida.
 
 
 
 

sábado, 21 de diciembre de 2013

El eco del Amor

 
Arcángeles de paz con regocijo
acuden a la cita vespertina,
cobijan la posada diamantina
y acogen la Verdad sin acertijo.
 
Misterio de la Luz hace el camino
y esplende en la zozobra repentina,
la noche se somete peregrina
y el eco del Amor fluye divino.
 
Un trono de humildad es fiel promesa
del Padre celestial en santa alianza,
ungido con el óleo de nobleza.
 
Bendice lo sagrado en la bonanza
que acepta espiritual la fortaleza
y el Cénit de la Fe con Esperanza.
 
 
 
 
 
 
 
 


viernes, 20 de diciembre de 2013

Huellas


Dejó el ayer sus huellas cual abismo,
dejó al partir sangrante filigrana,
dejó morir ansiosa la alborada
y el guiño del amor su desatino.
Dejó la noche anclada en el vacío
la angustia del pretérito en la nada,
dejó al volar sus alas despojadas
de un tiempo de rencores y espejismos.
 
Sintió el dolor perpetuo del castigo
que deja la mirada encarcelada
y el eco emprendedor de la esperanza
que anhela sentimientos peregrinos.
Sintió el placer del ínclito acertijo
que anida en la ternura y la nostalgia,
dejó nacer del alma la plegaria
de eterna comunión sin laberintos.
 
 
 
 
 

lunes, 16 de diciembre de 2013

Espíritu divino


Espíritu divino que esplende en las montañas
en cumbres de agonías,llanuras y alboradas,
cual soplo de esperanza que trina desde el alba
las notas entre adagios que alivian las nostalgias.
 
Espíritu que alcanzas ocasos, primaveras,
inviernos peregrinos, enigmas y promesas,
ansiado regocijo cobija con su estrella
e irrumpe en el silencio sagrado de la espera.
 
Espíritu del Padre bendices los confines,
abrazas la añoranza del pobre y el humilde.
Señor de la Palabra que sana cicatrices
cual verbo humanizado, milagro en lo imposible.
 
Espíritu divino renaces en la Tierra,
ponderas el pesebre dador de la grandeza,
allanas las colinas y adornas las veredas
renuevas los desiertos cual luz en las tinieblas.
 
 
 
 
 

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Romancero Navideño

Romancero Navideño

Querubines lisonjeros
visten de gala al cortejo,
de aguinaldos navideños
cascabeles, margaritas,
plegarias y campanitas
cual primicias del proemio,
que agasajan la esperanza
en pesebre nazareno.

Se acrisolan las promesas
en el albor de los fresnos
y la ventisca de invierno,
presuntuosa en su armonía
ensalza la fe divina,
hacedora de quimeras
en navideña alborada
que bendice primaveras.

Plagia el lucero una estrella
que ilumina el universo,
besa la Virgen el sueño
cuando inspira en su vigilia,
el rosicler que emancipa
su contienda de nobleza,
aliviando la añoranza
y rompiendo las cadenas.

Y es así como sorprenden
en el vergel de la espera,
las primicias sin fronteras
cual novedad peregrina,
de una verdad que genuina
predica cuando amanece,
el verbo que hace su alianza
con la Palabra que esplende.
 
 
 








 






En la noche nazarena

Imagen
 


Esplendente está la noche
 toda de blanco nos llega,
 con la mirada serena
 y el crepúsculo celeste.
Tan radiante entre la nieve
 se acrisola la esperanza,
 con el verbo y la palabra
 que hacen claras las mañanas,
 sin rencores ni reproches
bendiciendo amaneceres.
 
 Brilla el cielo especialmente
 cuando la luna se asoma,
 toda cubierta de gloria
 por el cendal de la estrella.
 Resplandeciente y traviesa
 peregrina y sibilina,
 sabe de amor y vigilias
 de la bondad desmedida,
con el perdonar paciente
 y la palabra certera.
 
 La primicia verdadera
 clama cual Sol de justicia,
 a la sagrada noticia
 que del pesebre nos llega.
 Dilecta, diáfana y bella
 entre arcángeles divinos,
ungiendo al recién nacido
 gozosa y con regocijo,
 llega esplendente la estrella
 en la noche nazarena.

Imagen
 

lunes, 9 de diciembre de 2013

Albricias de esperanzas



 Albricias de esperanzas escrutan los abismos
cuando alcorza la estrella su eminencia divina,

incólume del odio, ilesa y peregrina
que emancipa la historia de arcaicos atavismos.

Asceta es la alborada virtuosa de aforismos
indemnes de egoísmos y ambiciosa doctrina,
mientras brilla sapiente la estrella clandestina
en humilde pesebre sin lujos ni espejismos.

Es la paz armoniosa de atinados desvelos
en los ojos sublimes de esplendentes luceros,
que sonríen genuinos ante el sol de justicia.

Navidad que sorprende con primicias y anhelos
en la alianza suprema de amorosos senderos,
que bendicen la tierra con la excelsa noticia.