Mis letras versadas

Mis letras versadas

lunes, 31 de diciembre de 2012

Ligera va la paz con alma de nobleza




 Es verde la esperanza cual blanca es la pureza
paloma inconfundible, visible con su estela
insomne y clandestina, ufana y centinela
remonta en su alborada la indómita proeza.



 Ligera va la paz con alma de nobleza,
en senderos distantes y sombras de cautela
solidaria en los valles, gentil cual damisela
que exige libertaria justicia en su firmeza.

Y es alto el desafío que arropa la conciencia
de la paz que armoniza los sueños entre espinas,
duplicando las ansias de ilusas primaveras.

En tanto el horizonte confía en la prudencia,

 en la esencia que clama las alas peregrinas
que emprenden redentoras promesas y quimeras.
 
 




sábado, 29 de diciembre de 2012

Que ella se propague por todo el universo

 
 

 Y que ella se propague por todo el universo
que esparza su ambrosía y el néctar del anhelo,
gaviota en la alborada que desde el mismo cielo
abrace la esperanza y asfixie lo perverso.


 Que aúne voluntades y asile lo disperso,
congregue en el respeto los sueños y el desvelo,
que vuele en la armoniosa razón del gran consuelo
y alabe el regocijo de amar en lo diverso.


Tremola en su nobleza paloma de la aurora
borrando la arrogancia de sombras que traicionan,
mientras la paz conquista la tierra soñadora.


Y se extiendan alianzas que ilusas dimensionan
el eco libertario y el verbo que no ignora,
las luces de quimeras que esplenden y eclosionan.

jueves, 27 de diciembre de 2012

A veces


A veces

A veces me domina el espejismo
en noches de repente sortilegio,
si augura un sentimiento en el abismo
la ilusa inspiración cual privilegio.


Y sé que no coincide el peregrino
instante del amor y el cautiverio,
sagrado en el gozar del clandestino
suspiro redentor del adulterio.

En tanto desafiantes los desiertos
que frisan ilusiones cristalinas,
alaban repentinos los aciertos
del tierno madrigal en las colinas.

Y siento que el ocaso se ilumina
si arropa en la constancia la ternura,
en tanto mi crepúsculo domina
la sombra que conquista su aventura.

A veces es mejor errar al viento
dejando su atavismo entre la brisa.
A veces lo genuino del talento
concibe en el averno la sonrisa.
 


Quizás es corto el tiempo


 

 Quizás es corto el tiempo de alucinarte en sueños.
¡Qué incierto es el anhelo de la utopía ilusa
que viaja en el espacio de una quimera ilesa,
de aquel rencor errante del odio que envenena!


 Retorna la mirada del alma en el intento.
¡Qué ensueño ha suspirado visiones tan profundas!
Regresa la añoranza fugaz como la estrella
efímera en la noche de gélidas promesas.

El tiempo no devuelve la historia en el deseo
tan solo se atesoran memorias y penumbras
palabras que han herido intensas cual tormentas
entre nieblas de dudas y angustias traicioneras.

Y escribirá un romance las sombras del destierro
al volar mis proscriptas gaviotas cada luna,
mientras se agite inquieta la pluma sin fronteras
y esplenda en la esperanza suprema primavera.

Quizás es corto el tiempo de alucinarte en sueños.
Retorna la mirada del alma en el intento.
El tiempo no devuelve la historia en el deseo
y escribirá un romance las sombras del destierro.
 

domingo, 23 de diciembre de 2012


Filigrana en la noche

Filigranas de montes que asperges huellas
damiselas arcanas y luz de estrellas
tan orondas de aromas tus perlas sellas
y esplendentes corolas de auroras bellas.


 Delicados primores de nácar dejas
en campiñas de lirios y de azucenas
mariposas fragantes, blancas, serenas,
enredando jazmines en las verbenas.

Filigranas de arrullos y ruiseñores
ruborizan amantes cual tentadores,
en el ágape intenso de soñadores:
que armonizan intentos entre colores.

Atavismos traviesos que soberanos
recurrentes de ensueños vuelan arcanos,
y en pendientes de empeños versos lejanos:
acarician insomnes duelos serranos.

Filigrana en la noche, tú que has amado
al bohemio poeta que enamorado,
vas versando los sueños entre sus vados,
con furtivos enigmas que le han besado.

 
 
 


 

El incienso de amor


El incienso de amor

El incienso de amor en la tierna sonrisa
que en pesebre de luz nos regala su aroma
es augurio de paz en senderos de gloria,
humildad y perdón en acequias de vida. 


 Es consuelo frugal, es espliego en vigilia,
generosa verdad en la inquieta alameda
cual aurora boreal de celestes estrellas
y el astral sideral del lucero que inspira.

La fragante virtud de prudencia conspira
tolerante al andar allanando avatares,
con la ilustre pasión entre aciagos y azares
compromete su voz peregrina y divina.

Se levita el vergel en la alianza infinita
que acrisola el edén con el iris sidéreo
y en el verbo hacedor del arcano misterio,
es Jesús el Pastor de primicias genuinas.

Se desvela Belén entre anhelos y albricias
con la luz cenital del pesebre hialino
sin lujoso cendal, sin rencor ni egoísmo
persistente y tenaz: nuestro asceta Mesías.

Horizonte de amor entre rosas y espinas
en preclaro bregar, de contiendas e historias,
evangelio de luz, primavera y aurora
esplendente en la cruz que predica justicia.    
 
 
 
 

sábado, 22 de diciembre de 2012

Espíritu divino


Espíritu divino

Espíritu divino, te acercas al instante
de amor y de alabanzas de coros celestiales,
amanece la vida cuando convida el alba
con rocío de luna y estrellas de esperanzas.
 

Espíritu que elevas amor haciendo historia,
levitas peregrinas sentencias de la espera,
si el ángel que cobija desiertos en su estela
irrumpiendo silencios se ufana con la aurora.

Espíritu del Padre bendices lo imposible
con la sabia palabra y el verbo de la estirpe
y en la tierna sonrisa del Niño y de la Virgen:
fecunda la esperanza su milagro sublime.

Espíritu divino renaces en la Tierra,
humildad del pesebre que pondera veredas
allanando caminos de senderos que esperan:
la llegada del Niño con incienso de Estrella.


En un pesebre de paz




En un pesebre de paz

A la cueva nazarena vamos todos adorar
al bebé que es Sol y Estrella, nuestro Príncipe de Paz.
Vamos pronto zagalillos que el convite va a empezar
y los árboles del monte llenos de copos están.

  Con guirnaldas tricolores los pastores vienen ya
a ofrendar flores y cantos a la suprema deidad.
Todo esta frío y oscuro, solo hay luz en el portal
donde la Estrella de Oriente deja su estela de paz.

Los ángeles van cercando con sus halos el umbral
y esplendentes las estrellas sacralizan el lugar.
Desde el sagrado recinto y en vigilia celestial
con el Espíritu Santo y en divina Trinidad,
bendice el Padre divino el sollozo virginal,
que hace luz entre las sombras con el rostro angelical.

A la cueva llegan todos y la virgen bella está,
el lecho lleno de flores hacen sublime el pajar,
donde duerme el santo niño, Verbo amado de la Paz
que habitará entre nosotros como camino y verdad.

Sol y estrellas, querubines, serafines, cielo y mar,
todos se llenan de gozo ante la excelsa beldad,
dádiva de la esperanza y alianza de libertad.
Vamos pronto zagalillos que el niño ha nacido ya:
¡Gloria inspira la alborada que va irisando la paz
del Niño Dios con los hombres de tan buena voluntad!


viernes, 21 de diciembre de 2012

Es casi un acertijo

Es casi un acertijo

Es casi un acertijo el inspirar de nuevo
razones accesibles del ínclito placer,
después de confundir la noche cual placebo
y socorrer las dudas en el amanecer.

Apenas se comprende la intención que reclina
el mesurado anhelo que conspira el dolor,
 es casi un laberinto la sombra en la colina
que admira el horizonte travieso en su esplendor.

Mi pena vuela errante, delira en poesía
cual frágil golondrina sapiente de emoción
y aunque la lluvia inunde la gélida agonía,
jamás podrá entre brumas perderse una ilusión.

No ignora en el rocío la aurora peregrina
la indómita caricia que augura el rosicler,
inquieta en la mirada sidérea y clandestina
que busca el acertijo difícil de entender.

Y pienso en el osado capricho del enigma
que versa en poesía y enjuicia en soledad,
mientras llega en el alba preclaro el paradigma
que inspira con su estigma y evoca su verdad.
 



 

 

viernes, 14 de diciembre de 2012

En la cumbre de anhelos



 
 
 
Y cantará en la noche la luna tus conciertos
y tú serás la estrella que irradie su fragancia,
brillando entre luceros que acorten la distancia
porque estarás cubriendo de oasis los desiertos.

Y será tu sonrisa quien sane desconciertos
que apurada partida sumió en la discrepancia.
Y nacerán leyendas que alaben la prestancia
cuando acordes celestes ponderen tus conciertos.

Y eternos los estigmas entre aciagos y aciertos
cubrirán distinguidos con cendales de gloria,
los senderos de sueños que enaltecen despiertos.

Y en la cumbre de anhelos se contará una historia
cuando escuchen acordes en los páramos yertos
y la sierra consagre la cruz de tu memoria.   

Cuando el rocío llora


Cuando el rocío llora
 



 
Brisa invernal cuando el rocío llora
sus lágrimas en copos cual estrellas;
y es blanca la añoranza entre las huellas
del frío rosicler de nuestra aurora.
 
Quizás fue la verdad inquisidora
que trajo la tristeza cual centellas
y expresa en el dolor de sus querellas
la cruda realidad conmovedora.

Se siente la piedad y la nobleza
que sufren despedidas silenciosas
y ensalzan el poder de la grandeza.

Humildes maravillas que entre rosas
bendicen con amor la fortaleza
y esplenden horizontes luminosas.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Pensamiento

 
 
 
 
Pensamiento que invades de emoción mi lirismo,
me tomas de la mano cual vástago perdido,
que se aferra al silencio que suspira su olvido
y sucumbe en la nieve de mi invierno de hastío.
 
Fascinado me encuentras en un límbico abismo,
con las musas que adornan cada verso que escribo;
si me miras gozoso tú te ufanas del mito
cultivando mi historia, con tu genio divino.
 
Pensamiento que danzas la tragedia contada
por la musa que exhala su vivir cuando canta,
y al mirar mis pupilas con la imagen soñada,
llegarás con cautela penetrando mi alma.
 
Pensamiento sin prisa, te consume el vacío
te repugna el sofisma de indolente castigo;
solo llegas con ansias de inspirar nuevos bríos
de ilusiones y anhelos, cual feliz vaticinio,
del lirismo que llena cada estrofa que escribo.
 
Pensamiento estoy sola aunque tú estés conmigo,
cada hora en mi espacio rellenando los sitios
con misterios guardados en silencios perdidos,
en un mundo poeta que me abraza cautivo
creativo de esperas, seductor de lirismo,
cuando invades mi invierno con talento divino.
 

lunes, 10 de diciembre de 2012

Cuando florece una flor

Cuando florece una flor

Dedicado a la memoria de Jenni Rivera.

Cuando se muere una dama llora su gente el dolor,
de la partida profana que su alegría apagó.
Cuando se siente la rabia de la imponente aflicción,
no hay consuelo en la nostalgia ante la muerte precoz.
Se hace presente el milagro del amor, la comunión,
en la plegaria que eleva sus oraciones a Dios,
hacedor de la esperanza en la paz del corazón.
Cuando se deja un legado tan genuino en su esplendor
brillará siempre divina y auténtica la pasión
de la incansable guerrera, sincera de convicción
tan humana ante las penas, tan rebelde a la traición,
solidaria en la tristeza, misionera del perdón.
Madre, hija, hermana, amiga, auténtica en el amor
sin dobleces ni prejuicios, sin falacia ante el rencor,
dando siempre su sonrisa con la joya de su voz.
Esplendente ante la vida, defensora del honor
va la señora divina del carisma seductor
con su corona de diva y el adagio encantador,
en esa cruz que no expira cuando florece una flor.

 
 
 
 

sábado, 8 de diciembre de 2012

Defendiendo el amor

Defendiendo el amor

¡Cómo decir que no si pasa el tiempo
de efímeras razones, oh poesía!
Aliento de soñarte en melodía
y ser más que un discreto pasatiempo.

Versa loca primicia en su destiempo,
vuela sabia y frugal melancolía,
llena el cáliz del alma la ambrosía
con el ritmo del grave contratiempo.

Vive intensa la pluma peregrina,
no conoce falacias ni contratos
solo atrapa la vida en la neblina,

o en la sombra de errante golondrina
que libera el romance de quebrantos,
defendiendo el amor y su doctrina.
 

 

jueves, 6 de diciembre de 2012

Aún domina el recuerdo


Aún domina el recuerdo...

De nuevo en mi camino persiste tu castigo
otra vez me confundes, ególatra atrevido
si alucinan las ansias del beso prometido,
en la tarde de invierno cual gélido testigo.

Y domina el recuerdo del requiebro tentado
que conserva el enigma en sagrado amuleto.
Y acompaña el hastío del invierno indiscreto
si se aferra al estigma del arcano pasado.

Sin embargo en las dudas que azarosas afloran
de nuevo en el capricho de anhelada quimera,
se evaden los quebrantos, te pienso en primavera
y abrigo el acertijo que el talismán adora.

Si humanizo el sendero en la errante tiniebla
que al ungir la nostalgia se consagra en su nimbo,
el recuerdo bohemio reticente en el limbo
no claudica de antojos persistente en la niebla.

Aún domina en la noche el inquieto vacío
lisonjero de acoples en arcén prohibido
y en la sombra del tiempo sometido al olvido
atenaza de nuevo tu recuerdo sombrío.






 


 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Aspergen hoy mis letras...



Aspergen hoy mis letras la nostalgia
que sufren la distancia cual martirio,
aspergen hoy las huellas del camino,
la triste filigrana de añoranzas.

Escriben hoy las letras confinadas
al piélago que intenso ha flagelado,
aciagos que laceran quebrantados
y exilian primaveras de palabras.

No hay rejas ni balaustres que encarcelen
conciencias que predican el ejemplo,
del verbo amar cual templo de evangelio
que instruye en el perdón que lo enternece.

Aspergen las quimeras sus revuelos
inquietas de preguntas sin azares,
sin falsos argumentos ni montajes
que asilan la esperanza en el silencio.
 

martes, 4 de diciembre de 2012

Hoy regresa de un tiempo




Hoy regresa de un tiempo fecundando el olvido,
han pasado los años y el ocaso es testigo
del sendero que arcano va escarchando el espigo,
cual bohemio recuerdo de un otoño vencido.

Del desierto cansado solitario y plañido
el lamento solloza reclamando el abrigo,
que cobije algún sueño sin dolor ni castigo
mitigando las dudas del ayer fallecido.

Hoy regresa afectivo cual profeta de un sueño
seguidor del romance y el epígono empeño,
alcorzando la aurora que acrisola quimeras.

Convirtiendo el declive turbulento en adagio
que sentencia y conquista más allá de un presagio:
la evidente algazara como albricias de esperas.