Mis letras versadas

Mis letras versadas

viernes, 30 de marzo de 2012

El Tiempo.


El tiempo es el testigo del fracaso,
 es puente del dolor en el olvido.
 El tiempo es deponente del pasado
 de estigmas que atestiguan lo vivido.

El tiempo ha declarado el abandono,
dimite entre las lágrimas de hastío,
las huellas despojadas del tesoro
que evocan los instantes de vacío.

Degrada el universo del pasado,
conjura en el presente: desafíos,
el tiempo que confiesa perdonando
las huellas del dolor y del olvido.

El tiempo es el poder de la paciencia
y acota las nostalgias revelando,
que pueden renacer con la experiencia
legítimos los retos visionarios.

El tiempo es testimonio y despedida,
que sana los vestigios del engaño,
es fénix seductor que no mancilla
la aurora que amanece del ocaso.






lunes, 26 de marzo de 2012

Romance a la Tierra Madre.


<>
<>
 
Tiempos remotos de sueños,
místicas revelaciones,
 alquimistas conjurando,
con los planetas y soles,
fábulas con las caricias
de las diosas y los dioses.

Crepúsculos que ensombrecen
 las siluetas de los bosques,
mitificando la huida
del zunzún ó del sinsonte,
el amanecer del alba
cual matizar de colores,
y el trinar de las alondras
en su concierto de flores.

Tiempos remotos y mitos,
consagración y desvelos,
renaciendo lo divino
en primaveral renuevo,
donde los vástagos plenos
 fructifican entre mieses
 cual analectas de rimas
de los versos que florecen.

Árboles que despojados
de sus hojas, casi yertos,
vienen con brotes y frutos
pinceladas del encuentro,
con la espesura agraciada
de los montes cual denuedos,
cantando el sí de la vida:
al excelso advenimiento.
 
                    Madre Amor- Naturaleza,
protegida con donaire
por los ángeles del bosque
y los guardianes amantes. 
Silfos del aire presagian
surtidores, manantiales,
algaradas de cascadas
que se arrullan con linaje,
cual florescencia de almas
en florilegio del arte.

Tierra Madre, panacea
universal contingencia,
hoy con mis letras  festejas 
tan dilecta como regia,
el  equinoccio de amantes
de la Diosa Primavera ,
con sus  astrales galanes
en romancero de estrellas.























viernes, 23 de marzo de 2012

Comparto mi emoción en poesía.


Comparto con la sed de mi silencio,
la pluma mitigando mis palabras,
las letras que se escurren y delatan,
la esencia transparente que se escapa,
cual yerma soledad de la utopía:
que arropa en su desierto la esperanza.

Comparto en el dolor de mi partida,
ilusa mis quimeras que aún me cantan.
Arrullan en el limbo las caricias,
con orlas de jazmines y esmeraldas
y aguardan la celeste bienvenida:
corolas de zafiros en cascadas.

Comparto la intimista poesía
deidad de mis palabras y mi llanto,
presagio en el dolor la despedida
y fluye con mis versos el quebranto,
si el numen resplandor que me cobija,
inspira la ambrosía del descanso.

Contemplo en la eclosión de mi lirismo,
el lóbrego desvelo de mis labios,
comparto con los versos que te escribo
el néctar confidente del adagio,
leal revelación de lo genuino
en letras que delatan mi cansancio.

Comparto con la sed de poesía,
cascadas del relente de mi alma,
espíritu del delfos de mi Olimpo,
Anubis cual guardián de mi palabra:
arúspice del verso que delata
y ampara en el ocaso su llegada.

Hoy la depresión y la tristeza consumen mi energía. La poesía es mi reposo, me alivia y me da el placer del instante. La Primavera nos llega en su insólito renacer, que su  capacidad de crear siga invadiendo cada rinconcito del alma ante los detalles de la vida, que me conmueven y emocionan. Que la angustia que me lacera, sea efímera como el  crepúsculo, que el amanecer me regale en su virtud , el albor de una nueva esperanza. Y que mi pluma siga transitando con las musas todo el caudal genuino de la inspiración que permita que sigan fluyendo  con mis versos, estas Cascadas de Luces que iluminan mis horas.

lunes, 19 de marzo de 2012

Heredera marchita



Te dedico mis letras, heredera marchita,
que vaciando tu vida del perdón con la ira,
vas llenando rincones con rencor y perfidia
y el dolor te consume desolada, vacía.

Aferrada a un don nadie que te asfixia y mutila,
que oscurece vacíos y ensombrece la vida ,
no tolera el decoro pregonando violencia,
con la burda jactancia de egoísta profeta.

Vanidosa te encierras, petulante y grosera,
le facturas al mundo lo que el odio te deja,
la soberbia malsana sin bondad  que enajena
lo mejor de tu alma que solloza en la espera.

Eres hielo y escarcha, presunción e insolencia,
arrogancia que ignora la bondad que se acerca
y tus ojos mancillan, tu osadía no cesa,
en procaz ignorancia de tu infiel reverencia.

Heredera marchita de la angustia sin nombre,
me lastimas de veras, no toleras mis dotes
y la envidia cercena, restringiendo el cariño
que suspira en la espera solitario y vacío.

Te dedico la angustia , el dolor de mis letras,
han pasado los años y tú sigues bohemia,
entre rabia, nostalgias, arrogancia y esquemas,
ignorando en tu hielo la inasible tristeza,
filigrana de angustias, exiliada de penas.

Dedicada a esa persona que tiene la capacidad de ignorar la presencia del cariño, que no me tolera, tan solo por ser la esposa de su padre.


domingo, 18 de marzo de 2012

Tulipanes y libros.



Tulipanes y libros, pasión y aventuras
acordes de instantes, asombros e intrigas,
cuando estás ausente mi fiel compañía
 en ellos convenio sosiego a mis dudas.


Leales primores que alegran mis días,
cansados, exhaustos, de tristes fatigas
y en ellos descubro la esencia de vida:
aroma de encanto en páginas vivas. 


Sumando mis horas, minutos inertes,
las páginas llenan espacios vacíos
fragancia  del alma conforme del temple,
 estoicas leyendas de amores y olvidos.


Resigno mis días, al tierno descanso
mi mente se llena del numen callado,
sereno, impasible, paciente y sagrado,
en páginas vivas de magia y encanto.


Fascina el hechizo de los tulipanes,
lindeza exquisita con libros de azares,
deleite que atrapa con versos mis lares,
cobija de letras: morada de amantes.


Pasión y aventuras en largo descanso
con libros y versos de azares amados.
Camino mi Delfos con los tulipanes
cadencia y suspiro: estigmas de amantes.



jueves, 15 de marzo de 2012

Me enamoras de nuevo.



Me enamoras de nuevo  lealtad de requiebros,
que suspira la frase del sublime te quiero.
Me enamoran detalles que acarician mis sueños
y compartes la dicha de abrazar mis deseos.

Me seduces de nuevo mi galán caballero
con la fuerte mirada que desnuda placeres.
Me enamora tu entrega , seductor del deseo
si al besar tu mirada, de pasión enloqueces.

Me enamoro y te siento en mis valles discreto,
contingencia de azares recorriendo mi cuerpo,
delicado y salvaje, ambrosía y remedio
que fecunda el remanso del ardiente renuevo.




Te enamoras de nuevo susurrando mi nombre,
me regalas la rosa cual amor de otros tiempos,
me conquistan las huellas indelebles del hombre
que acaricia detalles y bendice deseos:
en la nueva alborada de pasión  y requiebros.

martes, 13 de marzo de 2012

Romántico el encuentro.



Romántico el encuentro
amantes del misterio,
sus jóvenes pasiones
selladas por un beso.

Romeo entre las sombras
buscando el sortilegio.
Julieta la doncella
suspira con un beso.

Romántico el encuentro
pasión en el secreto,
rencores de familias
obstáculos que fueron,
semillas de aquel odio
sembradas con despechos.

Romance de los tiempos,
Montesco y Capuleto,
Romeo enamorado,
Julieta con sus sueños.

Romántico el encuentro
amantes del misterio,
sus jóvenes pasiones
selladas por un beso.

La pócima sagrada
conjuro del secreto,
sublime la esperanza
de amor puro y eterno.

 Romeo desterrado,
Tybaldo yace muerto,
azares del destino,
el odio y el secreto,
condenan los amantes
distantes, al destierro.

Julieta se ha dormido
y finge su sepelio,
no hay odio que la aparte
del joven de sus sueños.

Espera en el sepulcro
el beso de Romeo,
romántica la espera
de hacer valer sus sueños.

Azares del destino,
vencieron la añoranza
y el sueño de Julieta
suspira con nostalgia.

Noticia inesperada
conmueve al afligido.
Romeo se estremece
con su  peor castigo.
Él sabe que su amada
ha muerto en sacrificio,
y acaba con su vida
romántico y perdido.

Julieta confundida,
despierta del hechizo
y ve a su fiel amado
que ha muerto entre suspiros.

Con lágrimas de amor
la daga entre sus manos,
clavó en su corazón
el duelo y el quebranto.

Murieron por amor
románticos amantes,
ni el odio ni el rencor
pudieron separarles.

Unidos para siempre,
eternos los amantes,
Romeo enamorado,
Julieta con donaire,
ingenuos de ideales:
eternos los amantes.

Romántico el encuentro
amantes del misterio,
sus jóvenes pasiones
selladas por un beso.


Melodioso rap, escrito para mi hijo Jaime Javier,
para un proyecto literario de su 9  grado.
 El tema, el amor hecho leyenda entre Romeo y Julieta,
 inmortal obra de Shakespeare, que sublimiza ese encuentro inesperado en el más hermoso amor adolescente.
La tragedia sostenida por el rencor y las intrigas de época, no pudieron ensombrecer la ternura del amor entre los jóvenes.



El amor supera todos los tiempos, todos los dolores y todos los quebrantos.
El amor se levanta y espera en la sonrisa , en el suspiro, en la paciencia,
en la complicidad y en el ímpetu de su sacrificio.
El amor no vive entre las sombras, ansía la luz y supera todas las tinieblas.
El amor es la lealtad por encima de las condiciones,
el amor que se condiciona no es auténtico.
Muere en el interés de la espera a cambio de lo efímero.
Se traiciona a sí mismo y pierde la transparencia de su esencia.
El amor es la diáfana entrega sin dobleces ni sofismas.
Genuino, sin arrogancias , humilde en la sencillez de un Te Amo.
El amor supera todos los tiempos, no se rinde en el olvido y la desesperanza.











lunes, 12 de marzo de 2012

Destello y despedida.


El álgido destello perpetúa,
la esquela luminosa de sus manos
algentes en los valles cautivados
y azares: contingencias de su albura.

Despiden  la estación que se confina,
al sueño del abismo y su fortuna,
la yerma soledad, cumbres de dudas,
que gélidos desiertos desafían.

Se esconde en el remanso de su suerte,
la diáfana princesa de las nieves.
En ártico descanso desvanece,
la nórdica ventisca que estremece.

Contempla en su silencio reservado
el piélago profundo e inasible,
del hielo confundido y desterrado
vagando peregrino  e irascible.

Tan vasto en el abismo  de su enfado
retando  en el austral advenimiento,
la gélida estación cual sortilegio
de nieve perpetuadas de quebrantos.

El ciclo que extrapola las nostalgias
vistiendo de esperanzas la anarquía,
despide la boreal melancolía
y asperge primaveras de caricias.

Destino que se aferra a la porfía
cual noria con sus huellas indelebles,
prepara en el ocaso decadente
el genio del otoño que palpita.

El álgido esplendor de su blancura,
inmerso en el albur de amaneceres,
despide la pasión que perpetúa
espléndidos azares que convergen.

 ¡ Destellos que acarician despedidas,
destinos que se gozan de placeres !






jueves, 8 de marzo de 2012

Gracias Amor.




Gracias a ti adagio de mi vida,
fortuna de la entrega que consagra,
la excelsa comunión de nuestras almas:
axioma del amor que no termina.

Gracias a ti, virtuoso del silencio
poeta del amor que me cautiva.
Gracias a ti enigma de mis sueños,
tu fuerza es el numen que me inspira.


Gracias amor deleite y ambrosía,
alquimia celestial de mis placeres.
Gracias te doy, elixir que cautivas
la dulce sensación de amaneceres.


Gracias a ti amante y caballero,
deidad de la ilusión que multiplica
el gesto enamorado de un te quiero,
 que besa con el alma mi utopía.


Gracias te doy adagio y melodía
divina intensidad de los deseos.
Gracias a ti susurro con mis versos,
acordes del amor que no termina.


Gracias amor sublime compañía,
sensible corazón cual nigromante.
Gracias amor alianza que adivina,
mirando desde el alma cada instante.


Gracias a ti me aferro a tu cariño,
 al bálsamo sustento de tus besos.
Gracias amor, oasis del desierto
 y luz en el ocaso del idilio.




Levantas mis caídas y pesares,
derrotas el ardid del pesimismo
y doy gracias a Dios esposo mío
por este amanecer tan inefable,
atados al amor que nos bendice
sin sombras, ni sofismas que lo alcancen.

martes, 6 de marzo de 2012

Indeleble Primavera




Indeleble resucitas de la espera,
filigrana con tus pétalos de vida.
Imborrable te apareces, Primavera:
en atávico primor de verdes huellas.

 
Creadora de belleza generosa
los pinceles en tu diestra reverdece,
floreciente, exuberante, sigilosa,
en arcana majestad de amaneceres.

Esplendor resucitado en la grandeza
cual fulgor que se reserva en cada obra,
Brillantez de la esperanza que se asoma,
en el vástago secreto de la aurora.

Apogeo de la vida y del ingenio,
en la cima creadora que fascina,
arco iris de ilusiones en la brisa
que bendice las caricias con su estro.

En tu mano va la rosa y la fortuna,
la bonanza del amor que multiplica,
en tu ángel seductor, trino de alondra
y en las mieses: tu sonrisa de amapola.

 
En el verde colorear de la armonía
resucitas indeleble las quimeras,
mitológica, fantástica, hechicera;
imborrable te deslumbras: Primavera.




domingo, 4 de marzo de 2012

Tú, mi rosa



Terciopelos de la rosa que acarician
consagrando el esplendor de lo divino,
delicados son sus pétalos que anidan
el sublime amanecer de lo genuino.

Tú mi rosa, terciopelo de los mitos
que conspiras con la gracia creadora,
tú, la rosa soñadora que enamoras
la virtud que me seduce con tu hechizo.

Terciopelo tan sutil que me sonroja
y se postra ante el pesar que languidece,
terciopelo de mi rosa que virtuosa
es el numen creador que me enriquece.

Terciopelo de mi rosa entre tus manos
que se acerca y que suspira mis antojos,
tierna rosa que regresa iluminando
la utopía enamorada del retorno.

Terciopelo del aroma que me intriga
reservando en el placer de cada beso,
la ternura del detalle que acaricias
con tus manos cada instante del deseo.

Terciopelo de la rosa que eclosiona
cada pétalo en el cáliz de mis sueños,
terciopelo inspirador: besas mi historia
en el ónfalos cual alma de mis versos.



viernes, 2 de marzo de 2012

Adiós a las palabras.

Adiós a las horas de palabras
perdidas, congeladas al silencio.
Adiós al frescor de nuestra alianza
sumida en el mutismo de otro credo.

Adiós al arrebato de los verbos,
al ímpetu sagrado del talento.
Adiós al corazón que habla sin miedo,
arúspice delirio de otros tiempos.

Adiós a la destreza que te inspira,
no hay musa que contemple tu perfidia.
Adiós al juramento de los sueños,
que asfixia en su crepúsculo los besos.

Adiós a la nobleza que atenaza
y aferra a la sublime melodía.
Adiós a la conquista con palabras
que llora en el torrente sus porfías.

Adiós al platicar de nuestras almas,
motín de tantas horas confundidas.
Adiós la lealtad, adiós palabras
ahogadas en solitarias despedidas.




Adiós:
Y  en el suspiro de palabras
relente en el ocaso del poema,
despido con mis lágrimas las penas
cual gotas de rocío que acarician,
el nuevo amanecer de una sonrisa:
versado con las joyas de mis letras.