Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 29 de agosto de 2013

Pasotas de Agosto



Fuente de azar y camino,
experiencia y osadía
regocijan de armonía
con el verbo peregrino.
Hacedora en el destino
que conspira con la vida,
cuando el alba nos convida
desafiando el universo,
en lo cetrino y adverso
va la esperanza florida.

Pues tu amor ha florecido
con el numen que suspira,
hace ofrendas en la lira
cuando arrulla convencido.
Siempre iluso, no vencido
en el azar, la tristeza,
descubriendo la belleza 
con la mirada del alma,
que cicatriza y ensalma
el ocaso con nobleza.

Así se vive mejor
compartiendo el día a día,
con la gracia y armonía
que nos ofrece el amor.
Lisonjero y tentador
sin claudicar nos conquista,
cual leal protagonista
en el presente genuino,
que inspira el gozo divino,
milagroso y optimista.






Por montes, valles y mares
peregrina y soñadora,
surte la musa en su aurora
un crepúsculo de azares.
Romancea sus cantares
en eternas primaveras,
se renueva sin fronteras
cuando esplende en melodía,
letra, pasión y ambrosía
en cascadas de quimeras.

Melodía acrisolada
atesorando sus notas
creativas en pasotas
que revuelan la alborada.
Tinta que escruta versada
y es testigo de la alianza,
entre el verso que se afianza
con la verdad justiciera,
renovando primavera
cual lucero de esperanza.


Y aquí estoy con mi rocío
cual relente de alegría,
destilando la ambrosía
floreciente del estío.
Sublime es el desafío
entre rimas y pasotas,
hermanando con sus notas
horizontes y universos,
que revuelan entre versos
tan libres como gaviotas.






Para lograr su algazara
es convocada la musa,
siempre osada y tan ilusa
con el numen que repara.
Su ambrosía nos aclara
cuando la duda confunde
y esperanzas nos infunde
si farsantes espejismos,
quebrantan con atavismos
el alborozo que funde.

Fragante como una rosa
surte la pluma su arpegio,
consumando el sortilegio
con la tinta primorosa.
Fluye diáfana, virtuosa,
libre y osada entre versos,
acerca los universos
con lirismo de quimeras,
en azules primaveras
y en avatares adversos.

Es de la espuma atrevida
y del celeste lucero,
del rocío es mi hechicero
en aurora sorprendida.
Es el torrente de vida
surtidor en la romanza,
eres el verso que alcanza
y acrisola el horizonte,
cual ruiseñor en el monte
seductor de mi esperanza.





Amaneció la sonrisa
tempranera en la ventana,
con optimismo y lozana
en su danza con la brisa.
Se desordena de prisa
 traviesa cuando delira,
esta musa que se inspira
en el primor que embelesa,
cada instante de sorpresa 
que acrisola con la lira. 

Galantes van los poetas
del seductor florilegio,
testigos del sortilegio 
entre décimas inquietas.
Halagadoras, coquetas
las espinelas radiantes,
entre rimas cautivantes
y tentadoras quimeras,
nos regalan primaveras
ilusas y deslumbrantes. 


¡Cuántas lisonjas besadas 
por las décimas del alma,
que embellecen y dan calma
entre pasotas rimadas!
Cariñosas e ilustradas
dejan sus huellas ilusas,
inspiradas por las musas
surtidoras de quimeras,
que renuevan primaveras
de romanzas inconclusas. 

Yo te regalo el rocío
y el azul de mi esperanza,
te ofrezco la franca alianza 
que florece en el estío.
No habrá sombras del vacío
ni silencios traicioneros,
solo horizontes certeros
serán los fieles testigos,
de nuestros versos amigos
que nos besan lisonjeros.


Alma y corazón deliran
trascendiendo sin fronteras,
entre avatares y esperas
con los versos que suspiran.
Tiernas las letras conspiran
con el roce de la brisa,
surten ilusas, sin prisa
con la inspiración divina,
la esperanza que genuina
nos regala una sonrisa.




lunes, 26 de agosto de 2013

Entre azar y rocío




Luctuosa despedida ahogando las quimeras  
desgarra la esperanza con el llanto del viento,
sopla fuerte la brisa perturbada de esperas,
lunática y demente llorando su tormento. 

Deplorable nostalgia fugada en la locura
del torbellino intenso que lacera entre espinas,
 va sangrando su pena de infausta desventura
dudosa entre las sombras arcaicas y mezquinas.

En este andar incierto de un verano sin rosas, 
de azules nomeolvides en las tardes de hastío,
he vivido el desvelo con mis rimas ansiosas
heridas de  añoranzas entre azar y rocío.









Entre azar y rocío caprichosa de anhelos
alcanzó la distancia la sublime caricia,
con las alas de alondras que aliviando flagelos
trinan sueños dorados en la errante primicia.

  

sábado, 17 de agosto de 2013

Desafiando el azar




Transitó la epopeya genuina
persiguiendo el azul del verano,
la esperanza entre abismo y colina.

La esperanza entre abismo y colina
desafiando el azar cotidiano,
renovó la confianza divina.

Renovó la confianza divina
cual quimera de un sueño lozano,
alejando el vestigio profano
de la alianza de fe que aglutina.

De la alianza de fe que aglutina
va aferrada al amor artesano,
persiguiendo el azul del verano
la esperanza entre abismo y colina.


viernes, 16 de agosto de 2013

Con la fiel decisión




Sin poder alcanzar el lucero
escribí mi pasión consternada,
abrazando el insomnio hechicero. 

Y aferré mi ilusión al sendero
que acrisola la ruta esperada,
en el iris de azul derrotero. 

Escapé del desdén prisionero
defendiendo la ilusa morada,
con la fiel decisión impregnada 
de vencer el dolor lastimero.

No traiciona el pesar embustero
la visión de la estrella anhelada,
que se ilustra en la joya prendada
del amor cual sublime escudero. 


jueves, 15 de agosto de 2013

Anticipa el ocaso




Cuando el céfiro danza su romanza
entre notas que alienan entresijos,
se desvelan frugales acertijos
y discretos arpegios de añoranza.

Cuando nace en el tedio la esperanza 
cual asceta misión sin escondrijos,
los anhelos soñados y prolijos
se vislumbran virtuosos, sin venganza. 

El danzar de la brisa que enternece
y enajena el primor en su murmullo, 
acaricia genuina y sutilmente.

Con el eco el adagio se estremece
 y el cantar de nostalgia con su arrullo,
anticipa el ocaso simplemente.


miércoles, 14 de agosto de 2013

Tristeza



Mis recuerdos precipitan
pretéritos entre ocasos,
lejanías suspirando
acertijos, despedidas
y enramadas que conspiran 
sus verdades sin engaños.

Indemnes de hipocresía
van las memorias profundas,
con respuestas inconclusas
y disyuntivas del alma,
entre osadas esperanzas
e ilusorias aventuras.

Va la tristeza bohemia,
persistente, atrevida,
lacerante en la agonía
del lamento y el hastío,
sollozando algún olvido
entre desiertos y enigmas.

Melancólica enramada
fluye en senderos de sueños
y atávicos argumentos 
de nostálgicos caminos,
trascienden en el exilio,
que profana el pensamiento.

La reminiscencia errante
convocada en mi silencio,
surte en palabras y versos
 esotérica y etérea
como el adagio de penas, 
que conmueve mi desvelo.






lunes, 12 de agosto de 2013

Mis versos de auroras




Hay montes de sueños en versos de auroras,
matices cetrinos, testigos arcanos
que anidan las huellas de azares ufanos,
celosos de anhelos y sombras traidoras.

Vestigios y estigmas en noches rectoras
de claros de luna y encuentros cercanos,
caminos de espliegos, senderos lozanos
vitales destellos radiantes de auroras.

Colinas de acordes y notas cantoras
que exhalan al viento sonidos tempranos, 
arpegios silvestres, renuevos serranos,
tesoros del tiempo y enigmas de auroras.

Primor de praderas adornan las horas
que ilusas inspiran torrentes profanos,
 leyendas de amantes y hechizos decanos
cascadas del alma, rocío de auroras.




domingo, 11 de agosto de 2013

Quiero



Quiero abrazar la mañana
con la visión de tus ojos,
quiero postrarme de hinojos
y besarte soberana.
El placer quiero si emana
caudaloso en regocijos,
liberado de acertijos
sin trastiendas ni falacias
y que esplenda en sus audacias
sin sofismas ni escondrijos.

Quiero en las noches ufanas
la arrogancia del lucero,
quiero aferrarme al sendero
de azares cual filigranas.
Sus huellas dejan arcanas
el crepúsculo indulgente,
como cómplice inminente
en el cenital desvelo,
debutando los anhelos 
en algazara evidente.

Quiero al nacer la alborada
desvestirme los antojos,
quiero romper los cerrojos
y perderme en tu mirada.
De amor suspiro agitada
en el  caos del idilio,
con su edén me reconcilio
en el délfico deseo,
cuando el néctar del jadeo
es mi bálsamo de auxilio.





sábado, 10 de agosto de 2013

La brisa me conquista





La brisa callejera en algarada
suspira fantasías con su arrullo,
acerca la esperanza en el murmullo
del tierno amanecer de la alborada.

Destello cenital en la mirada
 alcanza el sortilegio que me hechiza,
si el céfiro de amor se ruboriza
travieso en su lisonja enamorada.

Abrazo con el aura consentida,
mimosa en su alboroto peregrino
al verso que indulgente me arrebata.

La brisa caprichosa va atrevida
y el arpa melodiosa de su trino,
galante me conquista en la sonata.

En tanto entre las ramas se desliza
cual iris la romanza delicada, 
que el gozo del lirismo vigoriza.










En mi ventana




Llegas hoy a mi ventana
fugaz paloma viajera,
confidente y mensajera
de mi nostalgia temprana.
De la soledad arcana
eres cómplice genuina,
que revuela peregrina
entre notas conspiradas
y lágrimas suspiradas
tremolando en la neblina.

Te anticipo la añoranza
y el azul de mis anhelos,
que arrebola entre desvelos
testigos de mi esperanza.
Tórtola fiel en alianza
con la musa inspiradora,
que en el álveo de la aurora
precipita al horizonte,
versos con ansias del monte
y fragancia seductora.

Florilegio de primores
que romántico revela,
el lirismo centinela,
entre azares tentadores.
Sin estigmas impostores
 en la vigilia serrana,
 conmovida y soberana
va silvestre en la campiña,
la paloma que escudriña
la tristeza en mi ventana.






jueves, 8 de agosto de 2013

Con la tinta del alma



La caricia del alba desde el monte regresa,
mientras tanto su aroma sibilino confiesa.
Peregrina del alba siempre osada y traviesa
en el cénit dorado y en la ilusa promesa. 

Es azul la mirada del relente apacible,
en el trino bohemio del insomnio intangible.
Evidencia del alba que se asoma invencible
en el verde horizonte y amanece infrangible.

No se quiebra la Luna ni el lucero que admira
el rocío en la noche que acrisola y conspira.
Caprichosa va el alba y el azar de su lira,
con la tinta del alma cual adagio suspira.








domingo, 4 de agosto de 2013

Huellas de vida




Senderos del vivir surcan en huellas,
sublimes testimonios del camino
que escrutan desafíos del destino,
tropiezos entre azares y querellas.

Secuelas de avatares clandestinos,
memorias de gloriosas  epopeyas,
vestigios del andar haciendo mellas
surcando los quebrantos entre espinos.

Ocaso blanquecino que no ultraja
y goza sabiamente su experiencia,
trazando cicatrices  duraderas.

 El tiempo del amor  no resquebraja,
ni agrieta la esperanza y la prudencia
que brillan entre verdes primaveras.

Revelan filigranas de quimeras
 el rostro del otoño enriquecido:
y estigmas que atestiguan lo vivido.







sábado, 3 de agosto de 2013

Irisan sueños, promesas




Albricias soplan al vuelo
los zunzunes primorosos.
Liban el néctar de anhelo,
entre geranios hermosos.

Aletean presurosos
 acariciando rosales.
Intrépidos y curiosos,
danzan tiernos madrigales.

Algaradas a raudales
diluvian de regocijos.
Fluyen sueños en caudales
de emociones y acertijos.

Destapan sus escondrijos
las ardillitas traviesas.
Divertidos entresijos
son relentes de sorpresas.

Peregrinas y confesas
sin espejismos pedestres,
irisan sueños, promesas
las crisálidas alpestres.

Entre jazmines silvestres
se acrisolan con el cielo,
maripositas campestres
que albricias soplan al vuelo.








jueves, 1 de agosto de 2013

Cuando el alma trasciende




Eclosionan caricias las miradas cruciales
surtidoras de anhelos, inspiradas de estrellas,
extendiendo horizontes en las diáfanas huellas
desafiantes ilusas  de celestes umbrales.

Y se siente el adagio cautivante del viento
ululando entre rocas y colinas perversas,
retador de utopías, de quimeras confesas
en el cenit que abraza caprichoso el intento.

Culminante atavío desvelado de antojos
que armonizan conciertos en la intensa apertura,
arrebola el destello y adoniza la albura
confinando la alquimia censurada de abrojos.

Delatora sensible del romance que esplende 
atrapando sonrisas del azar indiscreto,
 confidente y divina cual virtuoso amuleto
que atesora miradas cuando el alma trasciende. 






Alianza y vuelo




Paloma en libertad surcando el cielo
se roza levantisca con la brisa,
 esplende en el albor cual pitonisa,
y elige caprichosa su desvelo.

Levanta mil pasiones en su vuelo,
ilesa alcanza  el don de profetisa 
e irrumpe tiernamente la sonrisa,
que asoma la esperanza y el anhelo.

Fragante en el amor, libre y dichosa
no juzga la ilusión ni el desvarío,
sanando la nostalgia silenciosa.

Traviesa en el azar y el desafío,
leal en su bondad maravillosa
defiende y acrisola su albedrío.

En tanto fiel aliada la quimera
se aferra a la paloma peregrina,
ansiosa del olivo en primavera.