Mis letras versadas

Mis letras versadas

jueves, 30 de agosto de 2012

Arúspice y sensual

Llegas a mí


Llegas a mí nodriza que se asila,
frugal en la oquedad de mi universo,
genuina, soñadora y altruista,
cual égida que ampara sus misterios.


 Llegas así de ilusa golondrina
que emigra quijotesca entre los versos,
cual Venus del Olimpo que acaricia
la lira que rubrica su denuedo.


Llegas vital, locura de las rimas
y anáforas del éxodo bohemio,
de letras que alucinan despedidas
y el céfiro placer aventurero.


Vives en mí virtuosa poesía,
el numen que hipnotiza cual espliego
dilecto romancero de caricias:
besando los arcanos sortilegios.


Llegas a mí de musa consentida
la dueña de mi osado atrevimiento.
Vives en mí virtuosa poesía,
besando los arcanos sortilegios.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Se despeña el intento


el empeño vehemente que resuena
en averno lacerado y confundido.


Se quebranta el altruismo en su flagelo,
cual azote consternado que estremece
el oasis esplendente de un anhelo.


Y despeña la malicia que fenece
su pereza al desprecio que envilece,
exiliada en azaroso desconsuelo.

 

lunes, 27 de agosto de 2012

Ufana seducción


  

 
Conspira enamorado el desaliño
de amarte en la penumbra silenciosa,
cual tierna seducción que presurosa
conquista tus misterios con un guiño.  
 
 
Carisma de la entrega que no espera
 ansiosa se provoca quejumbrosa,
con aire de doncella entre la rosa
y espliego placentero de quimera.
 
 
Mesura confinada entre taludes
candente de inquietud se conmociona
y el brío cenital que la emociona
abraza en apogeo sus virtudes.
 
 
Locura en la dulzura que acaricia
cual brisa placentera y excitante,
la danza celestial, viril y amante
que intensa desordena su malicia.
 
 
Asceta y musitando el entusiasmo 
cual céfiro frescor del regocijo,
conspira en la algazara el acertijo
y ensalza el rosicler en el orgasmo.
 
 
Conspira enamorada con un guiño
con aire de doncella silenciosa,
 asceta y provocando con la rosa:
la ufana seducción del desaliño.
 
 
 
 
 


domingo, 26 de agosto de 2012

Besando desventuras





La súbita eclosión que se revela
de absurda lobreguez de soledades,
depura su tristeza y se subleva.

Silencio que alimenta necedades,
que obstinan interiores de quebrantos
y ocasos vehementes de saudades.

Tristezas que suspiran desencantos
y arpegios de sutil melancolía,
contemplan la eclosión de sus encantos.

Aurora que amanece en la armonía
y espigas del aroma que eclosionan:
presumen el vergel de la ambrosía.

Azares que traviesos no perdonan,
desidias que desprecian los anhelos
de amantes peregrinos que abandonan.

 Besando desventuras y revuelos
de albricias consentidas de esperanzas,
la osada rebelión de los desvelos:
asperge sus bohemias añoranzas.


sábado, 25 de agosto de 2012

Andar y despedida

 
 
 
Donoso con su andar en despedida
segando sus misterios con donaire,
garboso resplandece con desgaire
y abriga la amapola resentida.
 
 
Garboso resplandece con desgaire,
airoso con la gracia resplandece
y acequias del estío que fenece
refugian sus aromas con socaire.
 
 
Y acequias del estío que fenece
conspiran el azarbe cual cascadas,
despiden las azules alboradas
y ostentan el ocaso que amanece.


Despiden las azules alboradas
de espliegos florecientes cual revuelos,
las mágicas albricias y desvelos
de noches ladronzuelas conspiradas.


Las mágicas albricias y desvelos,
crepúsculos celestes consentidos
confinan los amantes bendecidos:
traviesos clandestinos entre anhelos.



viernes, 24 de agosto de 2012

El sueño que perdiste

 

 
Iluso de proyectos aspiras la quimera,
aroma del deseo fragante que persiste,
divino que alucinas el sueño que perdiste
buscando el altruismo bohemio a tu manera.
 
 
Divino que alucinas el sueño que perdiste,
tan débil fue la alianza y efímero tu hechizo
postrado ante el deseo endeble y quebradizo,
contempla la utopía que diáfana resiste.
 
 
Postrado ante el deseo endeble y quebradizo,
cual aria del romance versado que conmueva
descubre el florilegio vital que se renueva,
de intruso peregrino frugal y advenedizo.
 
 
Descubre el florilegio vital que se renueva
de acordes cotidianos y azares que ponderan,
loables primaveras en versos que superan
ocasos cenitales del sueño que se eleva. 
  
 
Aroma del deseo fragante que persiste,
cual aria del romance versado que conmueva
descubre el florilegio vital que se renueva:
divino que alucinas el sueño que perdiste .


 






martes, 14 de agosto de 2012

Contagia amor.

 
 
 
 



Contagia amor tu seducción airada
plagiando la ilusión que se motiva,
cual mágica mirada que cautiva:
rubrica con caricias su velada.


Presagia las entregas de su amada
ansiando aquel abrazo a la deriva,
con la sensual sonrisa que lasciva:
excita su algazara tan osada.


Y besas el oasis del remanso,
cual hálito fecundo de primicias
de aurora novedosa en su frescura.


Contagia los deseos sin malicias,
lujuria del amor en su descanso,
albur y conmoción en su locura.


II



Albur y conmoción en su locura
quebrando las angustias sin venganza,
augura amor sublime de confianza
y anula en el perdón la desventura.


Delicia que supera la atadura
e inspira el corazón con la templanza,
cual néctar del excelso que se afianza:
al gozo rosicler de su dulzura.


Y alienta de traviesas aventuras
encuentros de requiebros y de albricias:
rijosas sensaciones que contagian.



Besadas tentaciones sin codicias,
dilectas sin profanas conjeturas:
que besan la alborada que presagian.








 

domingo, 12 de agosto de 2012

Evoca el corazón



Evoca el corazón más que memorias:
si cantan solitarias las historias.
Insípida tristeza que doblega
recuerdos que en el tiempo languidecen,
cual huellas que con perlas humedecen:
la intensa soledad que se repliega.

Abraza la distancia que sosiega
el fárrago abismal que se estremece
y evoca en el desorden que fenece:
la osada soledad que se reniega.

Evoca el corazón más que memorias:
si cantan solitarias las historias.

Arrulla con rosácea primavera
la historia que armoniza con mesura:
ocaso de un recuerdo que perece.


Y atávico el sendero cual quimera,
que agita la inquietud que no perdura:
alude el optimismo que florece.
 
 
Evoca el corazón más que memorias,
si cantan solitarias las historias.
Evoca el sentimiento que presagia:
el alba de esperanza que contagia.

sábado, 11 de agosto de 2012

En el instante exacto.





Si el tiempo del ocaso me llega reservado,
en el instante exacto de amar las primaveras,
no habrá yermo desierto sin alas de quimeras,
ni estéril argumento de un sueño confinado.



Crepúsculo infecundo del iris refugiado,
en el umbral  celeste de túrbidas higueras
y el trino de sinsontes y alondras lisonjeras:
serán la sinfonía del beso conspirado.


Mientras, mi corazón recibe la advertencia
cuando el tiempo impetuoso y arúspice de enigmas,
 augura en su delirio la lírica elocuencia.


Y vive en el ocaso el numen consagrado,
dilectas son las huellas que dejan sus estigmas,
cual pléyade de azares que el tiempo ha reservado.



¡En el instante exacto: preludio del ocaso!

viernes, 10 de agosto de 2012

Hoy caminaré




Hoy caminaré senderos abiertos
de su mano iré  con virtud y arrojo,
no le temeré a los desaciertos

y al amanecer llegaré de rojo.
Cubrirá mis pasos los claveles muertos,
que evocan el beso y antaño sonrojo.

Tú suspirarás placeres y aciertos,
cuando la mirada suplique de hinojos,
entre mis senderos discretos de arrojo.

 Cuando me acaricie la brisa los ojos:
te desafiaré con mi andar sereno,
besando el oasis en desierto ajeno. 

Hoy caminaré senderos abiertos
y al amanecer llegaré de rojo,
tú suspirarás placeres y aciertos,
cuando me acaricie la brisa los ojos.
 

jueves, 9 de agosto de 2012

Un sueño poeta





¡ Mito de su encanto versando la senda
y un alba de rosas, diamantes le ofrenda !


Un sueño poeta, vagando en la sombra
de límbicas letras, ufanas, perdidas,
surcando horizontes de rimas heridas,
honrando el talento versado que  nombra.


Edén de la espera que el mito renombra,
cual vergel  rosáceo del alba rendida
 y anáforas sueltas rimando la vida
del ínclito ocaso del verso que asombra.


¡ Mito de su encanto versando la senda
y un alba de rosas, diamantes le ofrenda !


Sueño de bohemio con brizna de azares
y el arrojo osado de su pluma inquieta
seducen augurios de iluso profeta.


 Versos abrazando caricias cual liares
sujetos a ensueños de lira discreta:
empíreo destino de aurora y profeta.


 ¡ Mito de su encanto versando la senda
y un alba de rosas, diamantes le ofrenda !
Refugio de un verso que el sueño supera :
el intento iluso de sutil quimera.


Veo a la luna.





Veo a la luna danzar doncella
 entre los nimbos divina e ilusa,
siendo el lucero quien la atropella,


cuando su ardiente beso rehusa.
En aura regia brilla la estrella,
cuando la luna gira confusa.


Y en el remanso su luz destella,
con la mesura de ninfa intrusa:
luna traviesa, diáfana y bella.


Danza entre silfos sin otra excusa,
que el torpe beso dejó en la aurora:
cuando su aroma coqueto ignora.


Veo a la luna danzar doncella
cuando su ardiente beso rehusa
y en el remanso su luz destella,
danza entre silfos sin otra excusa.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Ansia bohemia




Misantropía de tu arrogancia
y entre  suspiro y melancolía:
 abrazo el ego de tu fragancia.

Hizo taludes la apostasía
y en el declive de nuestra audacia,
rúbrica exigua de tu agonía.

Ansia bohemia, tan solitaria
y albas tentadas en la utopía,
cual gris ocaso de una falacia. 

Reto inasible de melodía,
que en el sublime acorde del alma:
llegue al arcano beso que calma. 

Misantropía de tu arrogancia,
 hizo taludes la apostasía,
 ansia bohemia, tan solitaria,
 reto inasible de melodía.





Al suspirar




 
 
Al suspirar con tus halagos siento
el claro sortilegio de tu magia,
traslúcido misterio que se plagia
con versos del hialino sentimiento.


Tan claro cual dilecto pensamiento,
me fluye la caricia que presagia,
la tierna suavidad que se contagia
del tórrido suspiro que presiento.


 Beber la sombra rosa del pecado
y así amanecer en tu alborada:
ufana del primor y la osadía.


Sentir el rosicler enamorado
del tierno atardecer en la algarada:
de azares y armoniosa sinfonía.

martes, 7 de agosto de 2012

Inquieta musa


Inquieta musa que arrulla en prosa
la vida intensa, asceta y frugal,
parca y sensata entre una rosa

 
sigue el aroma del regio umbral.
Con tus aspergios cantas virtuosa
y es tu consuelo: beso ancestral.

 
Inquieta brizna, sensual, rijosa,
que en su versada oda vital
seas la musa que besa en prosa.

Siente el errante verso llegar,
tierno y seguro, sobrio y bohemio,
que fluya en prosa cual florilegio.

Inquieta musa que arrulla en prosa 
sigue el aroma del regio umbral,
inquieta brizna, sensual, rijosa,
siente el errante verso llegar.

domingo, 5 de agosto de 2012

Genuina en la virtud



De ilusión vistió su corazón un día
y en tanto que el dolor le sedujera,
pudo vencer el alma su quimera
en medio del engaño y la agonía.

Anhelos y visiones consentidas
de erráticos axiomas y apotegmas,
quebraron ante el duelo por la espera
de ascéticas renuncias y utopías.

En ascuas la evasiva reticente
y el eco del lamento que sofoca,
umbráticos descansan entre sombras.

Y excelsa la ilusión que no se asombra
florece en rosaledas con la aurora,
genuina en la virtud que permanece.

 II

Genuina en la virtud que permanece
y austera rubricando su mesura,
se inquieta ante la bruma de las dudas
y umbrosos avatares que la envuelven.

Se viste del primor cuando amanece
de azares entre mieses y amapolas,
celeste la ilusión que se enamora
de arcanas melodías que la aspergen.

Y el aura del crepúsculo inefable
oasis de ilusiones clandestinas,
comparte en sus azares las caricias.

Se viste el corazón con las albricias,
de ingenuas ilusiones consentidas
y atávicos ocasos imborrables.





sábado, 4 de agosto de 2012

En ínclito horizonte del silencio


Siento el rozar del beso reservado
agitar el conmovido florilegio,
siento el arisco empeño del silencio,
al turbar el melancólico arrebato.

Siento el frugal rozar conmocionado,
de los labios susurrando sus misterios
y el atávico versar parco y bohemio
desterrando las nostalgias del pasado.

Es verdad, eres el hálito de auroras,
eres dueño del edén que me emociona
cuando rozas mis azares con tus besos.

 
Es así, siento el remanso sin mentiras,
sin arcanas sensaciones reprimidas
en ínclito horizonte del silencio.

II

En ínclito horizonte del silencio
el destino perpetúa sus primores,
cual bohemio que eclosiona sus pasiones,
en la inquieta seducción de su universo.

Es preclara en el sublime sortilegio
la genuina candidez que no se expone,
al absurdo laberinto de rencores
ni a la terca negación del desconsuelo.

Siente así en la osadía que se atreve
al besar la poesía que conmueve,
la virtuosa gratitud de su denuedo.

Es así, tierno y viril , beso bohemio,
que al rozar su intrepidez por mis anhelos:
eclosionan cual renuevos los placeres.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Se hizo la luz.



 
Hizo la luz su voluntad en el silencio,
hizo el edén, sueño y verdad, brizna  y desierto. 
Hizo el amor, tregua y vergel, aura y destierro,
 en cenital clímax fugaz de su denuedo.

Hizo el azar prados de amor cual rosaledas
y en la armonía su musitar égloga intensa.
Hizo el albur plena intención de las quimeras
y en el placer canicular toda mi hoguera.

Hizo el amor cuerpos temblar en el idilio,
hizo alcanzar tórrida paz cual paraíso.
Hizo besar sombra y deidad, sexo y hechizo,
en el placer de cabalgar nuestro delirio.

Casta virtud, púdico amor que no se vende,
puro y leal haces la luz que me estremece
y me posees franco y vital cuando el relente,
en la osadía de tu pasión cubre mi fuente.

 La intrepidez de tu besar es mi alimento,
hace vibrar todo mi ser tu atrevimiento,
néctar vital, lluvia de amor bañan los cuerpos,
en el romance fiero y sensual del apogeo.

Se hizo la luz, blanco candil de la armonía
 y el carmesí gozo de amar llega a su clímax,
 sueño y edén,  delfos de paz, tregua y vigilia:
en el placer de copular almas y vidas.